Internacional

EL PAPA BENEDICTO XVI VISITARÁ CUBA Y MÉXICO EL 2012

«En días pasados los nuncios en México y Cuba han recibido el encargo de avisar a las más altas autoridades religiosas y civiles de ambos países que el Papa está estudiando un proyecto concreto para visitar estas naciones, acogiendo las invitaciones recibidas». Son palabras del Padre Federico Lombardi, respondiendo a algunos periodistas sobre la posibilidad de un viaje pontificio a estos lugares. 

El Director de la Oficina de Prensa de la Santa Sede añadió que «el proyecto se profundizará en las próximas semanas y a la luz de ello el Papa tomará la decisión final y la comunicará en el modo y tiempo que juzgará oportuno. Se prevé que la próxima primavera pueda ser la temporada elegida, por lo que los tiempos para la decisión definitiva sobre el programa y la preparación están bastante cerca».

Tras señalar que «la expectativa del pueblo mexicano es bien conocida, el Papa la tenía presente y tiene la gran alegría de poder responder. Ya estuvo en Brasil, pero los países de América Latina de lengua española deseaban un viaje dedicado a ellos y México es el de mayor población entre ellos», el P Lombardi dijo que «también Cuba es otro país que anhelaba ver al Papa, que nunca ha olvidado el histórico viaje de Juan Pablo II y en el que la Iglesia y todo el pueblo viven un periodo importante de su historia, en el que la visita del Papa será de gran aliento. En particular en el gran aniversario del cuarto centenario del descubrimiento de la imagen de Nuestra Señora de la Caridad del Cobre».

En lo que respecta al itinerario de este viaje de Benedicto XVI, el Padre Lombardi señaló que basta mirar el mapa para ver que Cuba y México se encuentran en la misma dirección con respecto a Roma, por lo que es más lógico unir estos dos países en un único viaje, en lugar de otros que requieren un itinerario más largo y complejo. En todo caso, se trata de un viaje largo, que no podrá tener muchas etapas. 

«Serán pocas pero de gran valor simbólico y pastoral. Además – explicó el Director de la Oficina de Prensa de la Santa Sede – hay que tener en cuenta la altitud, por lo que no es aconsejable que el Papa vaya a Ciudad de México y una de las cuestiones que se afrontarán pronto será decidir la mejor alternativa. En lo que concierne a las finalidades, el Padre Lombardi destacó que «después de la Conferencia Continental de Aparecida, en la que Benedicto XVI participó hace cuatro años, América Latina está comprometida en la gran misión continental de evangelización y el Papa tendrá la oportunidad de alentar a toda la Iglesia en esta gran tarea, también en el curso de la preparación a la celebración del Año de la Fe».
CdM