Destacadas

El papa moviliza a millones de jóvenes que son su esperanza

Más de 2.000 jóvenes de Bolivia asistirán a la jornada mundial que se prepara en Río de Janeiro. Uno de ellos estará en el palco oficial de la misa de clausura del evento, junto al papa Francisco

Será la primera vez que estará muy cerca de un papa. A sus 22 años, Joel Durán no deja de pensar en el domingo 28 de julio, día en que estará sentado en el palco a pocos metros del papa Francisco, como el único representante de Bolivia. Él sabe que será un sitial privilegiado en la misa de clausura de la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ), pero lo asume con un gesto de humildad.

Joel, coordinador de la Pastoral Juvenil de Santa Cruz, es uno de los más de 2.000 jóvenes bolivianos que irán a Río de Janeiro (Brasil) para participar del encuentro del 23 al 28 de julio.

Será la delegación boliviana más grande, porque en 2011 solo participaron 400 jóvenes en la jornada de España, uno en la de Australia 2008 y cinco en la de Alemania 2005. Se estima que la jornada de Río será la más multitudinaria de todas, con más de 3 millones de personas.

Joel, destacado en sus estudios, cursa Arquitectura en la Universidad Gabriel René Moreno y tiene la apariencia de cualquier otro chico, pero desde que hizo la confirmación le nació el apego por la labor pastoral en la Iglesia. “La hermana Isabela Larraya me animó, me enseñó a tocar el teclado y así empecé. Fue una persona que apostó por mí”, dice.

El joven es hijo de dos maestros. Su padre, José Durán, director del colegio Juan Pablo II Don Bosco, confiesa estar feliz por la participación que tendrá Joel en el encuentro de Río, ya que su apego a la Iglesia “lo engrandeció como una persona con muchos valores”. Además, se siente orgulloso de que el papa Francisco sea argentino, ya que don José nació en Salta. “Yo creo que el papa será la revolución del mundo”, expresa.

Su madre, Elvi Menacho Égüez, profesora de primaria, sonríe al recordar que “cuando Joel era niño lo reteaba porque después del bautizo no volvió más a la iglesia. Pero cuando se preparó para la confirmación no salía de ahí, por eso también lo reteaba. Ahora vemos los frutos, porque es un hijo respetuoso y muy solidario”. Y es que para que muchos jóvenes asistan a la jornada, se tuvieron que hacer donaciones personales y organizar en diferentes parroquias y colegios rifas, kermeses,  bingos y otras actividades. Cada joven paga Bs 4.800 por el viaje.

Catequesis

Otros 150 jóvenes de diferentes lugares del país ya se trasladaron a Río desde el viernes 12 como voluntarios. A diferencia de los peregrinos, ellos forman parte de la organización del evento, donde atenderán a los miles de jóvenes que llegarán a la sede para participar de las catequesis, impartidas en 20 idiomas y en más de 270 locales. Monseñor Jesús Juárez y monseñor Estanislao Dowlaszewicz también presidirán catequesis.

El mismo papa Francisco ha dicho en repetidas oportunidades que los jóvenes son la esperanza de la Iglesia por su alegría y entusiasmo. Él mismo los citó para encontrarse en Río.

Desde Bolivia

Miles de jóvenes que no podrán asistir a la jornada también se contagiarán de ese espíritu a través de una jornada especial el domingo 28 en Santa Cruz. Según la hermana Elena Gally, las actividades empezarán a las 8:00 en el colegio Uboldi con una oración al santo patrono del papa, luego habrá una charla sobre el lema de la JMJ: “Vayan y hagan que todos los pueblos sean mis discípulos”; después habrá demostración de talentos y la jornada concluirá con una romería hasta la catedral donde, a las 17:00, el monseñor Sergio Gualberti celebrará una misa.

Para el sacerdote y periodista Guillermo Siles, el hecho de que el papa vaya a Brasil “es un gran símbolo para América Latina, porque este país alberga a la mayor cantidad de católicos en el mundo; es un país donde se han popularizado las comunidades eclesiales de base; se ha profundizado toda la teología de la liberación; donde ha nacido el grito de los excluidos y de los ‘sin tierra’; y donde se han mostrado muchas contradicciones entre ricos y pobres”

Parte de la agenda     

Llegada del papa
El lunes 22 de julio, el papa viaja de Roma a Río de Janeiro. En la bienvenida estará la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff.

AGENDA DINÁMICA
Entre miércoles y jueves irá al Santuario de Aparecida, visitará un hospital para jóvenes drogodependientes, visitará la favela Varginha y estará en la fiesta de bienvenida a la JMJ en Copacabana. Habrá vigilia; el encuentro acaba el domingo con una misa.