Internacional

El Card. Abril y Castelló, descompensado durante su visita apostólica

El cardenal Santos Abril y Castelló sufrió una descompensación mientras desarrolla una visita apostólica a la diócesis de Ciudad del Este, enviado por el papa Francisco a fin de interiorizarse sobre la situación pastoral de la jurisdicción eclesiástica que pastorea monseñor Rogelio Livieres, la situación de los seminarios locales y las acusaciones levantadas contra un sacerdote por presunto abuso sexual.

Después de un acto protocolar realizado en la gobernación del Alto Paraná, el purpurado español sufrió una descompensación y fue llevado de urgencia a un centro médico.

Voceros eclesiásticos informaron que el Papa se comunicó “personalmente” con el purpurado para interiorizarse por su estado de salud.

En tanto, su compañero en la vista apostólica, el obispo auxiliar de Montevideo, monseñor Milton Luis Tróccoli, continuó con su agenda de actividades en el seminario mayor San José y a otras comunidades diocesanas de vida sacerdotal.

“Sufrí una baja de presión”
El arcipreste de la basílica de Santa María la Mayor de Roma recibió el alta médico a las 18 en la Fundación Tesãi, donde fue revisado, y se dirigió a la catedral San Blas, donde dio un mensaje a los numerosos fieles que participaban en la misa.

El cardenal Abril y Castelló instó a los feligreses a estar unidos como iglesia “y cambiemos lo que haya que cambiar” y les transmitió la bendición del papa Francisco.

“Me alegro de poder estar con ustedes. Para que no se preocupen, me bajó un poco la presión y nada más. Por eso quise estar con ustedes esta noche, porque sé que muchos quieren ver al Cardenal”, dijo.

“Gracias a Dios todo ha ido muy bien, tenemos que seguir amando la Iglesia, ese es el motivo de esta visita. Seguir con este entusiasmo por Cristo tanto con los cercanos como con los alejados. Que nuestro testimonio sea coherente, no solo ir a la Iglesia y nada más, es vivir conforme a lo que dice la Iglesia. Como el Padre me ha enviado a esta misión quisiera enviarles el cariño que nos demostraron, si ustedes me lo permiten, ¿me permiten?”, preguntó, a lo que todos respondieron que sí.

“Cuando el Papa me llamó hoy al enterarse de lo ocurrido, me preguntó qué me había pasado. Le dije que yerba mala nunca muere”, dijo con un humor.

Objetivo de la misión
Frente a versiones que consideran que la visita apostólica se trata de un proceso para la remoción del obispo, la diócesis de Ciudad del Este manifestó su alegría por la venida de dos emisarios pontificios y anunció, a través de su sitio web, que “nuestra Iglesia muestra los frutos de su fe”. Tanto el obispo, monseñor Rogelio Livieres, como su vicario general, monseñor Dominic Carey, acompañan a los visitantes a cada lugar. Asimismo, afirmó que las acusaciones de abuso sexual que pesan sobre el sacerdote argentino Carlos Urrutigoity son infundadas, a punto de que no existen denuncias ni procesos penales en su contra.

Las actividades del cardenal Abril y Castelló y del obispo Tróccoli fueron informadas al público de manera minuciosa. Antes de descompensarse, el purpurado español mantuvo un encuentro con laicos de la parroquia San Francisco de Asís, a quienes instó a ser “responsables de la marcha de la Iglesia” y ayudar al párroco en las necesidades de la comunidad.

El visitador apostólico también se reunió con los Agustinos Descalzos en la parroquia San José Obrero, de Yguazú, y se interiorizó sobre la vida de la comunidad y sobre la formación en el seminario que la congregación posee en la diócesis. Pasó por la parroquia San Francisco de Asís y la parroquia Espíritu Santo, de la que se fue maravillado por la iconografía que la enaltece.

El enviado del Papa también llevó una bendición del papa Francisco al seminario diocesano, al que visitó y donde celebró misa. Luego de entrevistarse con los seminaristas, el cardenal los alentó a ser fieles a Cristo y a la Iglesia, y vivir el tiempo de aprendizaje como preparación para el servicio espiritual.+