Santa Cruz

Envían firmas al TCP contra la despenalización del aborto

La Plataforma por la Defensa de la Vida presentará hoy al Tribunal Constitucional en Sucre as 50.000 firmas recogidas para frenar un recurso que se presentó para legalizar esta práctica.

La legalista María Delia Castedo Lladó, coordinadora del área Provida de la Arquidiócesis de Santa Cruz y miembro del directorio de la plataforma que está en contra de la despenalización del aborto, viajará hoy a Sucre con la finalidad de presentar al Tribunal Constitucional Plurinacional (TCP) las 50.000 firmas recogidas que se oponen a despenalizar esta práctica.

Según Castedo, con esto se pretende frenar jurídicamente el recurso de inconstitucionalidad de los artículos 263, 264 y 265, establecidos en el Código Penal, donde se penaliza el aborto. Dicho recurso fue presentado por una diputada del MAS ante el Tribunal Constitucional. “Tenemos fundamentos jurídicos y científicos y por eso nos oponemos a la despenalización del aborto”, apuntó la legalista.

Ante esta acción jurídica es que se conformó en la capital cruceña la Plataforma por la defensa de la vida, integrada por instituciones religiosas y civiles.

Precisamente, ayer se realizó una movilización nacional en contra del aborto. En Santa Cruz, una multitud -entre niños, jóvenes y adultos- marchó desde la plaza del Estudiante hasta la Manzana Uno.

Muchos estribillos y carteles

Más de 10 cuadras de personas cubrían la marcha en contra de la despenalización del aborto. Se observó la participación, especialmente, de estudiantes de colegios y de universidades católicas. Desde que partió la movilización, pasada las 17:00, se escucharon gritos como: “Sí a la vida, no al aborto”. “La vida no es un negocio, la vida se respeta” o “Yo amo la vida”.

Una vez en la tarima, la concentración humana contó con la amenización de algunos presentadores de televisión y con la interpretación musical de cantantes, como Guísela Santa Cruz. También se escucharon testimonios que exhortaron a defender la vida.

Cuando la marcha se asomaba a la plaza principal, un grupo de mujeres que apoya la despenalización del aborto, con carteles en mano, pedía a las féminas vestidas de blanco no ser hipócritas ni de doble moral al condenar el aborto.

Más de 180 abortos en el país

Bolivia tiene la segunda tasa de violencia sexual más alta de América Latina. Los datos registrados por el observatorio de Género dan cuenta de que en Bolivia se practican 185 abortos diarios. Es por eso que consideran que la penalización no es la forma adecuada para encarar esta problemática.

También se señala que no se puede hablar sobre el aborto sin hablar del embarazo no deseado, entre otros temas

   Frases que se vieron   

“Qué ironía los que están a favor del aborto ya nacieron”, se leía en uno de los tantos carteles expuestos ayer en la marcha.

“Putas y santas hemos abortado hasta en Semana Santa”, rezaba otro que portaba un grupo de mujeres que está a favor de la despenalización del aborto.

   Análisis   

No estamos a favor del aborto, sino a que tengamos libertad de decisión
María Galindo – Mujeres Creando

No pedimos la legalización del aborto, sino la despenalización, que es una figura completamente distinta. La despenalización del aborto es fundamental para devolver a las mujeres bolivianas el derecho a decidir sobre nuestro cuerpo y sobre nuestra vida. La penalización del aborto es una medida hipócrita porque no lo frena, pues las mujeres siguen abortando y muriendo.

Hay que entender que Bolivia es un estado laico. Las iglesias tienen todo el derecho de existir, pero no pueden pretender que la sociedad y que las políticas públicas tengan que estar de acuerdo con condiciones religiosas.

Hay mujeres que pertenecen a una religión, pero de todas maneras deciden abortar. Esto nos indica que las iglesias están equivocadas, porque predican algo que no está acorde con los tiempos que corren.

No importa el fallo que dicte el Tribunal Constitucional, porque el aborto se seguirá practicando. Así que pueden tomar sus medidas  hipócritas. Aquí el problema es que las mujeres siguen muriendo por abortos mal practicados y no mueren las mujeres que tienen plata, porque la que tiene $us 400 le practican el aborto seguro en una clínica en 40 minutos y no tendrá ninguna consecuencia insalubre. Acá se está condenando a muerte a las mujeres pobres, a las indígenas y a las jóvenes.

La historia nos dará la razón porque las decisiones que están dando en torno del aborto son igualitas a las que se daban en torno de la incorporación del divorcio en el Código de Familia. Se decía que iba a promover la disolución de la familia y ahora el divorcio es una realidad mundial.

No estamos a favor del aborto, estamos a favor de que las mujeres tengamos libertad de decisión, una decisión libre que no le pertenece al Estado, ni a los partidos, ni a los hombres ni a las Iglesias, le pertenece a las mujeres