Internacional

ESFUERZO Y COMPROMISO INTERRELIGIOSO PARA ATENDER LA EMERGENCIA EN EL “CUERNO DE ÁFRICA”

Al iniciar el informe de actividades en el gran frente de ayuda humanitaria para atender la emergencia en el África, el presidente del Pontificio Consejo Cor Unum, Cardenal Robert Sarah al referirse al futuro manifestó su preocupación por el panorama preocupante y que amenaza seriamente el futuro del “Cuerno del Africa”: “los millones de personas desplazadas que se encuentran vagando en busca de la supervivencia se convertirán en refugiados del mañana, los inmigrantes, sin techo, personas que no tiene un hogar, un trabajo, una comunidad. Toda una generación es probable que se pierda…”

Cardenal Sarah explicó enfáticamente que una de las medidas para afrontar esta crisis es “una escuela en cada pueblo! Lo digo como África: unámonos en un esfuerzo para ayudar a la región del Cuerno de África para proporcionar la educación, la educación, la cultura a sus hijos!”

Agregó que “En África, como en otras partes del mundo, un elemento fundamental que reúne a una comunidad de personas es la escuela. Donde no hay una escuela, donde no hay educación, no hay un futuro posible, no habrá un mañana de trabajo, de familia”.

El Arzobispo de Canterburry de la Iglesia Anglicana que conforma parte de esta acción interreligiosa para afrontar la emergencia del hambre en “el cuerno de Africa”, manifestó que “en la década de 1980 dijimos ‘Nunca más’ – lo que debe ser con renovada pasión y el compromiso que están buscando respuestas efectivas y duraderas para poner fin al escándalo intolerable de hambre recurrentes en nuestro mundo. Es un privilegio haber sido invitado a aportar una perspectiva anglicana a esta reunión de las principales organizaciones de beneficencia convocado por el Pontificio Consejo “Cor Unum”. Mis oraciones están con ustedes, ya que buscan crear conciencia renovada de la catástrofe en la región del Cuerno de África y de identificar soluciones a los desafíos emergentes.

En otra parte al referirse al trabajo mancomunado de esta acción interreligiosa, hizo notar que “Esta crisis demuestra la importancia crucial de la conexión de la acción humanitaria y las intervenciones de desarrollo, para ayudar a construir la resiliencia de las comunidades para resistir y recuperarse de los golpes, hechas por el hombre y naturales, incluidos los conflictos y el cambio climático. Las comunidades religiosas tienen un papel específico que desempeñar en esto: que se presente como parte integral de las comunidades locales mucho antes de que se produce una crisis, y se mantienen durante la emergencia y más allá, después de que los organismos humanitarios han dejado. Por lo tanto, un componente esencial de la arquitectura de la resiliencia de las comunidades. Como hemos sido testigos en el proceso de paz en Sudán, la colaboración entre las comunidades de fe es también fundamental para la construcción de la paz en las naciones.

¿Cuál es la situación que requiere ayuda humanitaria en el Cuerno de África?

En Somalia, Kenia, Etiopía, y los países vecinos, una sequía grave conflicto, y la falta de los gobiernos han llevado a un número masivo de personas que pasan hambre. El hambre se ha declarado en varios distritos de Somalia. Porque las cabras y el ganado se está muriendo de hambre y sed, las personas que arrear ganado están perdiendo su fuente de alimento. En particular en Somalia, cientos de miles de niños están desnutridos. Esta situación actual representa la culminación de un proceso a largo plazo.

¿Qué está haciendo la gente para superar esta situación?

Cientos de miles de somalíes han abandonado su país, a menudo a pie, por los campos de refugiados en la vecina Kenia, Etiopía, Yemen y Yibuti. Huyen de la hambruna y los conflictos armados.

Los pastores se están moviendo más hacia un nuevo territorio para pastar su ganado, invadiendo las tierras tradicionalmente utilizadas por otras comunidades. En algunas partes de la región, la lucha local ha estallado sobre el agua y el pastoreo.

¿Cuántas personas están afectadas?

De acuerdo con un informe del 30 de septiembre por la Oficina de las Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA), 13 millones de personas en la región está en necesidad de ayuda de emergencia. En particular en Somalia, cientos de miles de personas están en riesgo de muerte sin una intervención urgente. En Etiopía, debido a la sequía combinada de cultivos, y pérdidas de ganado, millones de personas no tienen suficiente para comer y agua suficiente para los próximos 3 a 6 meses.

En concreto, el número de personas involucradas en esta grave crisis humanitaria es el siguiente:

-Somalia: 4 millones de personas de una población de 7,5 millones de personas.

-Ehtiopia: 4,6 millones de personas de una población de 80 millones, más 280.000 refugiados

-Kenia: 3,75 millones de personas de una población de 40 millones de dólares más 560.000 refugiados

-Yibuti: 147.000 personas de una población de 885.000, con más de 19.000 refugiados

¿Cómo en realidad ayudar a la gente durante la emergencia?

– Ayuda alimentaria y suplementos nutricionales para los niños

– Los suministros de tiendas de campaña, medicamentos y primeros auxilios

– El suministro de agua para los pueblos, animales y cultivos

– Mejorar la higiene y el saneamiento

– Apoyo al sistema de asistencia médica y sanitaria

– Asistencia a los niños más vulnerables, entre ellos, los ancianos y las personas con discapacidad

– Distribución de semillas y material veterinario

– El cuidado espiritual y psicológico

¿Qué es la Iglesia Católica haciendo?

La Iglesia Católica está presente en el Cuerno de África, no sólo con el apoyo directo del Papa Benedicto XVI da a través del Consejo Pontificio “Cor Unum”, pero también a través de las organizaciones católicas internacionales que operan en la línea del frente en el este de África. Estos incluyen:

– En todo el mundo la recaudación de fondos

– Diócesis y parroquias católicas locales

– Las organizaciones nacionales de caridad como Cáritas Somalia, Kenia, Caritas, Yibuti y Etiopía Caritas Caritas están involucrados en operaciones de apoyo a la población, junto con numerosos socios locales.

Caritas Internationalis y varios de sus miembros, tales como CRS, Caritas Italiana,

Caritas Alemania, Caritas de Inglaterra – Gales (CAFOD), Luxemburgo Caritas, Trocaire,

SCIAF, España Caritas, Caritas México, y varios miembros de África.

– Manos Unidas

– Malteser Internacional de la Soberana Orden de Malta

– Servicios para Refugiados Jesuita

– Varias órdenes y congregaciones religiosas y otras organizaciones católicas, como la familia Vicenciana

Existen también otras organizaciones caritativas de las comunidades anglicanas y protestantes haciendo trabajo de ayuda en las áreas.

La actual contribución de las entidades Iglesia Católica superará 60 millones de euros
¿Qué podemos hacer para evitar esta situación en el futuro?

Siguiendo las indicaciones del Santo Padre, es importante que la comunidad internacional reforzar las actividades encaminadas a la paz y la estabilidad en la zona del Cuerno de África.

Formación en todos los niveles, la estabilidad de las familias y comunidades, caminos concretos hacia la paz y la reconciliación son parte de este proceso.

La Iglesia Católica, siguiendo las enseñanzas y el ejemplo de Jesucristo, está presente en todos estos asuntos en un espíritu de diálogo ecuménico e interreligioso.