Internacional

EDUCACIÓN SEXUAL INTEGRAL ES PARTE DE FORMACIÓN CATÓLICA, DICE MONS. AGUER

(BUENOS AIRES) El Arzobispo de La Plata (Argentina), Mons. Héctor Aguer, afirmó que la Iglesia no se opone a que en los colegios se reciba una educación sexual integral, porque la formación completa de la persona “es el cometido principal de la educación católica”.

Durante el programa televisivo Claves para un Mundo Mejor, el Prelado rechazó “esa especie de calumnia que dice que la Iglesia está en contra de la educación sexual”.

“No es así, de hecho en nuestras escuelas se está llevando adelante ese aspecto fundamental de la formación humana y cristiana de los niños y de los adolescentes, sólo que nosotros impartimos estos conocimientos de acuerdo a la fe y a la concepción cristiana del hombre”.

Mons. Aguer criticó la educación sexual que se imparte en los colegios estatales de acuerdo a los contenidos dictados por el Ministerio de Educación por ser “sumamente discutibles, sumamente censurables”.

El Prelado explicó que la educación sexual de los estudiantes debe incluir la dimensión religiosa de la persona porque la ciencia verdadera está de acuerdo “con las verdades de fe y sobre todo con la noción revelada del hombre que encontramos en la Sagrada Escritura, en la Tradición y en el Magisterio de la Iglesia”.

“La sexualidad es un aspecto fundamental de la vida humana y para nosotros no hay una escisión entre lo científico y lo religioso sino que, insisto, hay una sola verdad sobre el hombre que tiene una dimensión científica, una dimensión cultural, y la dimensión religiosa. La educación sexual es entonces un aspecto de la formación integral de la persona que es el cometido principal de la educación católica”, afirmó.

Mons. Aguer llamó a reflexionar sobre este tema porque “aquí se juega algo fundamental para el futuro de la sociedad argentina porque este aspecto principal de la vida humana no puede ser trasmitido de cualquier manera”.

“Nosotros tenemos que edificar plenamente la persona, darle los instrumentos para que los chicos y chicas crezcan sanamente con su identidad varonil o femenina y puedan, en todo caso, prepararse para amar de verdad, para constituir una familia fundada sobre el matrimonio que es la unión perdurable de un varón y una mujer, y para abrir ese amor a la comunicación de la vida que es, sobre todo, el futuro de la Argentina”, afirmó.