Oruro

Domingo de Ramos y reivindicativo abre la Semana Santa en Jerusalén

Miles de cristianos, en su gran mayoría palestinos, iniciaron en el monte de los Olivos las celebraciones de Semana Santa con la tradicional procesión de las palmas, tan festiva como siempre aunque teñida este año de un particular cariz reivindicativo.

A las palmas -procedentes en su mayoría de la vecina ciudad de Jericó- y las loas que rememoran la entrada de Jesús en Jerusalén, los diversos grupos participantes agregaron este domingo un mismo cartel con la efigie del Papa, multiplicado a lo largo de la marcha: “Francisco, Palestina quiere Justicia”.

“La visita de un papa tan comprometido con los pobres y con los que sufren es una buena noticia para nosotros. Esperamos mucho de su visita, la esperamos con ilusión”, explicó a Efe Mariam, una joven cristiana de 26 años.

Veterana de la procesión -participa en la misma desde que entró, a la edad de 12 años, en el movimiento scout- encarnaba este domingo la fe y el anhelo con los que los cristianos palestinos esperan ya la llegada del pontífice a Tierra Santa, prevista para el 24 de mayo.

Muchos eran los que le tenían en su pensamiento durante los cerca de 10 kilómetros que separan el santuario de Betfagé, en la ladera norte del monte de los Olivos, y la piscina de Bethseda, lugar donde la tradición bizantina sitúa el nacimiento de la Virgen María.

“Los cristianos de Palestina somos los verdaderos olvidados. Israel encierra nuestras tierras tras un muro, impide a muchos de nosotros viajar a Jerusalén para visitar los Santos Lugares y debemos sufrir el ataque de los colonos. Necesitamos justicia”, se quejaba durante la marcha Mariam.

Como cada domingo de Ramos, está mañana madrugó para llegar muy pronto al citado santuario, restaurado en 1954, para organizar una tradición que solo se vio interrumpida durante la conquista musulmana de la ciudad santa.