Oruro

El 71 % de la población de Turco es católica por San Pablo y San Pedro

Según datos estadísticos el 71 por ciento de la población de Turco es católica debido a la festividad de San Pedro y San Pablo que se recuerda el 29 de junio, día en el que a la vez se celebra la creación de la segunda sección municipal de la provincia Sajama del departamento de Oruro, según uno de los pobladores del lugar, Pascual Villegas Mollo.

La provincia Sajama tiene una extensión territorial de 5.790 kilómetros cuadrados de superficie y la segunda sección municipal de Turco de 3.873 kilómetros cuadrados, población situada a 164 kilómetros al Suroeste de Oruro en la región del altiplano central.

La festividad de San Pedro y San Pablo, además de carnavales es la más importante y significativa para los pobladores del municipio. Así mantienen su vigencia y tradición reuniendo la mayor cantidad de sus habitantes dispersos en otras ciudades y en el exterior, lo que atrae turistas al lugar, quienes se deleitan con las diferentes costumbres, según Villegas.

Los progresos son escasos, no obstante que en la actualidad perciben recursos provenientes del Impuesto Directo a los Hidrocarburos (IDH), que favorecen para la ejecución de obras, pero que no abastecen con excepción de la construcción de la escuela, el coliseo polifuncional que falta concluir y la carretera asfaltada Ancaravi-Turco que debió ser concluida el año 2000 aseguró Villegas.

“Turco es con merecimiento propio la capital de los camélidos, cuya producción, es significativa, el matadero faenea al mes alrededor de 10.000 cabezas, la producción de charque también tiene un buen nivel y la tendencia es sumamente alentadora”, refiere Villegas.

Recordó que la población tiene varios sitios turísticos como las ruinas de Pumiri, llamada la ciudad encantada de los Incas, la construcción de la iglesia y la torre datan de finales del siglo XVII, pero que no fueron conservadas por lo que perdieron su valor original, además de las imágenes de San Pablo y San Pedro que tienen una relación bíblica admirable, pues se ve a San Pedro con una sonrisa especial y a San Pablo con el semblante serio.