Sucre

EL LLAMADO DE LA ARQUIDIÓCESIS DE SUCRE EN SU DÍA CONMEMORATIVO

La vigilia de oración por la Iglesia Diocesana,  no se cansó anoche de invitar a todos los fieles católicos a “atreverse a ser Iglesia”, el lema que acompaña la celebración de este año del Día de la Iglesia Diocesana, o, lo que es lo mismo, la Arquidiócesis de Sucre.

“Estamos celebrando, durante toda esta semana, una jornada de revitalización, para que nos sintamos Iglesia y actuemos como Iglesia”, dijo monseñor Jesús Pérez, poco antes de iniciar la vigilia de anoche, que tuvo lugar en el frontis de la Catedral Metropolitana de la Plaza 25 de Mayo.
“Atrévete a ser Iglesia, con pasión, con entusiasmo, con alegría, con creatividad, con compromiso y con solidaridad con tu Iglesia”, invitó el Arzobispo de Sucre. “Este es un motivo para que, tantos que viven en la indiferencia o tantos que son pasivos, se animen a ser Iglesia, comprometiéndose en la tarea pastoral”, añadió.

A la vigilia de anoche, asistieron los fieles de las parroquias de la ciudad: San Roque, Santo Domingo, San Francisco, La Recoleta, San José, Santísima Trinidad, San Matías y Cristo Rey, sólo para nombrar los más visibles.

La mayoría asistió con una vela entre sus manos, que encendieron después con fe. “La vela es el símbolo de la fe, y es una misma fe la que nos une a todos los bautizados, miembros de la Iglesia”, dijo Jesús Pérez.

“Esta es la hora de la Arquidiócesis de Sucre”, se escuchó decir entre la gente, que celebraba con entusiasmo la “proclamación de la palabra del Señor”.

“No hemos sido fieles a nuestra vocación de cristianos. Hemos sido rebeldes, indiferentes y hemos estado alejados de nuestra Iglesia. No asumimos nuestra responsabilidad de santificarla con nuestra vida. Imploremos a Dios, para que haga descender sobre nosotros su misericordia, para que nos renueve y nos haga vivir con gozo, alegría y compromiso nuestro ‘ser Iglesia’”, fue la autocrítica y petición central de los fieles.

HOMENAJE
Hoy, lunes, a las 18:30, en la Casa de la Libertad, tendrá lugar una ceremonia de reconocimiento a los 50 años de sacerdocio de monseñor Jesús Pérez, organizada por la Fundación Gran Mariscal de Ayacucho, la Sociedad Geográfica y de Historia Sucre, el Instituto Médico y el diario CORREO DEL SUR.