Sucre

EN EL HOSPITAL SANTA BÁRBARA PREOCUPAN CAMBIOS INTERNOS

Las Siervas de María tienen un convenio firmado el año 2000, que para el Gobierno no estaría vigente.

El proceso de cambio de administración de los hospitales de tercer nivel a la Gobernación de Chuquisaca dejó sin efecto el convenio entre las Siervas de María y el Ministerio de Salud, el mismo que amparaba las funciones de las religiosas en el hospital Santa Bárbara. En ese contexto, hay preocupación en ese nosocomiopor los cambios internos que se van suscitando, los mismos que estarían generando inseguridad en pacientes y en la Comunidad de las Siervas de María que atienden y velan por el bienestar de los enfermos desde hace 113 años.

Hasta el año pasado, los tres hospitales de tercer nivel de la ciudad estaban a cargo de la Alcaldía; sin embargo, desde diciembre de la gestión anterior, se empezó con el proceso que determina que la administración de estos hospitales pase a la Gobernación.
Esta situación afectó de manera directa al convenio entre el Ministerio de Salud y la Iglesia Católica, que data del año 2000, en el que se señala que las religiosas ostentarán los cargos de Jefe de Personal, Jefe de Enfermeras, jefes de Salas y otros servicios en el Hospital Santa Bárbara.

Al respecto, el viceministro de Salud, Martín Maturano, en un análisis a priori, dijo que ese convenio ya no tiene vigencia por el cambio de administración, aunque se comprometió a realizar la revisión del mismo.

En sintonía con el Viceministro, la directora del hospital Santa Bárbara, Giovanna Ordóñez, consideró que éste se anuló automáticamente desde que el hospital pasó a depender de la Gobernación, entidad con la que todavía no se firmó convenio alguno.
Entretanto, las religiosas, que no emitieron un comunicado oficial, consideran que mientras no se firme otro documento, el que se concretó hace 12 años tiene plena vigencia.

EL TRABAJO DE LAS RELIGIOSAS

La comunidad de las Siervas de María llegó a Sucre para trabajar en el hospital Santa Bárbara en 1899, por convocatoria de las autoridades locales.

En los 113 años de labor en este nosocomio no tuvieron problemas con las autoridades, pese a que pasaron una serie de gobiernos de turno con diferentes tendencias políticas.

Entre 2002 y 2004, el Hospital fue administrado por las hermanas; en ese periodo sanearon todas las deudas que tenía el nosocomio. Además, el 80% de la refacción y ampliación del Hospital Santa Bárbara, se realizó gracias a los recursos de la cooperación externa que gestionaron.
Actualmente, la Comunidad de las Siervas de María también está presente en el Hospital San Pedro Claver, con seis hermanas, y en el Hogar 25 de Mayo, con ocho.

Ante el nuevo escenario, hay susceptibilidad pues corre el rumor de que podrían dejar la ciudad. En contrapartida, en la red internet se crearon grupos de apoyo a las religiosas para que permanezcan en Sucre y exigen a las autoridades de la Gobernación y el SEDES, valorar y respetar su trabajo.

CAMBIO DE PERSONAL

En pasados días, por instrucción del Servicio Departamental de Salud (SEDES), la jefa de Recursos Humanos del hospital, hermana Sonia Butrón, recibió un memorándum de rotación por irregularidades en el control de asistencia, según precisó la directora del nosocomio, Giovanna Ordoñez.

El problema se generó porque un funcionario no estaba ejerciendo sus funciones y dejó a un suplente; este hecho no fue comunicado por Butrón a las instancias correspondientes, lo que provocó un llamado de atención severa y también una rotación a otro servicio, según Ordoñez. El hecho se desarrolló durante diciembre de 2011 y enero de este año.

“Es una falta grave de acuerdo al reglamento y se ha procedido de acuerdo al informe jurídico del SEDES”, apuntó.

Ordóñez fue enfática al señalar que se trata de un caso aislado y que no hay ningún problema con el resto de las religiosas, que se mantienen en sus respectivos cargos. Además, aclaró, la religiosa implicada no fue sujeto de descuento o retiro del ítem.

En el hospital Santa Bárbara actualmente hay 13 religiosas, de las cuales nueve cuentan con un ítem del SEDES.
Se le consultó a la Directora del Hospital si es que no podía haberse realizado el cambio por otra religiosa. “De acuerdo a reglamento y normativa, tenemos que la Jefatura de Recursos Humanos y lo que es Administración son de confianza de dirección (del SEDES)”, respondió.

La madre superiora provincial, Verónica Romero, que prefirió no declarar de manera oficial, asumió que si bien la religiosa cometió una equivocación, no era argumento suficiente como para realizar el retiro del cargo.

Asimismo, a través de la conversación que sostuvo con CORREO DEL SUR, se conoció que se enviaría una carta al SEDES solicitando la nulidad de los memorándos emitidos.