Internacional

EJERCER EL VOTO A PESAR DE LAS SOMBRAS DEL PROCESO ELECTORAL

(MANAGUA) Los obispos de Nicaragua, con motivo de las elecciones generales de 6 de noviembre próximo, han escrito un mensaje (ver www.zenit.org/article-40631?l=spanish)con algunas reflexiones acerca del actual proceso electoral.

Recuerdan que en su mensaje de abril del año pasado afirmaban que “no podemos ni debemos quedarnos al margen de la historia en la búsqueda y la construcción de una sociedad más justa y más pacífica” (CEN, Mensaje del 23 de abril de 2010, 1).

El objetivo de este mensaje es “fortalecer desde la fe la capacidad reflexiva de los nicaragüenses y su sentimiento de amor a la patria”; “iluminar este momento histórico desde Cristo” sin dejarse “llevar acríticamente ni por las figuras de mayor proyección mediática, pero sin garantía de estabilidad futura; ni por propuestas a corto plazo, de poca seriedad y difíciles de realizar”; y “motivar, a pesar de las sombras que han caracterizado este proceso electoral, a ejercer nuestro derecho al voto el día de las elecciones, con serenidad e inteligencia, sin perder la confianza en la fuerza de la verdad”.

Los obispos describen el contexto del actual proceso electoral. Ven con satisfacción que exista la oportunidad de ejercer el derecho constitucional al voto y aprecian el sistema de la democracia.

Recuerdan que “la democracia no se limita al acto electoral”, y reiteran “la importancia de la observación electoral nacional y extranjera, para asegurar credibilidad al resultado de las elecciones e infundir confianza en el pueblo nicaragüense”.

Advierten ante una posible manipulación de los medios de comunicación por parte de los líderes políticos denunciando que “no faltan ocasiones en que se cae en un cierto ‘amarillismo’ informativo por el afán de vender el medio”.

Respecto a las sombras que oscurecen el proceso electoral, denuncian “el descontento de innumerables nicaragüenses” y la existencia de amplios sectores sociales que “no confían en la franqueza de los líderes y partidos políticos”; “la intolerancia, el desprestigio recíproco y hasta ciertos brotes de violencia que han caracterizado en algunos momentos la campaña de los partidos políticos” y los proyectos de los partidos ya sean de “carácter populista, otros poco realistas o con tendencia a privilegiar intereses personales sobre los sociales”; “la queja de muchos ciudadanos en varias ciudades del país”, en relación con “diversas anomalías en el proceso de cedulación”; “el descontento y rechazo existente en un sector de la sociedad, en relación con una posible ilegitimidad de candidatos a diputados y presidentes de la República” y afirman que, ante “la desconfianza que existe en la ciudadanía frente al poder electoral, la situación se torna grave”.

Todo esto, según los obispos, “ha creado un ambiente lleno de recelo y de prejuicios que pone en entredicho el carácter de legalidad, honestidad y respeto a la voluntad popular” y, por ello, se extienden en diseñar la Nicaragua que “con mucha esperanza añoramos”.

Hacen cuatro exhortaciones en relación al escepticismo de los cristianos sobre la cosa pública, por lo que instan a participar en las elecciones; al Consejo Supremo Electoral le piden ejercer sus funciones con responsabilidad y honestidad; a los partidos políticos y a los diversos candidatos les exhortan a que “presenten al pueblo sus propuestas políticas con claridad y realismo, sin manipular ni usar a la gente y en el marco del respeto recíproco frente a los otros contendientes”; y, por último, a los sacerdotes les invitan “a asumir en este momento como parte del trabajo evangelizador la formación de la conciencia política de los fieles laicos a la luz del evangelio y la doctrina social de la Iglesia” y les exhortan “a no tener miedo, a respetar las distintas opciones políticas de los ciudadanos y a no identificarse con ninguna ideología o grupo político”.

Los obispos, en la parte final del documento, exponen una serie de criterios para votar y describen el perfil del buen candidato.

Y concluyen animando a no claudicar, “convencidos del poder de la oración y de la intercesión de María, en la cruzada del Santo Rosario que hemos iniciado desde hace algún tiempo por nuestra patria y que en estas semanas enriqueceremos con la oración anexa para las elecciones” (ver www.zenit.org/article-40633?l=spanish).