Internacional

EL PAPA REITERA CONFIANZA AL CARDENAL BERTONE, SECRETARIO DE ESTADO DEL VATICANO

(VATICANO)  Antes de partir a su residencia de verano de Castel Gandolfo en las afueras de Roma, el Papa Benedicto XVI reiteró su confianza en el Cardenal Tarcisio Bertone, Secretario de Estado del Vaticano, y expresó su pesar por las “injustas críticas que se han alzado contra su persona” en los últimos tiempos.

Las críticas se relacionan esencialmente al robo de documentos reservados en el Vaticano, más conocido por la prensa como los “vatileaks”, hecho que llevó a la detención del mayordomo del Papa, Paolo Gabriele.

Desde entonces un sector de la prensa se dedicó a atacar al Cardenal Bertone, intentando mostrar una imagen “que no se corresponde con la realidad”, como dijera el pasado 30 de mayo el mismo Benedicto XVI.

La carta del Papa al Cardenal Bertone dada a conocer hoy por la Oficina de Prensa de la Santa Sede, tiene fecha del 2 de julio. En ella, Benedicto XVI agradece al Purpurado por sus consejos durante este periodo.

“En la víspera antes de partir para las vacaciones de verano a Castel Gandolfo –escribe el Papa–, deseo expresarle mi profundo reconocimiento por su discreta cercanía y su iluminado consejo, que he encontrado de particular ayuda en estos últimos meses”.

“Tomo nota con pesar de las injustas críticas que se han alzado sobre su persona, y quiero renovarle y asegurarle mi confianza personal, que ya tuve ocasión de manifestarle con la Carta del 15 de enero de 2010, cuyo contenido, permanece para mí inmutable”.

La carta de hace más de dos años a la que se refiere el Santo Padre, respondía a la renuncia del Cardenal Bertone presentada, como es usual, al cumplir 75 años, el límite de acuerdo al Código de Derecho Canónico. En ella, el Pontífice confirmaba al Purpurado en el cargo y le proponía continuar en él.

La carta que se ha dado a conocer hoy concluye señalando que “confiando su ministerio a la materna intercesión de la Beata Virgen María, la ayuda de los cristianos, y de los Santos Apóstoles Pedro y Pablo, me complace enviarle junto a un fraternal saludo, la Bendición Apostólica como prenda de todo el bien que le deseo”.