Lunes, 11 Diciembre 2017

logo de la TAPA 6

10   Banner    Anunciate Aqui

Email: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

CONDOLENCIA

Con la esperanza en la resurrección, Monseñor Sergio Gualberti, Arzobispo de Santa Cruz, Obispos Auxiliares; Monseñor Braulio Sáez, Monseñor Estanislao Dowlaszewicz y Mons. René Leigue, Sacerdotes, Religiosos, Religiosas y toda la comunidad de fieles en Santa Cruz, expresan su profundo pesar  y sentida condolencia por el fallecimiento del:

Alois Schaefer

QDDG

El Padre Alois nació en Alemania el año 1935 y sirvió generosamente a nuestro país como misionero fidei donum, de la diócesis de Eichstaett, durante más de 40 años. Falleció la mañana de este miércoles 6 de diciembre a la edad de 82 años en la casa de reposo donde se encontraba en Bergin.Alemania.

Son incontables las obras sociales y eclesiales en las que generosamente colaboró en nuestro país. A lo largo de tantos años de su vida donada por la Iglesia, trabajó en varias parroquias de la diócesis de Tarija, Arquidiócesis de Chuquisaca, la diócesis de San Ignacio y nuestra Arquidiócesis de Santa Cruz.  Es justo al menos entresacar algunas características de su servicio. Además del ámbito pastoral, prestó siempre especial interés a las obras sociales con experiencias de promoción de líderes campesinos, en Biscayachi, el fuerte trabajo de promoción social en San Ignacio, entre otros.

Preocupado siempre de las necesidades de la Iglesia, también colaboró en la refacción de capillas y casas religiosas en la Arquidiócesis de Santa Cruz; como el templo de la Bélgica donde también refaccionó la casa parroquial y la casa de las hermanas logrando la presencia de una congregación religiosa en este lugar; hizo posible la recuperación y protección de la casa del clero, también en Santa Cruz, sin contar muchas otras obras. Una dedicación especial merecieron para él siempre los hogares de niños donde colaboró incansablemente.

El Padre Alois ha sido siempre un hombre muy sencillo y generoso que decidió vivir inserto en la vida de la Diócesis y atento a las necesidades del Pueblo de Dios. Un día decidió vivir con y como la gente sencilla de los barrios de Santa Cruz y por eso llegó a vivir en zonas como la villa y el plan tres mil. Su servicio ha sido siempre discreto, su manera de hacer las cosas no para brillar sino para servir le venía de la espiritualidad de San Carlos de Focult.

De parte de los Obispos y de toda la Iglesia Cruceña, expresamos la sincera gratitud al Dios de la vida por su vida y ministerio sacerdotal donado con generosidad al Servicio de la Iglesia y el pueblo de Dios en nuestro país.  Su vida es para todos un testimonio de amistad, solidaridad, de vida sencilla y de comunión sacerdotal.

Rogamos a toda la Iglesia en Santa Cruz, elevar su solidaria oración por este servidor misionero que ha partido a la Casa del Padre.

Arquidiócesis de Santa Cruz de la Siera, 6 de diciembre de 2017.

Mensaje del P. Christopher Washington en la festividad de la Mamita de Cotoca

Es Hermoso el Lema elegido este año para la novena a la Virgen de Cotoca.

Hay cuatro palabras claves a cual más significativas: María, misión, evangelio, alegría que en su conjunto, son un proyecto de vida para nosotros.

María Santísima ha sido la primera evangelizada y la primera evangelizadora, que en la comunidad eclesial acompaña con su materna ternura y solicitud  el caminar de cada creyente en la misión de anunciar a su Hijo Jesús, centro y razón de todo lo creado, razón de nuestro existir  como Iglesia. Ella nos lleva a Cristo y Cristo nos hace sus misioneros, para llevar la buena nueva, con gozo y convicción, al mundo entero.

Hoy, más que nunca el que sigue realmente a Cristo, el Señor, debe caminar anunciando, proclamando, celebrando el Evangelio de Salvación, sin miedo, con entusiasmo, con gozo.

María, Madre Misionera, estrella de la Evangelización, va con nosotros en nuestro camino de Fe, esperanza y amor hacia la Patria definitiva. Ella es guía que nos señala la vía para encontrar a Jesús, para seguirlo y para imitarlo.

El Cristiano que Ama a María y se deja conducir por ella, no perderá la ruta, dará testimonio de su ser de Cristo y, por Él, se hará servidor de todos, principalmente de los que tienden sus manos vacías, necesitados de ayuda, comprensión y ternura.

El Santo Padre Francisco estará contento de recibir una nueva confirmación de cómo se ama a María en esta tierra cruceña. En su nombre los saludo con afecto y les transmito su Bendición.

¡No perdamos el amor a María, causa de nuestra alegría! Vivamos   y hagamos vivir el Evangelio de Jesús, bellísima misión. Fascinante tarea que conduce a la salvación, al gozo sin fin en el Reino que Dios nos tiene preparando. Así sea.

Desde el Santuario de la Virgen de Cotoca, en la fiesta de la Inmaculada Concepción de María que llevó a más de medio millón de fieles en peregrinación hasta este Santuario Mariano, el Arzobispo de Santa Cruz afirmó que todos estamos “llamados a ser misioneros con y como ella –María-, que hizo suya propia la misión de su Hijo, con espíritu de servicio y con humildad y en el silencio”.

El Prelado Cruceño fue categórico en señalar que “Ser misioneros es un compromiso que nos atañe a todos, es parte esencial de nuestro ser cristianos, porque todo bautizado es misionero. Todos, aunque de manera diferente, tenemos la tarea de anunciar y a todo el mundo que Dios quiere que todos los hombres se salven,gracias a la muerte y Resurrección de Jesús”.

“Nosotros tenemos mucho cariño y devoción a la Mamita, por eso venimos a compartir con ella nuestras alegrías y penas, logros y frustraciones, y a presentarle nuestros pedidos para la salud y lo necesario para una vida digna, pero sobre todo venimos a pedirle que nos conserve en la fe y nos ayude a ser buenos cristianos católicos, fieles seguidores de su hijo Jesús” señaló el Prelado ante los peregrinos que llegaron este 8 de diciembre y participaron de la Eucaristía de fiesta que se celebró a las 10 de mañana, y posterior procesión solmene con la imagen en andas por alrededores del templo y la plaza de Cotoca.

A tiempo de referirse al dogma de fe de la Inmaculada Concepción, afirmó que “estamos agradecidos a Diosporque, ha preservado a la Virgen María inmune, libre de toda mancha de culpa original, desde el primer instante de su Concepción”.

Para Monseñor Sergio “La belleza de la santidad que fue para María el punto de partida es, para todo creyente, el punto de llegada” y en este sentido dijo que “María misma nos indica el camino. En primer lugar escuchando la palabra de Dios y haciendo su voluntad, como ella: “Hágase en mí según tu voluntad”. María cumplió totalmente la palabra de Dios desde el sí de la Anunciación, hasta el sí a los pies de la cruz a lado de su hijo. De la misma manera también nosotros, tenemos que poner a Dios y su palabra al centro de nuestra vida, tanto a  nivel personal, familiar y comunitario, como también a nivel de sociedad”.

El lema que animó tanto la preparación como la peregrinación en la festividad de Cotoca es: “Con María En Misión, el Evangelio es Alegría”, en ese sentido, destacó el significado de esta motivación señalando que “Con María en misión, siendo compañeros de camino de las víctimas de nuestro mundo en cualquiera de las manifestaciones de sufrimiento en el que el ser humano está sumido. Esto implica  salir a las “periferias geográficas y existenciales” y al mundo de los descartados –como dice el papa Francisco-, para ir en busca de los alejados, de los diferentes y sobre todo de los excluidos y marginados en el ámbito eclesial, social y político.

En el contexto difícil que vive nuestro país, Monseñor Sergio señaló que los creyentes deben “Tener la alegría y valentía de ser operadores de paz, fundada sobre la justicia, y de testimoniar la fuerza transformadora del Evangelio en las circunstancias actuales de nuestro país, marcadas por la mentira, la injusticia, la corrupción, el despotismo, la prepotencia y el vacío ético y moral que ha impulsado leyes de muertes como la del aborto y de género, pisoteando la voluntad del pueblo”.

Se llaman "Siervas", son 11 monjas peruanas y formaron un grupo musical cada vez más conocido que viaja , compone y da conciertos para ayudar al mundo.

Con mucha fe y devoción, el fin de semana 11 y 12 de noviembre, la Renovación  Carismática Católica de Toronto vivió exitosamente el ‘Seminario de Vida en el Espíritu Santo’. La actividad religiosa fue gratuita y se desarrolló en los ambientes del colegio ‘Juan El Evangelista’, bajo la organización del grupo carismático de oración, San Felipe Neri, perteneciente a la parroquia del mismo nombre.

Movidos por el Espíritu Santo, muy temprano del día sábado, los participantes llegaron al Seminario enfundados de abrigos debido a las bajas temperaturas que azotaban la ciudad. En el ingreso fueron recibidos por los servidores, quienes cordialmente colocaron sus gafetes y los ubicaron en el salón, para que posteriormente se les diera oficialmente la bienvenida, la misma que estuvo a cargo de Óscar Guzmán, director del Seminario y coordinador del grupo carismático de San Felipe Neri.

Alegres y confiados en la presencia del Espíritu, se inició el retiro muy animados con el santo rosario, cantos y alabanzas, para luego cumplir con el cronograma de temas que fueron preparados por miembros de la propia RCC, quienes guiaron a los participantes a vivir un encuentro personal con el Señor.  El programa del sábado presentó a Zaida Palacios con ‘El Amor de Dios’, Santa Montan con ‘El Pecado y sus Consecuencias’, Miriam García con ‘Jesús, Solución de Dios’ y, Piedad Aguilar con ‘Fe y Conversión’. La presentación estelar estuvo a cargo del Director Espiritual de la Renovación Carismática Católica de Toronto, Padre Juan Triviño, con el tema ‘El Señorío de Jesús’. Y cerró la jornada sabatina, Mary Cruz, miembro del grupo Santiago Apóstol y Coordinadora de la Renovación Carismática de todas las Etnias de Toronto, con el tema ‘María’. Después de cada exposición, los encargados del Pastoreo, guiados por los servidores se reunían en grupo de 10 personas para reflexionar sobre los temas.

El ‘Seminario de Vida en el Espíritu Santo’ continuó con mucho entusiasmo el domingo,  día del Señor. El cronograma de actividades contempló ‘la Promesa del Padre’, Oración de Perdón, y ‘Permanecer y Perseverar’. Este último tema estuvo a cargo de Óscar Portillo, Coordinador del Consejo de la Renovación Carismática Hispana.

Uno de los momentos más importantes fue la Efusión del Espíritu Santo que experimentaron los participantes. Dirigidos por Óscar Guzmán y Mary Cruz, todos pudieron vivir el amor de Dios, mucha liberación, sanación física, espiritual y emocional. Varios de los participantes del retiro pero dos personas en especial, dieron testimonio de lo que experimentaron durante los dos días del Seminario, que finalizó con la misa celebrada por el Padre Juan y concelebrada por el Monseñor Ramón Vielma, en cuya homilía se exhortó a estar ‘preparados’ y a llenarse de la ‘gasolina’ del espíritu para vivir renovados.

Al salir del evento, todos expresaron sentirse gozosos porque el Seminario estuvo muy ungido, la paz reinó en el lugar y en cada corazón de las personas que participaron, como en aquellos que sirvieron con mucha entrega en sus organizadas comisiones de  Bienvenida, Animación, Sonido, Música, Prédicas, Cocina, Orden, Sanación e Intercesión.

El Padre Juan destacó el hecho de que los servidores y predicadores de los grupos carismáticos hispanos en la Arquidiócesis de Toronto se unieron por un objetivo común,  entre ellos San Felipe Neri, Santiago Apóstol, San Agustín de Canterbury, San Judas, Santo Tomás Moro y Nuestra Señora de Guadalupe. Al igual que los coordinadores de estas comunidades, el hermano Óscar, coincidió en señalar que continuarán trabajando por el Reino de Dios y aprovechó la ocasión para invitar a seguir creciendo asistiendo al Grupo de Oración todos los  viernes a las 7:30 p.m. en el Salón 2 de la Parroquia San Felipe Neri.

Desde hace algunos años es común recibir a través de WhatsApp las conocidas “cadenas de oración”, que exhortan a reenviar un mensaje a todos los contactos en un cierto periodo de tiempo con el fin de recibir una bendición de Dios y evitar “un castigo”.

Ante este tipo de oraciones que circulan por Internet, ¿qué es lo que debe hacer un católico?

El sacerdote mexicano, P. Sergio Román, explicó cómo responder a estas cadenas en un artículo publicado en el Sistema Informativo de la Arquidiócesis de México (SIAME).

¿Qué hacer?

“En primer lugar, lo que debemos hacer es recordar que Dios no puso condiciones a la hora de invitar a sus discípulos a orar, por lo que lo recomendable es borrar el texto, aunque quien nos lo haya enviado sea nuestro mejor amigo. ¿Y no pasa nada? ¡Absolutamente nada! No se preocupen”, indicó.

En segundo lugar, el presbítero sostuvo que se puede “aprovechar este tipo de cadenas como un recordatorio para orar por las muchas necesidades del mundo”, sin embargo, no se puede “dejar de señalar que intrínsecamente son malas, y no deben hacerse ni seguirse, porque presentan una imagen equivocada y supersticiosa de Dios”.

En tercer lugar, tener una legítima la devoción a Jesús, a la Virgen y a los santos, porque “de esa manera estarían haciendo una propaganda buena que serviría para instruir a otras personas y para animarlas a compartir su devoción”.

Razones por las cuales las cadenas NO son recomendables     

1. Causan molestias

Si bien que estas cadenas son hechas por “personas de buena fe que piensan que de ese modo ayudarán a fomentar la devoción a algún santo”, el P. Román asegura que “lo único que hacen es causar molestias a sus contactos, sobre todo a aquellos que, por ignorancia, se dejan esclavizar por las cadenas”.

2. Fomentan supersticiones

Fomentan la superstición al hacer creer que las gracias divinas dependen de la repetición sin sentido de una acción que no tiene ninguna importancia, sostiene el presbítero.

3. Se asemejan a la magia o brujería

“Las cadenas rayan en la magia o en la brujería, que atribuye a las cosas el poder que solo Dios tiene y que considera que hay fórmulas infalibles para obligar a Dios a hacer nuestros caprichos”, concluyó el P. Román.

Se destinará el 50% de la colecta a Obras de Caridad. El Arzobispo de Santa Cruz, Monseñor Sergio Gualberti, convocó a toda la Iglesia a celebrar la “I Jornada Mundial de los Pobres” que instituyó el Papa Francisco. Será este domingo 19 de noviembre en todas las comunidades Parroquiales.

Monseñor Sergio Gualberti, Arzobispo de Santa Cruz, comunicó la decisión del Consejo Episcopal y del Consejo de Vicarios Episcopales de nuestra Arquidiócesis, en una misiva dirigida a todos los Párrocos, Sacerdotes, Vida Consagrada, Laicos y comunidades cristianas de la Iglesia local.

El Prelado señala que es una “hermosísima oportunidad de encuentro con los pobres conscientes de que, como nos dice el Papa, “la verdadera caridad consiste en estar cerca, compartiendo el dolor y el sufrimiento de la enfermedad y de la marginación”

Aquí la comunicación con más detalles:

Santa Cruz, 07 de noviembre de 2017.

A: Todos los Párrocos, sacerdotes, vida consagrada, laicos y comunidades cristianas de nuestra Arquidiócesis de Santa Cruz

I JORNADA MUNDIAL DE LOS POBRES

Con verdadero corazón de pastor, el Santo Padre nos ha invitado a celebrar el próximo domingo 19 de noviembre de 2017 la I Jornada Mundial de los Pobres con el objetivo “en primer lugar, de estimular a los creyentes para que reaccionen ante la cultura del descarte y del derroche, haciendo suya la cultura del encuentro. Al mismo tiempo, la invitación está dirigida a todos, independientemente de su confesión religiosa, para que se dispongan a compartir con los pobres a través de cualquier acción de solidaridad, como signo concreto de fraternidad”.

Como Iglesia Católica en Santa Cruz, acogemos esta hermosísima oportunidad de encuentro con los pobres conscientes de que, como nos dice el Papa, “la verdadera caridad consiste en estar cerca, compartiendo el dolor y el sufrimiento de la enfermedad y de la marginación”.

De modo concreto, el Papa sugiere celebrar la Jornada Mundial de los Pobres de tres maneras: Haciendo que las comunidades cristianas, en ese día “se comprometan a organizar diversos momentos de encuentro y de amistad, de solidaridad y de ayuda concreta”; También sugiere que se pueda “invitar a los pobres y a los voluntarios a participar juntos en la Eucaristía de ese domingo, de tal modo que se manifieste con más autenticidad la celebración de la Solemnidad de Cristo Rey del universo, el domingo siguiente”; Y finalmente, propone que “en ese domingo, si en nuestro vecindario viven pobres que solicitan protección y ayuda, acerquémonos a ellos: será el momento propicio para encontrar al Dios que buscamos”.

Al ser el primer año de esta iniciativa, el Consejo Episcopal junto al Consejo de Vicarios Episcopales determinó que el 50% de la colecta de todas las misas del domingo 19 de noviembre, de todas las parroquias de nuestra Arquidiócesis de Santa Cruz, se destinen para una obra de caridad a los más necesitados.

Para tal efecto, lo recaudado en la colecta deberá entregarse en la oficina de economía del Arzobispado (C/Ingabi N°49) después de la Jornada Mundial de los Pobres, a la brevedad posible.

El Papa nos recuerda que “el fundamento de las diversas iniciativas concretas que se llevarán a cabo durante esta Jornada será siempre la oración” y nos anima a “Que esta nueva Jornada Mundial se convierta para nuestra conciencia creyente en un fuerte llamamiento, de modo que estemos cada vez más convencidos de que compartir con los pobres nos permite entender el Evangelio en su verdad más profunda. Los pobres no son un problema, sino un recurso al cual acudir para acoger y vivir la esencia del Evangelio”.

Los invito a leer el mensaje del Papa para esta Jornada y a hacerla nuestra celebrándola con alegría, asumiendo el encuentro con los pobres como un estilo de vida del creyente.

Monseñor Sergio Alfredo Gualberti Calandrina

Arzobispo de Santa Cruz de la Sierra.

CHILE

Lunes 15 de enero 2018. ROMA-SANTIAGO

8 horas: Partida en avión desde Roma/Fiumicino hacia Santiago

20:10 horas: Llegada al aeropuerto internacional de Santiago. Ceremonia de bienvenida

21 horas: Llegada del Santo Padre a la Nunciatura Apostólica

Martes 16 de enero 2018. SANTIAGO

8:20 h. Encuentro con las Autoridades, con la sociedad civil y con el Cuerpo Diplomático en el Palacio de la Moneda. Discurso del Santo Padre

9 h. Visita de cortesía al presidente en el Salón Azul del Palacio de la Moneda

10:30 h. Santa Misa en el Parque O’Higgins. Homilía del Santo Padre

16 horas: Breve visita al Centro Penitenciario Femenino Santiago. Saludo del Santo Padre

17:15 h. Encuentro con los sacerdotes, religiosos/as, consagrados y seminaristas en la Catedral de Santiago. Discurso del Santo Padre

18:15 h. Encuentro con los obispos en la Sacristía de la Catedral. Saludo del Santo Padre

19:15 h. Visita privada al Santuario de San Alberto Hurtado, SJ. Encuentro privado con los sacerdotes de la Compañía de Jesús

Miércoles 17 de enero 2018. SANTIAGO-TEMUCO-SANTIAGO

8 horas: Partida en avión del aeropuerto de Santiago hacia Temuco

10:30 h. Santa Misa en el Aeropuerto de Maquehue. Homilía del Papa Francisco

12:45 h. Almuerzo con algunos habitantes de la Aracaunía en la casa “Madre de la Santa Cruz”

15:30 h. Partida en avión desde el aeropuerto de Temuco hacia Santiago

17 horas: Llegada al aeropuerto de Santiago

17:30 h. Encuentro con los jóvenes en el Santuario de Maipú. Discurso del Santo Padre

18:30 h. Traslado en auto cerrado a la Pontificia Universidad Católica de Chile

19 horas: Visita a la Pontificia Universidad Católica de Chile. Discurso del Santo Padre

Jueves 18 de enero 2018. SANTIAGO-IQUIQUE-LIMA

8:05 horas: Partida en avión desde el aeropuerto de Santiago hacia Iquique

10:35 h. Llegada al aeropuerto internacional de Iquique

11:30 h. Santa Misa en el Campo Lobito. Homilía del Santo Padre

14 horas: Almuerzo con el Séquito Papal en la “Casa de retiros del Santuario Nuestra Señora de Lourdes” de los Padres Oblatos

16:45 horas: Llegada al aeropuerto de Iquique. Ceremonia de despedida

17:05 h. Partida en avión desde el aeropuerto de Iquique hacia Lima

PERÚ

Jueves 18 de enero 2018. SANTIAGO-IQUIQUE-LIMA

17:20 h. Llegada al aeropuerto de Lima. Ceremonia de bienvenida

Viernes 19 de enero 2018. LIMA-PUERTO MALDONADO-LIMA

8:30 horas: Encuentro con las autoridades, con la sociedad civil y con el Cuerpo Diplomático en el patio de Honor. Discurso del Santo Padre

9 horas: Visita de cortesía al presidente en el Salón de los Embajadores del Palacio de Gobierno

9:55 h. Partida en avión de Lima hacia Puerto Maldonado

11:45 h. Llegada al aeropuerto de Puerto Maldonado

12 horas: Encuentro con los pueblos de la Amazonía en el Coliseo Regional Madre de Dios. Discurso del Santo Padre

13 horas: Encuentro con la población en el Instituto Jorge Basadre. Saludo del Santo Padre

13:15 h. Almuerzo con los representantes de los pueblos de la Amazonía en el Centro Pastoral Apaktone

15:45 h. Visita al Hogar Principito. Saludo del Santo Padre

16:50 h. Partida en avión hacia Lima

18:40 h. Llegada al aeropuerto de Lima

19 h. Encuentro privado con los miembros de la Compañía de Jesús en la iglesia de San Pedro

Sábado 20 de enero 2018. LIMA-TRUJILLO-LIMA

7:40 h. Partida en avión hacia Trujillo

9:10 h. Llegada al aeropuerto de Trujillo

10 h. Santa Misa en la explanada costera de Huanchaco. Homilía del Santo Padre

12:15 h. Vuelta en papamóvil por el barrio “Buenos Aires”

15 h. Breve visita a la Catedral

15:30 h. Encuentro con los sacerdotes, religiosos/as, seminaristas de las circunscripciones eclesiásticas del norte del Perú, en el Colegio Seminario SS. Carlos y Marcelo. Discurso del Santo Padre

16:45 h. Celebración Mariana – Virgen de la Puerta en la Plaza de Armas. Discurso del Santo Padre

18:15 h. Partida en avión hacia Lima

19:40 h. Llegada al aeropuerto de Lima.

Domingo 21 de enero 2018. LIMA-ROMA

9:15 h. Rezo de la hora tercia con religiosas de vida contemplativa en el Santuario del Señor de los Milagros. Homília del Santo Padre

10:30 h. Oración a las reliquias de los santos peruanos en la Catedral de Lima. Oración  del Santo Padre

10:50 h. Encuentro con los obispos en el Palacio Arzobispal. Discurso del Santo Padre

12 horas: Ángelus en la Plaza de Armas. Ángelus del Santo Padre

12:30 h. Almuerzo con el Séquito Papal en la Nunciatura Apostólica

16:15 h. Santa Misa en la Base Aérea “Las Palmas”. Homilía del Santo Padre

18:30 h. Llegada al aeropuerto. Ceremonia de despedida

18:45 h. Partida en avión hacia Roma/Ciampino

Lunes 22 de enero 2018. ROMA

14:15 h. Llegada al aeropuerto de Roma/Ciampino