Viernes, 23 Febrero 2018

logo de la TAPA 6

10   Banner    Anunciate Aqui

Email: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

“Sentirse escuchados en un ambiente así de acogedor y, parece también, de confianza, nos hace sentir que estamos ante un proceso serio que esperamos que pueda seguir escalando hacia arriba y tener las consecuencias necesarias”, señaló este miércoles Juan Andrés Murillo.

Así se manifestó la víctima de los abusos realizados por el sacerdote Fernando Karadima, luego de reunirse con el representante del Vaticano que indaga el eventual encubrimiento de estas acciones por parte del obispo Juan Barros.

El filósofo se entrevistó con el padre Jordi Bartomeu, quien reemplaza al arzobispo de Malta, Charles Scicluna, quien permanece hospitalizado luego de una intervención de urgencia por cálculos a la vesículapara recoger en nombre de Santa Sede los testimonios de los denunciantes del ex párroco de El Bosque.

Es muy gratificante y, en cierto sentido, reparador que personas de la iglesia nos inviten para poder ser escuchados y contar lo que hemos vivido y sentir que se están tomando en serio las cosas que tienen que ver con el abuso, con el encubrimiento, con las dinámicas de poder que han marcado el caso Karadima y también el caso Barros y los obispos que han estado a cargo y no han hecho lo que han tenido que hacer”, subrayó el creador de la Fundación para la Confianza.

Al respecto se manifestó confiado en que tanto Scicluna como Bertomeu, a quien calificó como un hombre empático, van a llevar esta información al Vaticano y se la entregarán a quien corresponda para que se tomen las medidas necesarias.

Por lo que pudimos percibir ambos son un equipo bastante cercano y que trabaja con la misma mano, así que pareciera que no hay ningún cambio”, dijo el profesional consultado acerca de si percibe que el resultado de estas diligencias podrían variar considerando que el prelado titular no podría concluirlas.

En ese sentido Murillo destacó que en la conversación a Bertomeu le señaló “cómo nos encontramos con una iglesia que nos cerró las puertas sistemáticamente, que se mostró de una manera tremendamente agresiva por mucho tiempo y, ahora llega alguien de afuera, monseñor Scicluna y el padre Jordi, y nos muestran una cara absolutamente diferente de la iglesia”.

“Me parece que eso es lo más importante y nosotros queremos seguir colaborando en todas las instancias que nos requieran, tenemos muchos antecedentes que ya hemos entregado y queremos seguir entregando lo que nos pidan porque creemos y estamos seguros que todas las personas en Chile que quieran desarrollar su fe y espiritualidad en la iglesia católica no tienen por qué tener miedo de que si son abusados no van a contar con el apoyo de obispos que van a apoyar y encubrir a los agresores, porque eso no puede seguir ocurriendo, y eso nos llena de esperanza”.

Finalmente y requerido por su opinión respecto de la actitud de los cardenales Francisco Javier Errázuriz y Ricardo Ezzati, que no dieron curso canónico a las denuncias que hace años presentaron los fieles abusados por Karadima, Juan Andrés Murillo respondió que “todo aquel que tiene los antecedentes para investigar casos de abuso y no lo hace es un cómplice y un criminal”.

La mañana del viernes 16 de febrero, se celebró en la Oficina de Prensa de la Santa Sede una conferencia sobre la Reunión pre- sinodal que tendrá lugar en Roma del 19 al 24 de marzo, en preparación de la XV Asamblea General Ordinaria del Sínodo de los Obispos 2018, que estará dedicado al tema de “Los  jóvenes, la fe y el discernimiento vocacional”.

En la presentación intervinieron el Cardenal Lorenzo Baldisseri, secretario de la Secretaría General del Sínodo de los Obispos, Mons. Fabio Fabene, subsecretario del Sínodo de los Obispos, Stella Marillene Nishimwe, una joven de Burundi; y Filippo Passantino,un  joven italiano, en representación de la juventud a nivel mundial.

Monseñor Raúl Martínez Paredes, vicario general de la Arquidiócesis de Guatemala, indicó hoy que la salud del arzobispo Óscar Julio Vián Morales "es delicada".

Martínez indicó, en un video difundido en las redes sociales oficiales de la Iglesia católica, que acababa de regresar del hospital "hace algunos minutos", donde se encuentra el arzobispo, quien "está vivo", dijo, alegando que había "rumores de que había fallecido".

El vicario aprovechó para pedir a los fieles "oraciones por la salud de monseñor", quien fue diagnosticado con cáncer "en su fase inicial" según un comunicado del 16 de febrero.

Vián, quien había tenido quebrantos de salud desde finales del año pasado, comenzó ya un tratamiento oncológico y el Arzobispado ha pedido a sus fieles unirse a una oración para que Dios lo reconforte y le conceda una pronta recuperación.

El actual arzobispo, nacido el 18 de octubre de 1947 en Ciudad de Guatemala, ocupa su cargo desde el 2 de octubre de 2010.

 ¿Por qué hay padres que aman a los niños sanos y no a los enfermos?; ¿Por qué nosotros hemos tenido este destino?; ¿Por qué mi madre no me acepta?…

Son algunas de las preguntas formuladas al Papa Francisco por los niños y niñas del orfanato rumano ayudado por la ONG FDP “Protagonistas de la educación”, con quienes el Santo Padre se encontró el pasado 4 de enero de 2018, en el Vaticano.

“Hay muchos `¿por qué?´. A algunos de estos `¿por qué?´ puedo dar una respuesta, a otros no; solo Dios puede darla”, señaló el Papa.

Sin embargo, el Papa contestó una a una las preguntas de estos niños: “Dios transforma nuestro corazón con su misericordia y también transforma nuestra vida. No somos siempre iguales, nos están “trabajando”. Dios nos trabaja el corazón, es Él, y somos trabajados como barro en las manos del alfarero; y el amor de Dios toma el lugar de nuestro egoísmo” explicó a los pequeños.

La organización FDP “Protagonistas de la educación” fue creada en 1996 por voluntarios italianos y rumanos, con el apoyo de la organización italiana AVSI. El nombre inicial de la organización fue ‘Fundación para el Desarrollo del Pueblo’.

Publicamos a continuación la transcripción de las respuestas del Papa a las preguntas de los niños y niñas rumanos:

Respuestas del Papa Francisco 

Queridos muchachos, queridos hermanos y hermanas:

Os doy las gracias  por este encuentro y por la confianza con  que me habéis hecho vuestras pregunta, en las que se siente la realidad de vuestra vida.

Tengo vuestras preguntas aquí y ya las había leído. Pero antes de responder, me gustaría dar las gracias al Señor por vosotros, porque estáis aquí, porque Él, con la colaboración de muchos amigos, os  ha ayudado a avanzar y a crecer. Y juntos recordamos a tantos niños y jóvenes que se fueron al cielo: oramos por ellos y rezamos por aquellos que viven en situaciones de gran dificultad, en Rumania y en otros países del mundo. Confiamos a Dios y a la Virgen Madre a todos los niños y niñas, a los chicos y chicas que sufren por las enfermedades, las guerras y las esclavitudes de hoy.

Y ahora me gustaría responder a vuestras preguntas. Lo haré como pueda, porque nunca puedes responder completamente una pregunta que sale del corazón. En estas preguntas, la frase que más utilizáis es “¿por qué?”: Hay muchos “¿por qué?”. A algunos de estos “¿por qué?” puedo dar una respuesta, a otros no; solo Dios puede darla. En la vida hay muchos “¿por qué?” a los que no podemos responder. Solo podemos mirar, sentir, sufrir y llorar.

Primera pregunta¿Por qué la vida es tan difícil y entre nosotros, que somos amigos, a menudo nos peleamos? ¿Y nos engañamos ? Vosotros, los sacerdotes nos decís que vayamos a la iglesia, pero apenas salimos nos equivocamos y cometemos pecados. Entonces, ¿por qué entré en la Iglesia? Si considero que Dios está en mi alma, ¿por qué es importante ir a la iglesia?

Papa Francisco: Tus “¿por qué?” tienen una respuesta: es el pecado, el egoísmo humano: por eso, como dices, -“a menudo peleamos”-, “nos hacemos daños, nos engañamos”. Tú mismo lo has reconocido: incluso si vamos a la iglesia, volvemos a equivocarnos, seguimos siendo pecadores. Entonces, con razón te preguntas: ¿de qué sirve ir a la iglesia? Sirve para ponernos frente a Dios tal como somos, sin “maquillarnos”, tal como estamos ante Dios, sin maquillaje. Para decir: “Aquí estoy, Señor, soy un pecador y te pido perdón”. Ten piedad de mí “. Si voy a la iglesia para fingir que soy una buena persona, no me sirve. Si voy a la iglesia porque me gusta escuchar música o porque me siento bien, no sirve. Sirve si al principio, cuando entro en la iglesia, puedo decir: “Aquí estoy, Señor. Tú me amas y yo soy un pecador. Ten piedad de nosotros”. Jesús nos dice que si hacemos esto, regresamos a casa perdonados. Acariciados por Él, más amados por Él, sintiendo esta caricia, este amor. Entonces, lentamente, Dios transforma nuestro corazón con su misericordia y también transforma nuestra vida. No somos siempre iguales, nos están “trabajando”. Dios nos trabaja el corazón, es Él, y somos trabajados como barro en las manos del alfarero; y el amor de Dios toma el lugar de nuestro egoísmo. Por eso creo que es importante ir a la iglesia: No solo mirar a Dios, dejándonos mirar por Él. Esto es lo que pienso. Gracias.

Segunda pregunta: ¿Por qué hay padres que aman a los niños sanos y en cambio no quieren a  los que están enfermos o tienen problemas?

Papa Francisco: Tu pregunta es sobre los padres, su actitud hacia los niños sanos y hacia los que están enfermos. Te diría esto: frente a las fragilidades de los demás, como las enfermedades, hay algunos adultos que son más débiles, no tienen la fuerza de soportar las fragilidades. Y esto porque ellos mismos son frágiles. Si tengo una piedra grande, no puedo apoyarla en una caja de cartón, porque la piedra aplasta el cartón. Hay padres que son frágiles. No tengáis miedo de decir esto, de pensar esto. Hay padres que son frágiles, porque siempre son hombres y mujeres con sus límites, sus pecados y la fragilidad que llevan dentro, y tal vez no hayan tenido la buena suerte de recibir ayuda cuando eran pequeños. Y así con esas fragilidades continúan en la vida porque no les han ayudado, no han tenido la oportunidad de encontrar un amigo, como lo hemos encontrado nosotros,  que nos tome de la mano y nos enseñe a crecer y hacernos fuertes para superar esa fragilidad. Es difícil obtener ayuda de padres frágiles y, a veces, somos nosotros los que tenemos que ayudarlos. En lugar de reprochar a la vida porque me dio padres frágiles y yo no soy tan frágil, ¿por qué no cambiar la situación y decir gracias a Dios, gracias a la vida porque  yo puedo ayudar a la fragilidad de los padres para que la piedra no aplaste la caja de cartón? . ¿Estáis de acuerdo? Gracias.

Tercera preguntaEl año pasado murió uno de nuestros amigos que se había quedado en el orfanato. Murió en Semana Santa, el Jueves Santo. Un sacerdote ortodoxo nos dijo que murió pecador y que por eso no irá al cielo. Yo no lo creo.

Papa Francisco: Tal vez ese sacerdote no sabía lo que estaba diciendo, tal vez ese día ese sacerdote no estaba bien, tenía algo en su corazón que le hizo responder así. Ninguno de nosotros puede decir que una persona no ha ido al cielo. Te digo algo que tal vez te sorprenda: ni siquiera de Judas podemos decirlo. Tú has recordado a tu amigo que murió. Y recuerdas que murió el Jueves Santo. Parece muy extraño lo que habéis oído decir a ese sacerdote,  habría que entenderlo mejor, tal vez no se explicó bien … Pero yo os digo que Dios quiere llevarnos a todos al cielo, sin excepción, y durante la Semana Santa se celebra precisamente eso: la Pasión de Jesús, que como Buen Pastor dio su vida por nosotros, que somos sus pequeñas ovejas. Y si una oveja se pierde, Él la busca hasta que la encuentra. Es así. Dios  no está sentado, va, cómo nos hace ver el Evangelio: Él está siempre en camino para encontrar a esa oveja, y no se asusta  cuando nos encuentra, incluso si estamos en un estado de gran vulnerabilidad, si estamos sucios de pecados, si estamos abandonados por todos y por la vida, Él nos abraza y nos besa. Podía no haber venido, pero el Buen Pastor vino por nosotros. Y si una oveja se pierde, cuando la encuentra, se la carga sobre los hombros y, lleno de alegría, se la lleva a casa. Puedo decirte algo: Estoy seguro, conociendo a Jesús, estoy seguro de que esto es lo que hizo el Señor en esa Semana Santa con tu amigo.

Cuarta pregunta
¿Por qué nosotros hemos tenido este destino? ¿Por qué? ¿Qué sentido tiene?

Papa Francisco: Sabes, hay “¿por qué?” que no tienen respuesta. Por ejemplo: ¿por qué los niños sufren? ¿Quién puede responder a esto? Nadie. Tu “¿por qué?” es uno de esos que no tienen una respuesta humana, sino solo divina. No puedo decirte por qué tuviste “este destino”. No sabemos el “por qué” en el sentido del motivo. ¿Qué hice mal para tener este destino? No lo sabemos. Pero sabemos el “por qué” en el sentido del fin que Dios quiere dar a tu destino, y el fin es la curación – el Señor siempre sana- la curación y la vida. Jesús lo dice en el Evangelio cuando conoce a un hombre ciego de nacimiento. Y éste seguramente se preguntaba: “¿Pero por qué nací ciego?”. Los discípulos le preguntan a Jesús: “¿Por qué es así? ¿Por él o por sus padres?” Y Jesús responde: “No, no es culpa suya ni de sus padres, sino para que en él se manifiesten las obras de Dios” (Jn 9,1-3). Significa que Dios, frente a tantas situaciones malas en las que podemos encontrarnos desde pequeños, quiere sanarlas, curarlas, quiere llevar vida donde hay muerte. Esto es lo que hace Jesús, y esto también lo hacen los cristianos que están verdaderamente unidos a Jesús. Vosotros lo habéis experimentado. El “por qué” es un encuentro que sana del dolor, de la enfermedad, del sufrimiento y da el abrazo de la curación. Pero es un “por qué” para el después; al principio no podemos saberlo. Yo no sé el “por qué”, ni siquiera puedo pensarlo; sé que esos “¿por qué?” no tienen respuesta. Pero si has experimentado el encuentro con el Señor, con Jesús que cura, que cura con un abrazo, con las caricias, con el amor, entonces, después de todo el mal que podéis haber vivido, al final habéis encontrado esto. Aquí está el “por qué”.

Quinta preguntaSucede que me siento sola y no sé qué sentido tiene mi vida. Mi hija está en un hogar familiar  y algunas personas me juzgan y dicen que no soy una buena madre. En cambio, creo que mi hija está bien y que también he decidido correctamente porque nos vemos a menudo.

Papa Francisco: Estoy de acuerdo contigo en que la acogida puede servir de ayuda  en determinadas situaciones difíciles. Lo importante es que todo se haga con amor, con atención para las personas, con gran respeto. Entiendo que a menudo te sientas sola. Te aconsejo que no te cierres en ti misma, busca la compañía de la comunidad cristiana: Jesús vino para formar una nueva familia, su familia, donde nadie está solo y todos somos hermanos y hermanas, hijos de nuestro Padre del cielo  y de la Madre que Jesús nos dio, la Virgen María. Y en la familia de la Iglesia todos podemos encontrarnos, curando nuestras heridas y superando los vacíos de amor que a menudo existen en nuestras familias humanas. Tú misma dijiste que crees que tu hija está bien en el hogar familiar porque sabes que allí se preocupan por ella y también por ti. Y luego dijiste: “La veo a menudo”. A veces, la comunidad de hermanos y hermanas cristianos nos ayuda de esta manera. Acogerse el uno al otro. No solo a los niños. Cuando uno siente algo en el corazón, se confía a su amiga, a su amigo y hace que ese dolor salga del corazón. Confiarse fraternalmente el uno con el otro, esto es hermoso y lo enseñó Jesús. Gracias.

Sexta preguntaCuando tenía dos meses, mi madre me abandonó  en un orfanato. A los 21 años busqué a mi madre y me quedé con ella durante 2 semanas, pero no se portaba bien conmigo y me fui. Mi papá está muerto. ¿Qué culpa tengo si ella no me quiere? ¿Por qué no me acepta?

Papa Francisco: Entendí bien esta pregunta porque la dijiste en italiano. Quiero ser sincero contigo. Cuando leí tu pregunta, antes de dar instrucciones para pronunciar el discurso, lloré. Estuve cerca de ti con un par de lágrimas. Porque no sé, me diste tanto; los otros también, pero quizás me pillaste  con las defensas bajas. Cuando se habla de la madre siempre hay algo … y en ese momento me hiciste llorar.  Tu “¿por qué?” se parece a la segunda pregunta, sobre los padres. No es una cuestión de culpabilidad, es una cuestión de gran fragilidad de los adultos, debido en vuestro caso a tanta miseria, a tantas injusticias sociales que aplastan a los pequeños y a los pobres, y también a tanta pobreza espiritual. Sí, la pobreza espiritual endurece los corazones y provoca lo que parece imposible, que una madre abandone a su propio hijo: Este es el fruto de la miseria material y espiritual, el resultado de un sistema social equivocado, inhumano que endurece los corazones y hace que nos equivoquemos , que no encontremos el camino justo. Pero sabes, esto llevará tiempo: tú has buscado algo más profundo que su corazón. Tu madre te ama pero no sabe cómo hacerlo, no sabe cómo expresarlo. No puede porque la vida es dura, es injusta. Y ese amor que está cerrado en ella no sabe cómo decirlo y cómo acariciarte. Te prometo que rezaré para que un día pueda mostrarte ese amor. No seas escéptico, ten esperanza.

Simona Carobene (responsable de la iniciativa):
 Me impresionó mucho el mensaje con motivo de la Jornada de los Pobres. Me sobresaltó  porque me preguntaba: “Y yo ¿cómo veo a mis muchachos?”. A veces me doy cuenta de que tengo tanto que hacer que me olvido de porqué Jesús nos ha unido. Es necesario que todavía recorra un camino de conversión, y este camino es continuo y nunca se puede dar por hecho. Por eso continúo siguiendo a mis muchachos, porque son “mis santos”. Y sigo pegada a la Santa Madre Iglesia a través del carisma de don Giussani, que es la manera concreta que me hizo amar a Jesús. Al mismo tiempo, sin embargo, la llamada de su mensaje era muy concreto. Se hablaba de verdadero intercambio. He empezado a preguntarme si tal vez no haya llegado el momento de dar un paso más en mi vida, un paso de acogida y de compartir. Es un deseo que está naciendo en mi corazón  y que me gustaría verificar en breve. ¿Cuáles son los signos a considerar para entender cuál es mi proyecto? ¿Qué significa vivir la vocación de la pobreza hasta el final?

Papa Francisco: Simona, gracias por tu testimonio. Sí, nuestra vida es siempre un camino, un camino detrás del Señor Jesús, que con amor paciente y fiel nunca deja de educarnos, de hacernos crecer de acuerdo con su plan. Y a veces nos da sorpresas, para romper nuestros esquemas. Tu deseo de crecer en el intercambio y en la pobreza evangélica proviene del Espíritu Santo: esto no se puede comprar, ni alquilar; solo el Espíritu puede hacerlo y te ayudará a avanzar por este camino en el que tú y tus amigos lo habéis hecho muy bien. Habéis ayudado al Señor a cumplir sus obras por estos muchachos.

Gracias de nuevo a todos vosotros. Conoceros me ha hecho tanto bien. Os llevo en mis oraciones. Y por favor, también vosotros rezad por mí porque lo necesito. ¡Gracias!

Es el Padre Robert  Rodríguez, de la Congregación de Salesianos de Bolivia, que recibió las llaves, el evangeliario, la estola y el decreto arzobispal que lo faculta como párroco de la Parroquia San Carlos Borromeo.

Parte del Decreto Arzobispal de fecha 16 de febrero de 2018 señala lo siguiente: “El Señor Resucitado que envió a sus discípulos a enseñar y bautizar a todas las gentes, te renueva su mandato misionero en nuestra Arquidiócesis para que lo hagas presente por el anuncio de la Palabra, la celebración de los sacramentos y la animación de la comunidad cristiana”.

Se trata del primer sacerdote Salesiano “Boliviano” que asume funciones al frente de una parroquia en nuestra Arquidiócesis.

Desde el punto de vista de los límites de la jurisdicción, se trata de la parroquia más al norte de la Arquidiócesis, limita con la Prelatura de Aiquile.

El Padre Carlos Longo, deja este servicio después de 6 años, sin embargo, continuará acompañando como Vicario Parroquial y como responsable del Santuario del Divino Niño.

La Parroquia Nuestra Señora de Fátima, realizó este fin de semana su asamblea de planificación de actividades para este año 2018. Este encuentro se llevó a cabo en la Casa “Brown” Pastoral Social, asistieron los equipos de animación de las tres  Comunidades, El Carmen, Santa Rosa y Fátima Central.

La Asamblea Parroquial inició con la Eucaristía y luego del desayuno se continuó con el trabajo en grupos por Áreas, el Objetivo fue de planificar y programar las actividades para el año 2018.

 

También durante la Asamblea se dio la bienvenida a la PASTORAL DEL LUTO, quien acompañara en el caminar de Comunidad de Comunidades.

Dios bendiga y fortalezca a todo el equipo Pastoral y Parroquial para lograr los objetivos trazados y encontrar coherencia de lo que se dice con lo que verdaderamente se hace.

 

El Consejo Jurisdiccional de Laicos de Santa Cruz hizo conocer una comunicación en la que invita a todos los ciudadanos a unirse al paro cívico del miércoles 21 de febrero de 2018 en defensa de la democracia y el respeto al voto expresado el 21F de 2016.

El ‘Consejo Jurisdiccional de Laicos’ es un organismo que agrupa a laicos de parroquias y movimientos de la Arquidiócesis con el objetivo de animar su rol en la Iglesia y la sociedad.

PARO CIVICO NACIONAL

Queridos hermanos:

El consejo Jurisdiccional de Laicos los invita a unirse al Paro cívico convocado por el Comité Pro Santa Cruz en defensa de la democracia y el respeto a nuestro voto del 21 de febrero.

EL DIRECTORIO

Para saber más ¿Quiénes son los fieles Laicos?

Los laicos son los fieles cristianos que viven en medio de la sociedad, y tienen como principal misión la santificación de todas las realidades terrenas o temporales (la familia, el trabajo, el deporte, la cultura, la economía, la política, el entretenimiento, el descanso, etc.) ordenándolo todo para la gloria de Dios.

Dicho de otro modo, los laicos son todas las personas que pertenecen a la Iglesia católica, a través del Bautismo pero que no son obispos, sacerdotes, o pertenecen a algún grupo de vida consagrada.De esta forma, los laicos son todos los fieles que han sido bautizados dentro de la Iglesia.

En virtud del sacramento del bautismo, cumplen en la Iglesia su misión propia y específica que nadie puede sustituir.  Su apostolado no es continuación del apostolado de la Jerarquía de la Iglesia, sino un apostolado específico que nace de su condición de seglares, de hombres y mujeres que viven en medio del mundo para santificarlo a manera de fermento entre la masa.

La Iglesia celebra hoy el miércoles de ceniza, con el cual comienza el tiempo litúrgico de Cuaresma, tiempo de penitencia y de conversión del corazón.

Hoy la Iglesia celebra el Miércoles de Ceniza y el inicio de la Cuaresma. La Cuaresma representa, en el Año litúrgico, el ciclo de preparación para celebrar el misterio de la Pasión, Muerte y Resurrección de Cristo.

 
 

El Papa Francisco ha señalado que “la conversión del corazón” es la principal labor que un cristiano debe afrontar durante la Cuaresma. Emprendemos un camino que durante cuarenta días nos llevará a salir de nosotros mismos para encontrarnos con los demás y finalmente con Cristo, muerto y resucitado por nuestra salvación. Este es el verdadero sentido de la oración, el ayuno y la limosna que todo católico debe practicar en estos días.

Para iniciar este tiempo litúrgico, en este día se observa el ayuno, que consiste en hacer una sola comida fuerte al día, y la abstinencia de carne. La abstinencia obliga a partir de los 14 años y el ayuno de los 18 hasta los 59 años de edad.

 

El ayuno y la abstinencia son parte del espíritu de penitencia con el que los católicos se preparan para el Triduo Pascual. La Iglesia quiere ser fiel al mandato del Señor, que indicó que “vendrán días en que les será arrebatado el esposo y entonces ayunarán” (Mt, 9, 15).

Imposición de la ceniza

Era práctica común en Roma que los penitentes comenzaran su penitencia pública el primer día de Cuaresma. Eran salpicados de cenizas y se vestían de sayal hasta el Jueves Santo o el Jueves antes de la Pascua. Hoy en día en la Iglesia, el Miércoles de Ceniza, al cristiano se le impone una cruz en la frente con las cenizas obtenidas al quemar las palmas usadas en el Domingo de Ramos previo. Mientras el ministro impone la ceniza dice: “Conviértete y cree en el Evangelio”. De esta forma se manifiesta que la Cuaresma es, principalmente, un camino de conversión.

¿Por qué cumplir con el ayuno y la abstinencia?

Hoy en día hay voces, dentro incluso de la propia Iglesia, que cuestionan la importancia de la norma de la abstinencia de carne, cuando no comer este alimento puede no suponer un sacrificio para muchas personas. La penitencia debería ser una cuestión personal, adaptada a cada uno de los fieles, sostienen algunos.

En el canon 1249, recogido en el Código de Derecho Canónico, se afirma que estas normas unen a los fieles: “Todos los fieles, cada uno a su modo, están obligados por ley divina a hacer penitencia; sin embargo, para que todos se unan en alguna práctica común de penitencia, se han fijado unos días penitenciales, en los que se dediquen los fieles de manera especial a la oración, realicen obras de piedad y de caridad y se nieguen a sí mismos, cumpliendo con mayor fidelidad sus propias obligaciones y, sobre todo, observando el ayuno y la abstinencia.”

Estas son las prácticas de penitencia que indica el derecho canónico:

Canon 1251: Todos los viernes, a no ser que coincidan con una solemnidad, debe guardarse la abstinencia de carne, o de otro alimento que haya determinado la Conferencia Episcopal; ayuno y abstinencia se guardarán el miércoles de Ceniza y el Viernes Santo.

Canon 1252: La ley de la abstinencia obliga a los que han cumplido catorce años; la del ayuno, a todos los mayores de edad, hasta que hayan cumplido cincuenta y nueve años. Cuiden sin embargo los pastores de almas y los padres de que también se formen en un auténtico espíritu de penitencia quienes, por no haber alcanzado la edad, no están obligados al ayuno o a la abstinencia.