Santa Cruz

EL DEBER premia el esfuerzo y el liderazgo de 9 personajes

Nuestros galardonados: el cardenal Julio Terrazas, Érika Cuéllar, ‘Chavo’ Salvatierra, Ignacia Bulacia, Susy Diab, Javier Sicilia, alumnas del colegio Bolívar, Camerata del Oriente y el CIAT
 El trabajo destacado y el liderazgo de siete personas, un grupo de alumnas, una orquesta musical y un Centro de Investigación Agrícola Tropical fueron premiados por EL DEBER en una solemne ceremonia realizada en el salón Pedro y Rosa.

El director del Diario Mayor, Pedro Rivero Mercado, fue el encargado de dar la bienvenida a los homenajeados. En su breve discurso, ponderó el trabajo que realizan, porque “con voluntad, trabajo, inteligencia y fortaleza abren caminos para nuevos valores”.

Seguidamente, Tuffí Aré, jefe de Redacción de EL DEBER, explicó que la elección de cada uno de los personajes se basó en sus logros obtenidos y porque constituyen un ejemplo para la sociedad.

“Acaba un año con problemas, escándalos de corrupción, inseguridad y violencia, pero Bolivia también es esfuerzo, esperanza y festejo. Vamos a premiar a aquellos que nos hacen sentir orgullosos”, expresó Aré.

Tras estas palabras, periodistas y editores entregaron el Patujú de Bronce al Centro de Investigación Agrícola Tropical (CIAT), premiado por el área de Economía. El secretario de la Gobernación, Roly Aguilera, fue quien recibió el galardón.

Luego se premió a diez alumnas del colegio Bolívar, de Cochabamba (Sociedad); a la Camerata del Oriente (Escenas), representado por Claudio Arduz; a la modelo Susy Diab (Sociales), al motociclista Juan Carlos Salvatierra (Deportes), a la bióloga Érika Cuéllar (Ciencia), al activista mexicano Javier Sicilia (Internacional), que estuvo ausente y fue representado por la presidenta de los residentes mexicanos en Santa Cruz, Margarita Rocha; a la chiquitana Ignacia Bulacia (Provincias), y al cardenal Julio Terrazas (Nacional).  

En su discurso, el líder religioso dijo que “este signo preparado por EL DEBER sea una palabra para Bolivia, para América Latina y para el mundo, que sigue gastando y desgastando sus recursos en medios bélicos y se olvida que el recurso más fuerte que hay que cuidar es la persona humana”.