Destacadas

DIFERENTES ADVOCACIONES MARIANAS VISTARÁN EL SANTUARIO DE URCUPIÑA

El Santuario de Urcupiña invita a los feligreses y devotos de la Virgen María, en sus diferentes advocaciones, a participar de la celebración que se llevará a cabo el día sábado.

P. Rolando Villavicencio, vicario parroquial del Santuario explica acerca de la visita de las distintas advocaciones marianas a Quillacollo. “Hoy día estamos preparando ya las imágenes que han llegado y esta tarde las vamos a llevar las que nosotros tenemos aquí”.

La celebración se iniciará en el templo de Tacata, “la concentración de las imágenes es a las 8 de la mañana desde allá vamos a venir en procesión  y pensamos llegar aquí al atrio a las 11:00 de la mañana, donde será la gran celebración”, dijo.

La celebración eucarística será presidida por Mons. Luis Sainz, Obispo auxiliar de la Arquidiócesis de Cochabamba. Al concluir la eucaristía se dará paso a una procesión con todas las imágenes, alrededor de la plaza. El objetivo de esta celebración es dar realce a la festividad de la Virgen de Urcupiña.

Advocaciones marianas

Serán 20 imágenes las que visitarán el Santuario de Urcupiña, se tratan de 12 advocaciones del territorio nacional y 8 advocaciones extranjeras.
Entre las nacionales se encontrarán la Virgen de Cotoca de Santa Cruz, Socavón de Oruro, Copacabana de La Paz, Guadalupe de Sucre, Chaguaya de Tarija, Loreto de Beni, Candelaria y Virgen de la Merced de Cochabamba.
Las advocaciones marianas de territorio extranjero que participarán están Aparecida de Brasil, Luján de Argentina, Rosario de Colombia, Nuestra Señora del Milagro de Paraguay y la Virgen de la Medalla Milagrosa.
Las distintas advocaciones serán acompañados por residentes de cada país, y de cada departamento, el Santuario albergará a estos visitantes.

Inicios de la visita
La idea surgió a partir de mostrar y ser símbolo de la integración, inició por un grupo de periodistas quillacolleños entre los que residentes orureños y benianos propusieron traer a la Virgen del Socavón y la Virgen de Loreto, respectivamente. Se tuvo contacto con el párroco del Santuario de Copacabana, quien aceptó participar de esta visita.

Posteriormente los residentes brasileños trajeron a la Virgen de Aparecida; el Santuario de Aparecida envió una réplica de la imagen original, así también sucedió con los colombianos y se fueron añadiendo las demás advocaciones.