Viernes, 19 Enero 2018

logo de la TAPA 6

10   Banner    Anunciate Aqui

En La Razón, el lunes 24 de julio 2017, se publicó un amplio reportaje de la UMSA, basado en el censo 2012, sobre jóvenes entre 15 y 29 años emigrados al exterior. De un total de 49.018 emigrantes en ese sector de población un 36,5% provenía del departamento de La Paz y constituían el 61,6 % de los inmigrados a ese país (Argentina) en ese sector etáreo, mayormente desde la megápolis de La Paz, El Alto y Viacha, para ir a la megápolis de Buenos Aires (Argentina); y otro 30,5% iba a la megápolis brasileira de Sao Paulo, constituyendo el 54,8% de los inmigrados al Brasil en este sector etáreo. Con esos datos del censo 2012 el departamento de Cochabamba ,que antes era el paladín de la emigración al exterior, ha quedado relegado en este grupo etáreo a un distante segundo lugar (con un 23,2%), muy cerca de Santa Cruz (22,7%). Muchos de ellos se dedican sobre todo a la costura, en talleres relativamente precarios y sin mucha protección laboral, sobre todo en el primer año.

La causa fundamental de esa migración cabalmente en este sector etáreo es sin duda la escasez de pegas estables y satisfactorias dentro del país, precisamente en el tramo que busca trabajo por primera vez. Ese dato es ante todo una llamada de atención a nuestras autoridades. Es parte de lo que desde años atrás se llamaba la fuga de cerebros, en este caso nuevos y fresquitos. Por no hablar del caso más dramático de la fuga de cerebros ya bien formados en alguna universidad del exterior, problema en que aquí no vamos a entrar.

Hay otro asunto clave que desearía enfatizar en ese contexto tanto latinoamericano como mundial: ya debemos ser capaces de combinar la denuncia a las infracciones de la justicia con las propuestas creativas hacia la paz y la reconciliación, o lo que algunos llaman la justicia transicional. Concluyo con una idea central del jesuita peruano Miguel Cruzado en su reciente artículo: Agentes de reconciliación en un mundo fracturado:

"Las obras y proyectos se institucionalizan y profesionalizan de modo que pierden flexibilidad para responder a un discernimiento siempre renovado de la misión. La gestión institucional nos hace olvidar que las obras no son la misión, sino que están al servicio de ella.(...) Referirnos a la perspectiva de la reconciliación en la misión significa atender tanto al modo en que ella orienta trabajos y ministerios.. como a la vida, el discernimiento y el modo de proceder (...)

"Las teologías de la reconciliación, en algunas partes de la Iglesia, se han presentado como alternativa a las teologías de la liberación y su énfasis en la justicia. El lenguaje de la reconciliación se ha vinculado más frecuentemente a relaciones interpersonales y reflexiones religiosas, mientras que el de la justicia es más social y con líneas de reflexión desde las diversas ciencias humanas y sociales, de modo que la misión de reconciliación podía ser comprendida como un retroceso en la dimensión macro social de la misión y en el recurso a las ciencias humanas y sociales para la reflexión de la misión... La reconciliación no es una versión edulcorada de la justicia, ni la nueva síntesis de fe y justicia, sino el énfasis de una perspectiva de la justicia para este periodo histórico de exacerbación de violencias y conflictos, que se vive siempre en el servicio de la fe y como exigencia absoluta de ella.... El énfasis en el vínculo entre reconciliación y justicia es una llamada a mirar y atender las desgarradoras situaciones de conflicto que se viven en diversas partes del mundo, que afectan especialmente y como siempre, a los más pobres y vulnerables... Responde a un contexto histórico marcado por los conflictos y la violencia, que estuvo ya presente [en el pasado reciente] pero que no ha dejado de crecer desde entonces"... Volveré a ese tema en otra columna.

 

Información adicional

  • Atención Las opiniones de este sector son de la total responsabilidad de sus autores, Infodecom no se identifica necesariamente con las opiniones vertidas en esta sección
  • Autor Xavier Albó

El lunes 21 de octubre en la Sede de las Naciones Unidas en Nueva York, se llevó a cabo un evento titulado "Jóvenes y Migración", en el que se escuchó la voz y las propuestas salesianas sobre el tema.

El lunes 21 de octubre en la Sede de las Naciones Unidas en Nueva York, se llevó a cabo un evento titulado "Jóvenes y Migración", en el que se escuchó la voz y las propuestas salesianas sobre el tema. También estuvo presente el Card. Oscar Andrés Rodríguez Maradiaga, SDB.

Tras dar la bienvenida a los participantes, el Presidente del Consejo Económico y Social de las Naciones Unidas (ECOSOC), Néstor Osorio, presentó el tema de la migración y la importancia de tener colaboradores en la sociedad civil, como los salesianos. A continuación, el padre Thomas Brennan, SDB, Consejero de ECOSOC, dio las gracias al Excmo. Osorio e instó a los participantes no solo a debatir sobre la migración, sino a abordar abiertamente los problemas que esta conlleva.

Presentes para la ocasión, Mons. Francis Assisi Chullikatt, Observador Permanente de la Santa Sede en las Naciones Unidas y la honorable Mary E. Flores, Representante Permanente de Honduras, país que ha patrocinado el evento, junto con Colombia y los Salesianos.

Don Juan Carlos Quirarte, SDB, Director de la Asociación Desarrollo Juvenil del Norte en Ciudad Juárez, México, luego habló de la realidad de los jóvenes que viven en la frontera entre México y los EE.UU., y presentó algunas de las iniciativas desarrolladas por los salesianos, presentes en seis ciudades fronterizas.

El discurso central estaba encargado al cardenal Rodríguez Maradiaga, SDB, arzobispo de Tegucigalpa, presidente de Caritas Internationalis y del Consejo de Cardenales. Después de reconocer el importante trabajo realizado por las Naciones Unidas sobre el tema de la migración, el cardenal citó al Rector Mayor de los Salesianos, afirmando la necesidad de ver a los inmigrantes "no tanto como un problema, sino como un recurso, y no solo desde la perspectiva económica, sino como un recurso humano".

El cardenal Rodríguez Maradiaga explicó que la respuesta de Don Bosco a los jóvenes inmigrantes es la misma que los salesianos ofrecen todavía hoy:

  1. un lugar seguro para vivir, proporcionando refugio, alimentación y un clima familiar;
  2. formación en competencias para preparar el mundo del trabajo y para mantenerlos alejados de la delincuencia;
  3. oportunidades para el tiempo libre y el desarrollo de habilidades artísticas;
  4. la formación religiosa/espiritual.

"Hacemos un llamado a ellos para ofrecerles un hogar, una escuela, una parroquia y un lugar donde los jóvenes puedan encontrarse y compartir sus vidas como amigos", sintetizó, subrayando la importancia de esta multidimensionalidad.

El Cardenal elogió la presencia en la sala de los jóvenes, animándoles a trabajar en sus comunidades para cambiar las mentes y los corazones de las personas y a acoger a los migrantes en su medio.

El evento es visible en Internet a través de un webcast.

 

Información adicional

  • Fuente ANS