Martes, 12 Diciembre 2017

logo de la TAPA 6

10   Banner    Anunciate Aqui

El Arzobispo de La Paz, Bolivia, Mons. Edmundo Abastoflor, participó en la audiencia general de la segunda semana de Cuaresma, del Papa Francisco, entre los numerosos peregrinos que acudieron a la Plaza de San Pedro. Y ofreció su testimonio a Radio Vaticano. Entrevistado por Alberto Goroni, nos habla, en primer lugar, del camino cuaresmal, en el que acompañamos al Señor, hacia la Pascua. Llamándonos a abrir el corazón a la Misericordia de Dios y a los hermanos.

Mons. Abastoflor nos habla asimismo del camino del Jubileo de la Misericordia en Bolivia: oración, conversión y obras de caridad.

Con la exhortación del Papa Francisco a ser 'pastores con olor a oveja', el Arzobispo de La Paz destaca la misión pastoral de estar cercanos al pueblo de Dios, compartiendo preocupaciones, dolores, esperanzas y alegrías: con Jesús y como Jesús.

«Es un regalo de Dios para nuestro tiempo tener al Papa Francisco», peregrino, mensajero y misionero de la Misericordia, destaca finalmente Mons. Abastoflor, recordando el Viaje Apostólico a México y Bolivia.

Información adicional

  • Fuente Fuente: Radio Vaticana

Francisco se reunió con los delegados de las cárceles del país durante su visita a Palmasola. El Gobierno incrementó en agosto el "pre diario" por privado de libertad.

La mediación del papa Francisco, que el pasado 10 de julio se reunió con los delegados de las cárceles bolivianas en su visita oficial al país, ha posibilitado elevar en el mes de agosto el "pre diario" a favor de 13.573 reclusos. "En reunión que tuvieron delegados de centros penitenciarios de Bolivia en la cárcel de Palmasola, le pidieron a Su Santidad interceda por ellos para que sean atendidos, por eso, nosotros hemos trabajado con las gobernaciones para atender sus demandas", explicó este viernes el director general de Régimen Penitenciario, Jorge López, en rueda de prensa.

Por este motivo, dijo que se aprobó la Resolución Administrativa 62/2015 que establece un incremento del "pre diario" por privado de libertad en los centros penitenciarios de Bolivia de 6,60 a 8 bolivianos.

Ese beneficio fue refrendado mediante una resolución del Ministerio de Gobierno a favor de 13.573 presos.

Además, López informó que mejorará la atención sanitaria y para el efecto este lunes se firmará un convenio entre los ministerios de Gobierno y Salud con la finalidad de brindar asistencia integral con neumólogos, psiquiatras, ginecólogos y otros.

"Se firmara la primera adenda del convenio con el Ministerio de Educación de fecha 3 de junio, que permitirá mejorar los servicios educativos que les prestan a los privados de libertad, a través del Programa de Implementación de Centro de Apoyo Integral Pedagógico", añadió.

Por último, el director general de Régimen Penitenciario aseguró que impulsarán la Terapia Laboral y Post-Penitenciaria, los Centros Penitenciarios Productivos, la Formulación de Programas de Inclusión Laboral y la Generación de Empleo y Justicia Restaurativa.

Información adicional

  • Fuente Fuente: Zenit

Cumpliendo el deseo del Santo Padre, Francisco, este domingo 16 de agosto el Obispo de El Alto, Mons. Eugenio Scarpellini, puso a los pies de la Virgen de Copacabana las dos condecoraciones: el Cóndor de los Andes y la distinción Luis Espinal, que otorgó el Presidente Evo Morales al Papa en su visita a Bolivia el mes de julio del presente año 2015.

Recordar que el 10 de julio al concluir la misa en la capilla de la residencia del Cardenal Julio Terrazas, el Papa dejó las dos condecoraciones que le otorgó el Presidente del Estado a la Virgen de Copacabana para que sea ella quien cuide con ternura maternal el pueblo: “Te ruego que estos reconocimientos, que dejo aquí en Bolivia a tus pies, y que recuerdan la nobleza del vuelo del Condor en los cielos de los Andes y el conmemorado sacrificio del Padre Luis Espinal, S.I., sean emblemas del amor perenne y de la perseverante gratitud del Pueblo boliviano a tu solicita y fuerte ternura.

En este momento pongo en tu corazón mis oraciones por todas las peticiones de tus hijos, que he recibido en estos días: te suplico que les escuches; concede a ellos tu aliento y tu protección, y manifiesta a toda Bolivia tu ternura de mujer y Madre de Dios, que vive y reina por los siglos de los siglos. Amén”, Papa Francisco.

Mons. Scarpellini, explico que la intención del Santo Padre es “devolver cariño con cariño… para que las condecoraciones que ha recibido estén presentes constantemente en medio de nosotros”.
Las condecoraciones fueron puestas a los pies de la Virgen de Copacabana durante el ofertorio en una misa celebrada a las 11:00 de la mañana en el Santuario Nacional de Nuestra Señora de Copacabana. Allí permanecerán por un tiempo y luego serán trasladadas al museo “como un recuerdo permanente y perpetuo de esta visita del Santo Padre”, afirmó el Obispo.

20150817132003 7

Información adicional

  • Fuente Fuente: Iglesia Viva

La visita del Papa Francisco a Bolivia los días 8, 9 y 10 de julio recibió comentarios positivos y negativos que van desde un encuentro pastoral exitoso hasta una manipulación mediática por parte del Gobierno y un expendio de gastos excesivos en lo referido a la organización. Sin embargo, para el sacerdote y teólogo jesuita, Víctor Codina, basta con recorrer los distintos escenarios por los que el Papa hizo su paso para rescatar los mensajes más significativos que dejó a la sociedad boliviana y también latinoamericana.

Cuando Francisco llegó a La Paz el 8 de julio, inició su primer contacto con Bolivia agradeciendo la posibilidad de su llegada a un país de marcada belleza y diversidad. Es ahí, resalta Codina, que se hizo una alusión que no fue resaltada lo suficiente, pero que tiene una gran importancia: el fenómeno de la migración, es decir, los miles de bolivianos y bolivianas que están en el extranjero y que con su trabajo aportan al bienestar de sus familias de la nación.

Otro aspecto que el padre Codina considera necesario reflexionar es el mensaje de Francisco a las autoridades del país, sobre la necesidad de generar diálogo en los países y no levantar muros, sino puentes, pues es un mensaje de validez universal e insiste en que ni el objetivo del discurso ni de la visita en general deben ser focalizados en el tema marítimo.

"Me parece a mí que es equivocado pensar que el tema del mar ha sido el centro del mensaje del Papa y de la venida del Papa, la alusión al mar no estaba incluida en el texto original, sino que fue una improvisación de él, típica de cuando se encuentra en un contexto y piensa que tiene que añadir algo", manifestó.

El 9 de julio, en la celebración eucarística en Santa Cruz, Codina asegura que Francisco insistió en procurar siempre el compartir y evitar una sociedad del descarte. Por la tarde, de ese mismo día, en el encuentro con religiosos, religiosas y seminaristas el Papa insistió mucho en la cercanía que debe tener la vida consagrada al pueblo, además les recordó que no deben olvidar el origen de las raíces, su procedencia.

Sin embargo, Codina considera que el mensaje más fuerte pronunciado por el Papa, no solo para Bolivia, sino de todo el viaje por América Latina fue el encuentro con los movimientos populares donde se refirió al cambio del sistema económico y cuando sorprendió al pedir perdón por la participación de la Iglesia Católica en el genocidio de seres humanos durante la época de la colonia.

"El Papa habló con el corazón abierto diciendo que ellos (movimientos populares) sean los que tienen que transformar la sociedad y que el sistema ya no tiene vigor, hay que cambiarlo. También con un acto bastante extraordinario dijo que la iglesia en la colonia había participado del genocidio y pidió perdón, fue una confesión que llamó la atención por la sinceridad y la valentía", resaltó.

Finalmente, en su visita al penal de Palmasola manifestó la necesidad de diferenciar entre la condición de ser recluido y la de ser excluido. Además, el abrazo fraternal a los privados de libertad, desde el punto de vista de Codina representó el abrazo de la misericordia de Dios al pueblo entero, y sobre todo al pueblo pobre.

Por tanto, después de todo lo recorrido durante esos tres días y a un mes de esa visita que ya es parte importante de la historia boliviana, Codina considera que lo importante es que los mensajes del Papa Francisco sirvan para que la sociedad busque el bien común y que trabaje por un país que camine en paz, en justicia, en armonía, en diálogo y en respeto.

"Yo creo que lo se debería quedar es con un esfuerzo por el diálogo entre todos porque ya no podemos vivir con exclusiones, un país polarizado entre unos y otros por motivos económicos, políticos, raciales o culturales, sino el colaborar todos, el dialogar todos", concluyó.

Víctor Codina es sacerdote jesuita y teólogo de origen español, vive desde hace más de tres décadas en Bolivia. En 1971 tuvo la oportunidad de ser invitado por el padre Jorge Mario Bergoglio, ahora Papa Francisco, a la Argentina para impartir unas charlas de vida religiosa. 43 años después fue reconocido y saludado por el Papa, a quien además pudo entregarle y dedicarle su reciente libro titulado "El Espíritu actúa desde abajo".

Información adicional

  • Fuente Fuente: ANF

"Para conocer más de cerca y profundizar los mensajes del Papa Francisco durante su visita a Bolivia" se realizará este miércoles 29 y jueves 30 de junio un foro Arquidiocesano según ha explicado la mañana de este martes, Monseñor Sergio Gualberti, Arzobispo de Santa Cruz.

"Es una alegría porque de esta manera sigue muy vivo y presente el Papa. Creo que todos tenemos en la mente y en el corazón tanto sus palabras como los gestos que él ha hecho en medio de nosotros por eso queremos que no quede como un momento aislado sino que queremos aprovechar a fondo ese regalo que él ha hecho" indicó el prelado.

El Foro se realizará en los salones de la parroquia Jesús Nazareno (Calle La Paz, esquina Ñuflo de Chávez) el día miércoles 29 de julio y jueves 30 de julio de 19 a 21 horas.

En la primera noche del foro se presentará el contenido de la Carta "LAUDATO SI" sobre el cuidado del Medio Ambiente. Para ello habrán varios ponentes que presentarán diferentes capítulos de la Carta Encíclica al tiempo que realizan sus valoraciones.

En la segunda noche, a partir de una memoria del discurso del PAPA FRANCISCO al II Encuentro Mundial de Movimientos Populares, se expondrán los elementos de la Doctrina Social de la Iglesia subyacentes en el mensaje y los desafíos que plantea el Papa Francisco.

El Arzobispo de Santa Cruz dijo que la Carta Encíclica del Santo Padre "responde a una urgencia enorme en todo el país pero también en todo el mundo, el tema del calentamiento global, el cambio climático y tantos problemas que se están dando".

En ese sentido, recalcó que el foro pretende "Profundizar y ver cuáles son las líneas de acción que el Papa nos da y, para que nosotros también nos sintamos corresponsables del cuidado de la casa común".

La iniciativa la organiza por encargo del Arzobispo, la Pastoral Social Cáritas (PASOC) de Santa Cruz. Al respecto, la directora de PASOC, Sor Sandra Méndez comentó que este foro se da en un momento oportuno pues las palabras del Papa deben ser aprovechadas ya que "Es necesario tomar acciones conjuntas con autoridades y toda la sociedad" para solucionar los graves problemas que aquejan a nuestra comunidad" sostuvo la religiosa.

También adelantó que tanto para la presentación de la Encíclica sobre medio ambiente como para la reflexión del mensaje a los Movimientos Populares, personalidades expertas en dichos temas serán los encargados de presentar las ponencias relevando los elementos de la Doctrina Social presentes en los mensajes del Papa así como los desafíos que plantea.

La religiosa destacó que esta iniciativa "tiene la única intención de poner en práctica la motivación de nuestro Santo Padre que a letra dice: "Me alegra tanto ver la Iglesia con las puertas abiertas a todos ustedes, que se involucre, acompañe y logre sistematizar en cada Diócesis, en cada Comisión de Justicia y Paz, una colaboración real, permanente y comprometida con los Movimientos Populares. Los invito a todos, Obispos, Sacerdotes y Laicos, junto a las Organizaciones Sociales de las periferias urbanas y rurales, a profundizar este encuentro" (Papa Francisco en el II Encuentro Mundial de Movimientos Populares).

A este Foro Arquidiocesano están invitadas organizaciones de la sociedad civil, movimientos populares, Comisiones Arquidiocesanas de la Iglesia Católica, Parroquias, Agentes Pastorales y todas las fuerzas vivas de la Iglesia Católica en Santa Cruz.

Información adicional

  • Fuente Fuente: Iglesia Santa Cruz

La visita del Papa Francisco el 10 de julio a la cárcel de Palmasola en Santa Cruz de la Sierra (Bolivia), ha marcado un antes y un después para muchos de los detenidos y de los trabajadores de la prisión. "El que está ante ustedes es un hombre perdonado. Un hombre que fue y es salvado de sus muchos pecados", fueron las palabras con las que se presentó ese día Francisco ante los presos.

El encargado de organizar el encuentro del Pontífice con los presos y de dirigirle unas palabras fue el P. Leonardo da Silva Costa, Coordinador Nacional de la Pastoral Penitenciaria en Bolivia, quien rememoró esta histórica en un diálogo con ACI Prensa.

"Fue una gran emoción verlo (al Papa) muy a gusto y hablando en su idioma nativo. Me emocioné ante su actitud al ver la imagen de la Virgen de Copacabana en el camino entre el recinto de mujeres, la administración de la cárcel y el recinto de varones", cuenta el sacerdote.

En cuanto el Pontífice se despidió, el P. Da Silva quiso conocer la reacción de los reos a las palabras y gestos del Papa. "Me llamó la atención que la gente hablaba, quería contar lo que escuchó, lo que vio, lo que tocó, cómo se sentía, qué pensaba y cómo sería la vida de allí en adelante".

"Las lágrimas se entremezclaban y los ojos se llenaban de alegría y esperanza. Algunos se preguntaban cómo era posible que el representante de Cristo en la tierra hubiese ido a verles. La policía, los agentes de seguridad penitenciaria, salían con una alegría inusual, fraternal, una sonrisa inigualable... fue una revolución de amor. Incluso personas no católicas decían '¡que gracia!'".
No obstante no fue un encuentro fácil. Tres detenidos dieron su testimonio al Papa en público y contaron las tremendas condiciones en las que viven, en parte por la política penitenciaria del gobierno. "Los tres contaron públicamente su vivencia y la de sus colegas encarcelados. Es la realidad carcelaria de Bolivia. Creo que incluso han sido muy suaves en sus denuncias. No se ha dicho todo", afirma el sacerdote.

En ese momento "estaban presentes todas las autoridades que tienen la potestad de gestionar, administrar, decidir e implementar las políticas penitenciarias en todo el país. No escucharon novedades ni sorpresas. Fue un grito de ayuda, auxilio, socorro y hasta desesperación aprovechando la presencia del Papa para que se promueva un cambio estructural", asegura. "Los privados de libertad están encarcelados, apartados de la sociedad, sin embargo no están privados de hacer análisis de la realidad, brindar aportes reflexivos desde el conocimiento de las cárceles por dentro con el objetivo de mejorarlas", defiende el P. Da Silva.

Preguntado si tienen miedo a represalias o si han recibido algún toque de atención, señala que "aún creo en la democracia, en las buenas intenciones, en la conciencia ética, moral, en el rescate de los valores dormidos en cada uno. Ellos pidieron que el Papa 'sea portavoz y haga conocer las constantes violaciones a sus derechos fundamentales'".

Ahora que ya han pasado algunos días de la visita de Francisco, "está prevista la evaluación de todo lo organizado, articulado y vivido con los delegados de los privados de libertad, autoridades y la Iglesia". Y "ojalá no vuelva la rutina porque en ella están las lágrimas, el dolor, el escándalo extremo de violación a la dignidad humana".

"Queremos sacar el máximo provecho de esta visita pastoral, achicando las rejas, impulsando una justicia restaurativa, reduciendo los muros y cerrando las heridas abiertas". Para ello "ahora toca editar los mensajes del Papa, releerlos, escucharlos una y otra vez; rezar, agradecer; hacer cartillas, mesas y grupos de trabajo".

Sobre posibles cambios en la Pastoral Penitenciaria del país dice que "hay que continuar escuchando, brindando amor y poniendo en marcha acciones para mejorar el sistema y la vida de los encarcelados".

"Será una pastoral de mayor visibilidad profética con un rol de evangelización integral, de anuncio, denuncia, testimonio, compromiso, con el método, sentimientos, pensamientos y acciones de Jesucristo". Además, "deberá ayudar a las autoridades a responder con mayor sensibilidad a la problemática carcelaria, revisando también las incoherencias legislativas, a incidir en la desigualdad social, la pobreza y la violencia; a trabajar en la prevención y no solo en la curación".

El sacerdote tampoco olvidará jamás los minutos en los que pudo saludar a Francisco, aunque "por más que uno piense que está preparado, cuando se llega delante del Papa se pierde la voz y todo lo preparado se borra".

"Su mirada es muy serena y certera. Uno se desarma y no sabe qué decirle, le mira a los ojos y espera a que el Papa diga algo. A mí me preguntó quién era, si era religioso o diocesano. Me agradeció el trabajo y el servicio y dijo que continuase haciéndolo", recordó.

Información adicional

  • Fuente Fuente: Aci

La escena más publicitada del Papa Francisco en su reciente viaje a Bolivia del 9 al 11 de julio de 2015 ha sido la entrega que recibió de manos del Presidente Evo Morales de una talla en madera de Cristo crucificado clavado sobre un martillo encima de una hoz, símbolo del comunismo marxista. Se trata de una copia del original realizado por el P. Luis Espinal, jesuita español, que vivió gran parte de su vida en Bolivia, trabajando como comunicador social, experto en cinematografía y valiente profeta en la denuncia de injusticias. Fue secuestrado, llevado en un jeep a un matadero y allí cruelmente torturados durante cuatro horas y finalmente asesinado con 14 balazos en la noche del 22 de marzo de 1980.

Al recibir la talla el Papa quedó confuso sin saber cómo reaccionar ya que no sabía que le iban a dar ese regalo. Luego le entregaron también la condecoración del Cóndor de los Andes y otra titulada "Luis Espinal" con un grabado de la talla arriba mencionada. Ya en Santa Cruz, al término de su estadía en Bolivia, al celebrar la misa en la Capilla del Cardenal, Julio Terrazas, el Papa anunció su entrega de ambas condecoraciones a la Virgen de Copacabana, declarada Reina de Bolivia en 1925, con esas palabras:

"Recibe como obsequio del corazón de Bolivia y de mi afecto filial los símbolos del cariño y de la cercanía que –en nombre del Pueblo boliviano – me ha entregado con afecto cordial y generoso el Señor Presidente Evo Morales Ayma, en ocasión de este Viaje Apostólico, que he confiado a tu solicita intercesión. Te ruego que estos reconocimientos, que dejo aquí en Bolivia a tus pies, y que recuerdan la nobleza del vuelo del Cóndor en los cielos de los Andes y el conmemorado sacrificio del Padre Luis Espinal, S.I. sean emblemas del amor perenne y de la perseverante gratitud del Pueblo boliviano a tu solícita y fuerte ternura. En este momento pongo en tu corazón mis oraciones por todas las peticiones de tus hijos, que he recibido en estos días, tantas. Madre, te suplico que les escuches; Concede a ellos tu aliento y tu protección, y manifiesta a toda Bolivia tu ternura de mujer y Madre de Dios, que vive y reina por los siglos de los siglos. Amén".

Ya en un anterior artículo hicimos un comentario de este tallado con el Cristo crucificado. Queremos ahora profundizar en el significado del mismo. El P. Luis Espinal dedicaba parte de su tiempo a tallar en madera diversas figuras. Creemos que este tallado expresa el sueño utopista de Espinal de impulsar la colaboración entre el marxismo y el cristianismo para abolir las desigualdades sociales reinantes en Bolivia y promover la justicia social. En su libro "Oraciones a quemarropa" se encuentra un escrito titulado: "Comunismo" donde expresa esa vivencia profunda que él sentía:

"Señor, nos da miedo este mundo que avanza hacia el comunismo. La mancha roja se extiende con el apoyo de muchos. Hoy, aquí, la religión de la materia es más fuerte que tu Religión, es más viva, más proselitista. Tal vez, sea mejor así, que el comunismo crezca y de un zarpazo saque de su letargo a tu Iglesia milenaria. Ante un peligro tan agudo, ¿qué significa esta iglesia de boato y de rutina? Tal vez, tus pobres hallan en el comunismo aquello que Tú predicaste: el hambre y la sed de justicia (Mt 5,6). Tal vez, nosotros los hacemos ateos al mostrarles un Dios que de verdad no existe; tal vez, tienen razón al hablar de "opio del pueblo" porque hemos desencarnado nuestra fe... Tal vez, hará falta atravesar el Mar Rojo para entrar en la Tierra Prometida. Tal vez, Tú, Señor, estás con ellos".

Con ello Espinal muestra su propuesta de solución de la situación de injusticia en la que vivía Bolivia vendría a través de la revolución comunista a la que invitaba a unirse a los cristianos. Él mismo fundó y dirigió el Semanario Aquí, donde colaboraban varios comunistas. Recordemos que en Chile en 1971 un grupo de 80 sacerdotes promovió el movimiento "Cristianos por el socialismo" que se extendió a otros países latinoamericanos.

El mismo Gustavo Gutiérrez, considerado el padre de la teología de la liberación, pronunció ese mismo año en Santiago de Chile una conferencia "Marxismo y cristianismo" en la que ponía las bases teológicas para una colaboración entre marxistas y cristianos a nivel de la praxis común política. Sin embargo hay que reconocer que la argumentación para unir a cristianos y marxistas no tenía un fundamento sólido y más bien se notaba una urgencia para apoyar el programa socialista que había llevado a Salvador Allende a ser elegido como Presidente de Chile en 1970.

Hay que indicar que en esa época la Iglesia todavía no se había pronunciado explícitamente sobre esa posible colaboración en América Latina. Fue el P. Pedro Arrupe, Superior General de los jesuitas, quien en 1981 publicó la "Carta sobre Cristianismo y análisis político". Después de afirmar la distinción entre el materialismo histórico en el ámbito económico, y el materialismo dialéctico en el filosófico, indica que "aunque el análisis marxista no incluye directamente la adhesión a la filosofía marxista, sin embargo, implica de hecho un concepto de la historia humana que no concuerda con la visión cristiana del hombre y de la sociedad". Por eso concluye: "la adopción no sólo de algunos elementos o de algunos enfoques metodológicos, sino del análisis marxista en su conjunto, no es aceptable para nosotros".

Hoy, 35 años después del brutal asesinato de Espinal, admiramos su valiente actitud de dar la vida por el ideal de la justicia social. Pero, sin embargo, su propuesta de colaboración entre cristianos y marxistas, no deja de ser un utopismo que no ha prosperado. De hecho el comunismo no sólo ha llevado a la muerte a millones de personas, entre ellas muchos cristianos, sino que además ha mostrado ser económicamente ineficiente, tal como se ha mostrado en Europa con la caída primero del comunismo polaco y posteriormente del muro de Berlín.

La doctrina social de la Iglesia invita a todas las personas a participar en la vida política promoviendo sistemas que respeten los derechos humanos y la libertad legítima de todos los individuos y de los grupos sociales, promoviendo la justicia social y el bien común. Por eso la Iglesia en su enseñanza social promueve la opción preferencial por los pobres y excluye tanto el capitalismo ultraliberal como el socialismo comunista dictatorial.

Información adicional

  • Atención Atención: Las opiniones de este sector son de la total responsabilidad de sus autores, Infodecom no se identifica necesariamente con las opiniones vertidas en esta sección
  • Autor Autor: P. Miguel Mazanera

El Señor nos pide que aprendamos de Él y tratemos de contagiarnos de su misericordia, sepan perdonar al que les ha ofendido, y que Dios nos contagie para vivir como hermanos y formar una sociedad de verdaderos hijos e hijas de Dios, es el llamado de Mons. Edmundo Abastoflor, Arzobispo de La Paz en este domingo.

La palabra del Señor nos está mostrando como es la actitud de Jesús y como debe ser la actitud de los pastores, Jesús, ve a la muchedumbre y se compadece de ella porque eran como ovejas sin pastor y les enseña la compasión y misericordia de Jesús, pues el amor de Dios es más grande de lo que nos podemos imaginar, y la misericordia de Dios no tiene limites, dijo Mons. Edmundo.

Recuerda que Dios nunca nos hará faltar su amor y misericordia, y ese es el mayor consuelo que podemos tener en nuestras vidas. Asimismo recordó la visita del Papa Francisco, "hace pocos días ha pasado por aquí el Papa, muchos dicen como un rayo, si paso rápido, pero por lo menos lo hemos visto, ha venido, ha estado en la catedral, había que verlo, he tenido la gracia de Dios de estar a su lado, hay que ver el amor que él tiene para toda la gente, cansado, viejito, sin embargo, ha querido venir a la ciudad de La Paz, con que animo ha saludado a todos, solo dos veces se sentó en el papamóvil, después ha estado de pie, dando la bendición de Dios, él sabía que lo estábamos esperando, que ejemplo que nos da el Papa de compasión, misericordia y cercanía a la gente", destacó el prelado de la visita de Francisco por Bolivia.

De igual modo recordó las palabras del Santo Padre cuando en el encuentro con los religiosos el Papa les dijo que no sean capataces: "la actitud de los pastores tiene que ser siempre de compasión, cercanía y preocupación, no podemos ser como capataces, que ordenan y gritan, no seriamos buenos pastores, la palabra de Dios es también para nosotros, si hay defectos en la comunidad díganlo...hay que corregir y mejorar", "Hay de los pastores que pierden y dispersan el rebaño", así habla el Señor contra los pastores que tratan mal al pueblo, expresó Mons. Edmundo.

Información adicional

  • Fuente Fuente: Bolivia Misionera

Han pasado dos semanas desde que, en Bolivia, hemos tenido la oportunidad de vivir y disfrutar de la presencia de nuestro Papa Francisco.

Han sido días inolvidables, en que su cercanía física y sus sentimientos, expresados a través de sus discursos y gestos, han conmovido nuestros corazones. Y es por ese motivo que es importante detenernos y reflexionar en sus palabras.

En primer lugar, como Vicario de Vida Consagrada, me parece importante rescatar algunos aspectos del mensaje que nos dirigió en el Coliseo Don Bosco.

Nuestro Papa Francisco insiste muchísimo en que tengamos los ojos y los oídos abiertos, que estemos atentos al sufrimiento de los pobres, los marginados, que no pasemos de largo...

Muchas veces, el trabajo y la misión en que estamos inmersos nos absorben tanto, que nos impiden ver o escuchar lo que sucede a nuestro alrededor. No se trata de actuar por mala voluntad, simplemente es que nos dedicamos a nuestra labor y no nos percatamos de lo que sucede en nuestro entorno.

En este sentido, les animo a que, por 'higiene espiritual', nos aboquemos a detectar situaciones de sufrimiento a nuestro derredor, pero no sólo a nivel de conocimiento, sino de experiencia, de contacto directo, para sentir en la piel y el corazón el sufrimiento del pobre.

Esto es necesario, el verdadero encuentro, el dejar que, como al Señor, se nos conmuevan las entrañas. Sobre esto el Papa nos recordó las palabras de Juan: "¿Cómo puede amar a Dios, a quien no ve, el que no ama a su hermano, a quien ve? (1 Jn 4, 20b)". Amar implica compromiso, cercanía, involucrarse, 'ser prójimo' como el Buen Samaritano.

Que el Espíritu del Señor nos ilumine para que la ilusión y alegría que nos trasmitió el Papa durante su visita sean un estímulo que nos ayude a vivir nuestra consagración con una mayor entrega y apertura a las necesidades de los demás.
Con afecto,
Mons. Tito

Información adicional

  • Atención Atención: Las opiniones de este sector son de la total responsabilidad de sus autores, Infodecom no se identifica necesariamente con las opiniones vertidas en esta sección
  • Autor Autor: Mons. Tito Solari

Hermano Presidente,
Hermanas y hermanos:

Me alegro de este encuentro con ustedes, autoridades políticas y civiles de Bolivia, miembros del Cuerpo diplomático y personas relevantes del mundo de la cultura y del voluntariado. Agradezco a mi hermano Edmundo Abastoflor, Arzobispo de esta Iglesia de la Paz, su amable bienvenida. Les ruego que me permitan cooperar, alentando con algunas palabras, la tarea que cada uno de ustedes ya realiza. Y les agradezco la cooperación que ustedes con su testimonio de calurosa acogida me dan a mí para que yo pueda seguir adelante. Muchas gracias.

Cada uno a su manera, todos los aquí presentes compartimos la vocación de trabajar por el bien común. Ya hace 50 años, el Concilio Vaticano II definía el bien común como «el conjunto de condiciones de la vida social que hacen posible a los grupos y a cada uno de sus miembros conseguir más plena y fácilmente de la propia perfección»; gracias a ustedes por aspirar –desde su rol y misión– para que las personas y la sociedad se desarrollen, alcancen su perfección.

Estoy seguro de sus búsquedas de lo bello, lo verdadero, lo bueno en este afán por el bien común. Que este esfuerzo ayude siempre a crecer en un mayor respeto a la persona humana en cuanto tal, con derechos básicos e inalienables ordenados a su desarrollo integral, a la paz social, es decir, la estabilidad y seguridad de un cierto orden, que no se produce sin una atención particular a la justicia distributiva. (cf. Laudato si' 157). Que la riqueza se distribuya, dicho sencillamente.

En el trayecto hacia la catedral desde el aeropuerto, he podido admirarme de las cumbres del Huayna Potosí y del Illimani, de ese «cerro joven» y de aquel que indica «el lugar por donde sale el sol».

También he visto cómo de manera artesanal muchas casas y barrios se confundían con las laderas y me he maravillado de algunas obras, de su arquitectura. El ambiente natural y el ambiente social, político y económico están íntimamente relacionados.

Nos urge poner las bases de una ecología integral, es problema de salud. Una ecología integral que incorpore claramente todas las dimensiones humanas en la resolución de las graves cuestiones socioambientales de nuestros días, sino los glaciares de esos mismos montes seguirán retrocediendo y la lógica de la recepción, la conciencia del mundo que queremos dejar a los que nos sucedan, su orientación general, su sentido, sus valores también se derretirán como esos hielos (cf. Laudato si' 159-160). De esto hay que tomar conciencia. Ecología integral y me arriesgo, supone ecología de la madre tierra, cuidar la madre tierra, Ecología humana, cuidarnos entre nosotros y ecología social. Forzada la palabra.

Como todo está relacionado, nos necesitamos unos a otros. Si la política se deja dominar por la especulación financiera o la economía se rige únicamente por el paradigma tecnocrático y utilitarista de la máxima producción, no podrán ni siquiera comprender, y menos aún resolver, los grandes problemas que afectan a la humanidad.

Es necesaria también la cultura, de la que forma parte no solo el desarrollo de la capacidad intelectual del ser humano en las ciencias y de la capacidad de generar belleza en las artes, sino también las tradiciones populares locales, eso también es cultura, con su particular sensibilidad al medio de donde han surgido y al que dan sentido y del medio del que han salido. Se requiere de igual forma una educación ética y moral, que cultive actitudes de solidaridad y corresponsabilidad entre las personas. Debemos reconocer el papel específico de las religiones en el desarrollo de la cultura y los beneficios que puedan aportar a la sociedad. Los cristianos, en particular, como discípulos de la Buena Noticia, somos portadores de un mensaje de salvación que tiene en sí mismo la capacidad de ennoblecer a las personas, de inspirar grandes ideales capaces de impulsar líneas de acción que vayan más allá del interés individual, posibilitando la capacidad de renuncia en favor de los demás, la sobriedad y las demás virtudes que nos contienen y nos unen. Esas virtudes que vuestra cultura tan sencillamente se expresan esos tres mandamientos, "no mentir", "no robar", "no ser flojo", pero debemos estar alertas pues muy fácilmente nos habituamos al ambiente de inequidad que nos rodea, que nos volvemos insensibles a
sus manifestaciones. Y así confundimos sin darnos cuenta el «bien común» con el «bien- estar», Y de ahí se va resbalando de a poquito de a poquito y el ideal del bien común cómo que se va perdiendo y termina en el bienestar sobre todo cuando somos nosotros los que los disfrutamos y no los otros. El bienestar que se refiere solo a la abundancia material tiende a ser egoísta, tiende a defender los intereses de parte, a no pensar en los demás, y a dejarse llevar por la tentación del consumismo. Así entendido, el bienestar, en vez de ayudar, incuba posibles conflictos y disgregación social; instalado como la perspectiva dominante, genera el mal de la corrupción que cuánto desalienta y tanto mal hace. El bien común, en cambio, es algo más que la suma de intereses individuales; es un pasar de lo que «es mejor para mí» a lo que «es mejor para todos», e incluye todo aquello que da cohesión a un pueblo: metas comunes, valores compartidos, ideales que ayudan a levantar la mirada, más allá de los horizontes particulares.

Los diferentes agentes sociales tienen la responsabilidad de contribuir a la construcción de la unidad y el desarrollo de la sociedad. La libertad siempre es el mejor ámbito para que los pensadores, las asociaciones ciudadanas, los medios de comunicación desarrollen su función, con pasión y creatividad, al servicio del bien común. También los cristianos, llamados a ser fermento en el pueblo, aportan su propio mensaje a la sociedad. La luz del Evangelio de Cristo no es propiedad de la Iglesia; ella es su servidora, la Iglesia debe servir al Evangelio de Cristo para que llegue hasta los extremos del mundo. La fe es una luz que no encandila, las ideologías encandilan, la fe no encandila, la fe es una luz que no obnubila, sino que alumbra y guía con respeto la conciencia y la historia de cada persona y de cada convivencia humana. Respeto. El cristianismo ha tenido un papel importante en la formación de la identidad del pueblo boliviano. La libertad religiosa – como es acuñada habitualmente esa expresión en el fuero civil– es quien también nos recuerda que la fe no puede reducirse al ámbito puramente subjetivo. No es una subcultura. Será nuestro desafío alentar y favorecer que germinen la espiritualidad y el compromiso de la fe, el compromiso cristiano en obras sociales. En extender el bien común a través de las obras sociales.
Entre los diversos actores sociales, quisiera destacar la familia, amenazada en todas partes por tantos factores la violencia doméstica, el alcoholismo, el machismo, la drogadicción, la falta de trabajo, la inseguridad ciudadana, el abandono de los ancianos, los niños de la
calle y recibiendo pseudo-soluciones desde perspectivas que no son saludables a la familia sino que provienen claramente de colonizaciones ideológicas. Son tantos los problemas sociales que resuelve la familia, que lo resuelve en silencio, son tantos que no promover la familia es dejar desamparados a los más desprotegidos.

Una nación que busca el bien común no se puede cerrar en sí misma; las redes de relaciones afianzan a las sociedades. El problema de la inmigración en nuestros días nos lo demuestra. El desarrollo de la diplomacia con los países del entorno, que evite los conflictos entre pueblos hermanos y contribuya al diálogo franco y abierto de los problemas, hoy es indispensable. Estoy pensando acá en el mar. Diálogo, es indispensable. Construir puentes en vez de levantar muros. Construir puentes en vez de levantar muros. Todos los temas, por más espinosos que sean, tienen soluciones compartidas, tienen soluciones razonables, equitativas y duraderas. Y, en todo caso, nunca han de ser motivo de agresividad, rencor o enemistad que agravan más la situación y hacen más difícil su resolución.

Bolivia transita un momento histórico: la política, el mundo de la cultura, las religiones son parte de este hermoso desafío de la unidad. En esta tierra donde la explotación, la avaricia y múltiples egoísmos y perspectivas sectarias han dado sombra a su historia, hoy puede ser el tiempo de la integración. Y hay que caminar en ese camino. Hoy Bolivia puede «crear, es capaz de crear con su riqueza nuevas síntesis culturales». ¡Qué hermosos son los países que superan la desconfianza enfermiza e integran a los diferentes, y que hacen de esa integración un nuevo factor de desarrollo! ¡Qué lindos cuando están llenos de espacios que conectan, relacionan, favorecen el reconocimiento del otro! (cf. Evangelii Gaudium 210). Bolivia, en la integración y en su búsqueda de la unidad, está llamada a ser «esa multiforme armonía que atrae» (Evangelii Gaudium 117). Y que atrae en el camino hacia la consolidación de la Patria grande.

Muchas gracias por su atención. Pido al Señor que Bolivia, «esta tierra inocente y hermosa» siga progresando cada vez más para que sea esa «patria feliz donde el hombre vive el bien de la dicha y la paz». Que la Virgen santa los cuide y el Señor los bendiga abundantemente. Y por favor, por favor les pido, que no se olviden de rezar por mí.

Información adicional

  • Fuente Fuente: Infodecom