Jueves, 14 Diciembre 2017

logo de la TAPA 6

10   Banner    Anunciate Aqui

Bolivia. Los obispos del país emitieron un comunicado ante la Sentencia del Tribunal Constitucional Plurinacional que desconoce dos referendos, uno, el que aprobó la Constitución en el año 2009 y dos, el que rechazó la apertura de la Constitución para optar a la reelección en el año 2016. Denuncian que la Sentencia malinterpreta el artículo 23 de la Convención Interamericana de Derechos Humanos, que busca en cambio “proteger a los ciudadanos de la perpetuación en el poder de los gobernantes”.  

Con esta sentencia,  - expresan - que autoriza la reelección indefinida del Presidente y del Vicepresidente del Estado Plurinacional y otras autoridades, se entra en una época en la que los gobernantes, aprovechándose del poder judicial, interpretan según sus intereses las leyes y la Constitución Política del Estado, rompiéndose así los principios básicos de la democracia, lo que abre el camino al totalitarismo y al dominio del más fuerte, con el consiguiente menoscabo de la libertad del pueblo.

“Jesús los reunió y les dijo: Saben que los jefes de las naciones las someten y que los grandes las oprimen. No será así entre ustedes”. Mt 20,25-26C

Por todo ello los prelados exhortan a las autoridades judiciales elegidas a devolver la credibilidad en la justicia y trabajar en una renovación del orden judicial, que es “parte esencial de una sociedad justa”, recordando asimismo que "el pueblo boliviano ha sufrido y sigue sufriendo las consecuencias de un sistema judicial, en su mayor parte, preso de la corrupción, falto de valores éticos y sujeto a la manipulación de los gobiernos de turno”.

“Como Iglesia, - manifiestan también los prelados - hacemos votos para que nuestras autoridades nacionales escuchen la voz del pueblo, antes de descalificarla por intereses políticos”, y recurren en este tiempo de Adviento a la Madre Santísima, “para que acompañe y proteja el país de todo enfrentamiento y para que triunfen el entendimiento, el diálogo y la paz”.

Información adicional

  • Fuente Radio Vaticana

El tiempo de Adviento ha sido el elegido por los Obispos de Bolivia para invitar a toda la población a vivir y celebrar la Semana de la Familia bajo el lema: “La alegría del amor de Dios, se vive en familia”. En ese sentido, Monseñor Sergio durante su homilía de este segundo domingo de Adviento desde la Catedral Metropolitana de Santa Cruz, inauguró esta semana que va del 10 al 17 de diciembre, invitando a testimoniar con alegría el don inestimable de la familia en la Iglesia y la sociedad.

Al referirse al lema de la semana de la Familia dijo que son “Palabras hermosas y al mismo tiempo desafío para los católicos de testimoniar el valor y la belleza de la familia creyente, construida sobre los cimientos sólidos del sacramento del matrimonio, del amor indisoluble entre un hombre y una mujer que se entregan mutuamente, abriéndose a la vida”.

“Estos días, en los que nos preparamos a contemplar a la Sagrada Familia de Jesús, José y María, son propicios para testimoniar con alegría el don inestimable de la familia en la Iglesia y la sociedad y expresar con las palabras del salmo nuestra gratitud al Señor, que en su gran amor y misericordia nos: “promete la paz, la paz para su pueblo y sus amigos”, paz para nuestras familias y para toda madre que lucha, cuida y protege a la vida” señaló el Prelado Cruceño.

Aquí compartimos una de las primeras iniciativas de esta semana de la Familia en Santa Cruz, se trata de la parroquia María Reina de las Américas donde los grupos juveniles y la confirmación realizaron una divertida “Feria De La Familia”.

Información adicional

  • Fuente Campanas - Iglesia Santa Cruz

El Padre Pepe Cervantes, conocido sacerdote misionero en nuestra Arquidiócesis de Santa Cruz, se encuentra durante estos días en España promocionando el centro Oikía que dirige en el plan tres mil de nuestra ciudad. Aquí la nota que aparece publicada en el diario www.laverdad.es  dando cuenta de esta maravillosa obra social y evangelizadora.

El proyecto Oikía ofrece educación y cobijo a los niños de la calle en Bolivia

Más de mil menores de los barrios del Plan Tres mil en Santa Cruz de la Sierra-Bolivia, son niños de la calle, y muchos más están en riesgo de serlo, en una zona en la que la violencia es su realidad diaria. El sacerdote murciano José Cervantes Gabarrón trabaja desde hace más de una década en el proyecto Oikía, un centro creado por la Asociación ‘Ayuda a los Niños de Bolivia’, en este barrio boliviano para atender a los niños marginados y abandonados, que viven en la calle.

‘Oikía’, una palabra griega que significa hogar, es una casa de acogida y, además, una institución educativa inspirada en la dignidad de la persona, el respeto y amor a la vida, la libertad del ser humano, la justicia social y la solidaridad con los más pobres. Por eso, la Fundación Cajamurcia colabora desde hace años con este proyecto social y educativo que pretende ofrecer una alternativa a estos niños y jóvenes.

Oikía dispone de tres centros (diurno, nocturno y la escuela taller de carpintería), que ofrecen una opción a los chicos que viven en la calle. En el centro nocturno cenan, duermen y desayunan. Mientras que el diurno es un centro cultural y un espacio escolar donde aprenden a leer y escribir e, incluso, pueden llegar a finalizar la Educación Primaria. En la escuela taller de carpintería, adquieren una formación profesional. En este centro se construyen juguetes educativos y luego se comercializan para poder autofinanciar el taller.

El grupo de jóvenes atendidos en la casa ha demostrado una cierta estabilidad en estos últimos años, lo que permite reforzar sus procesos educativos. Además, el programa de la escuela taller de carpintería se ha completado este año con clases de teoría matemática aplicada, que ofrecen a los jóvenes participantes un apoyo teórico dos días a la semana para consolidar sus conocimientos básicos de geometría, lógica, conversiones de longitudes…

Quienes deseen colaborar con esta asociación pueden hacerlo a través de la cuenta Cajamurcia-BMN: 0487 0278 66 9000517121 a beneficio de la Asociación Ayuda a los Niños de Bolivia.

Información adicional

  • Fuente www.laverdad.es

“Partí para la Misión Kami en las Montañas de Bolivia el 2 de enero de 1985 para ayudar y ofrecer mi apoyo en esta remota y complicada zona debido a la altitud (4.000 metros sobre el nivel del mar)”, explica a la Agencia Fides el padre Serafino Chiesa, SDB, Salesiano de Don Bosco. “No estaba preparado para marcharme como misionero, pero acepté la propuesta de mis superiores de abrir una pequeña ventana al mundo, una misión entre los pobres. En mi vida siempre me he orientado hacia la ayuda a los jóvenes en riesgo, he invertido mucho en los jóvenes, y ahora, en Kami, estoy cosechando los frutos porque hemos dado pasos gigantescos en el ámbito de la educación y la solidaridad, y los mismos jóvenes están involucrados en la mejora de su futuro. A veces las dificultades que hay que superar para alcanzar los objetivos son muchos, pero esto no detiene nuestro trabajo”, continúa el misionero.


La Misión Salesiana de Kami abarca una superficie muy grande, de unos 910 km2, en el departamento de Cochabamba, Bolivia. En Kami, y en los cientos de comunidades campesinas que lo rodean, viven unas 20.000 personas que pertenecen a las etnias Quechua, descendientes de los antiguos Incas, y Aymara, de origen pre-incas. La población se divide en dos grupos distintos: los mineros y los campesinos. Los primeros se trasladaron a Kami desde el campo para trabajar en la extracción de tungsteno y estaño. Los campesinos que viven en comunidades pequeñas, pobres y aisladas, extendidas por un vasto territorio, cultivan papas, cebada, avena y legumbres, con sistemas primitivos y crían ovejas y llamas. A diferencia de los mineros, que ahora han absorbido aspectos de la cultura occidental, los campesinos están más estrechamente vinculados a las tradiciones andinas y aún conservan una fuerte identidad cultural.

En esta difícil realidad, en 1977, llegó un pequeño grupo de misioneros salesianos que, junto con la población local, en el transcurso de 40 años, con la ayuda de muchos voluntarios, iniciaron y consolidaron varios proyectos. El objetivo de los proyectos no es sólo mejorar las condiciones de vida de la población local, sino sobre todo permitirles continuar su propio desarrollo de manera autónoma.
“Desde el principio nos hemos centrado en la salud y la educación - continúa el padre Serafino -, dos dimensiones fundamentales para el desarrollo y, habiendo conseguido organizar mejor la atención sanitaria con la ayuda de una ONG italiana llamada COOPI, hemos fortalecido las escuelas de la zona, de modo que el alto porcentaje de abandono escolar ha disminuido y por lo tanto la lucha contra el analfabetismo nos ha dado una población más preparada para seguir avanzando hacia un futuro algo menos oscuro. A día de hoy, el tema educativo ha dado un gran avance porque hemos preparado laboratorios y personal para la educación técnica para responder a la necesidad de preparar técnicos capaces de actuar con mayor profesionalidad”.


“Para avanzar en el tema del desarrollo sostenible desde hace casi 18 años estamos trabajando en un proyecto hidroeléctrico que con la venta de la corriente generada por las turbinas hidroeléctricas puede financiar las múltiples actividades de desarrollo de la misión. Hasta la fecha, con la ayuda de muchos voluntarios italianos, la mayoría jubilados, hemos podido poner en funcionamiento 2 megawatt y estamos trabajando en un nuevo salto hidroeléctrico, que nos llevaría a generar otros 4 megawatt que serían nuestra esperanza de autonomía y también la recuperación de la dignidad , ya que los trabajadores están orgullosos de sacar adelante estos trabajos de construcción y gestión”.

Información adicional

  • Fuente Agencia Fides

Los actos de entronización que se realizarán el viernes 22 de septiembre a las 11:30, estarán presididos por Giuseppe Bertello gobernador del Vaticano, con la presencia del pleno de la conferencia episcopal de Bolivia y el cuerpo diplomático acreditado ante la Santa Sede.

La gestión realizada para esta histórica presencia de la advocación mariana venerada en Bolivia, fue realizada por la embajada ante la Santa Sede. Julio Cesar Caballero jefe de esta misión diplomática boliviana, expresó su satisfacción por la profunda significación espiritual que tiene la “mamita de Copacabana” para su país, que la venera con diversas expresiones de fe, que demuestran la riqueza cultural de sincretismo religioso.

La imagen de la virgen de Copacabana es una hermosa obra de arte sacro que estará en los jardines vaticanos, primorosamente elaborada en la antigua técnica del mosaico italiano, enmarcada en mármol con detalles que evocan a su santuario en la población de Copacabana-Bolivia a las orillas del lago Titicaca, el más alto del mundo.

Su historia se remonta a los tiempos de la colonia española cuando en territorios del Alto Perú, los monjes dominicos encargaron el tallado en madera de la virgen de la Candelaria. Fue así que Francisco Tito Yupanqui, el indígena aimara que luego sería reconocido como siervo de Dios en proceso de beatificación, talló en madera la imagen de la Virgen María, con rostro moreno y ornamentos que realzan su origen.

Esta imagen con la advocación mariana fue nombrada como Virgen de Copacabana cuyo altar se encuentra en el municipio del mismo nombre en el departamento de La Paz. Es una expresión de fe del pueblo boliviano que la reconoce como patrona de Bolivia.

Información adicional

  • Fuente Por: Carmen Delicia Bocángel

En el Vicariato Apostólico Ñuflo de Chávez, ciudad de Santa Cruz, Bolivia, se reunió con un grupo de especialistas para comenzar la traducción del Catecismo de la IglesiaCatólica a la lengua “guaraya”, utilizada actualmente por gran parte de la población del lugar.

El Catecismo en lengua guaraya tiene como fin “ayudar a la evangelización de las comunidades indígenas sobre todo de las más alejadas y donde hay mucha gente que aún no habla castellano”, explicó a ACI Prensa, Marcial Riveros del Área de Evangelización de la Conferencia Episcopal Boliviana (CEB).

Esta iniciativa responde “al llamado del Papa Francisco de salir a las periferias, de salir a las comunidades lejanas para llevar la Buena Noticia”, agregó Riveros.

El trabajo comenzó en julio, tras la convocatoria de Mons. Antonio Raimann, Obispo del Vicariato Apostólico de Ñuflo de Chávez. De esta forma, en la Parroquia Ascensión de Guarayos se encontraron los lingüistas: María Leny Uranungar, Benedicta Armoye, Celso Armoye y Miguel Guayarabey; junto a Marcial Riveros y Jenaro Mercado de la CEB y el P. Walter Neuwirth, precursor de la idea.

El equipo trazó las líneas de trabajo y recogió todo el material existente, siguiendo las orientaciones del Directorio General para la Catequesispara las Iglesias Locales, en la tarea de adaptar, contextualizar e inculturar el mensaje evangélico a las diferentes edades y situaciones.

De esta forma, el material seguirá la estructura del Catecismo de la Iglesia Católica en sus cuatro partes: La fe que profesamos, La celebración de los que celebramos, La vida en Jesucristo y La oración cristiana.

Un sueño de 30 años

La idea de contar con un Catecismo de la Iglesia Católica en lengua Guaraya comenzó con el impulso del P. Walter Neuwirth. El único material que tenían algunas familias guarayas era de 1939, del P. Bertoldo Buhl.

El P. Neuwirth junto a Benedicta Armoye comenzaron en 1987 a seleccionar y trabajar las primeras oraciones. La lingüista terminó la transcripción y la traducción a mano, a inicios de 1990. A esto sumaron ilustraciones para acompañar el material.

Sin embargo, ese mismo año se llevó a cabo la normalización del alfabeto guarayo, por lo que Benedicta comenzó todo el proceso de nuevo terminando tres años más tarde.

Por distintos motivos, el Catecismo no se pudo imprimir y en 2003 se retomó el trabajo con más personas.

En 2011 se hizo entrega del último material digitalizado. Debido a otros motivos, entre ellos la necesidad de la licencia eclesiástica, el catecismo no se pudo imprimir pero, hoy toma un nuevo impulso en pos de la evangelización de los pueblos nativos.

El Vicariato Apostólico Ñuflo de Chávez, se ubica al noreste de Bolivia y tiene una población estimada de 160 mil personas. Viven de la agricultura, ganadería y madera.

Este último recurso ha permitido el desarrollo de la música un legado de la Compañía de Jesús, primeros evangelizadores que llegaron a las tierras, y que hoy permite el desarrollo e interpretación de instrumentos por parte de niños y jóvenes.

Información adicional

  • Fuente ACI PRENSA

El domingo 06 de agosto se inician los festejos de los 40 años de los Franciscanos Conventuales en la Parroquia Nuestra Señora de Las Mercedes de Montero, festejos que concluirán con la solemne Consagración del nuevo Templo para el lunes 30 de octubre a las 10 de la mañana por Mons. Sergio Gualberti – Arzobispo de Santa Cruz de la Sierra.  Del 06 de agosto al 30 de octubre se irá desarrollando distintas actividades y celebraciones que recuerdan este acompañamiento de los Franciscanos Conventuales a la comunidad parroquial encomendada.   El logo de esta Festividad recuerda el origen de la llegada de los Franciscanos (Polonia) a la comunidad de Montero, Santa Cruz y Bolivia. 

 

 

El  celebrante principal fue P. Ronald – responsable de los Franciscanos en Bolivia acompañado por los miembros de la Fraternidad de los Conventuales de Montero: P. Juan – Párroco, P. Carlos Antonio – responsable local de la comunidad, P. Oscar, P. Rodolfo y hno Limber – miembros de la fraternidad local.  Durante la Eucaristía el grupo musical de MILSA – Monaguillos “Nueva Generación” ofreció su música por las cuatro décadas de presencia y al finalizar la S. Misa el Presidente del Consejo acompañado por la Secretaria felicitaron a la comunidad de los Franciscanos Conventuales por estos años de acompañamiento a la comunidad parroquial.  

.
 
 



 



 

Información adicional

  • Fuente Parroquia Las Mercedes

El domingo 30 de julio, ambas pastorales de Alemania y Bolivia firmaron el Convenio de Amistad. En un breve informe Gabriela de la Barra, Colaboradora de la Comisión de Hermandad de la Conferencia Episcopal Boliviana, nos da cuenta de la firma.

 11 Jóvenes de Alemania visitaron Bolivia en un “Viaje de Amistad” el mes de julio, en la oportunidad dedicaron un tiempo para conocer los distintos proyectos que se llevan a cabo en Bolivia con la cooperación de la BDKJ (Federación Juvenil Católica Alemana), también se revisó el Convenio de  Amistad, y el Convenio con la Fundación Chuquisaca Tréveris  y antes de su regreso se realizó una evaluación de la visita bajo la metodología del ver, juzgar y actuar.

Los jóvenes alemanes retornaron a su país el jueves 27 de julio, los mismos manifestaron sentirse satisfechos y agradecidos  ya que “se llevaron experiencias de vida”, según remarcó de la Barra.

La firma del Convenio de Amistad, se realizó el domingo 30 de julio, firmaron Rainer Schulze, Presidente de la BDKJ y Mons. Estanislao Dowlaszewicz, Obispo Auxiliar de Santa Cruz y Obispo Responsable de la Pastoral Juvenil de Bolivia.

Dentro del convenio se acordó regularizar los viajes de amistad cada dos años, por tanto un grupo de Bolivia visitará Alemania el año 2020.

Se incrementó en 15 mil dólares el aporte de la BDKJ a la Pastoral Juvenil de Bolivia para la formación de los jóvenes, encuentros zonales y encuentros nacionales.

También se regularizan las reuniones de la Directiva, y con este motivo la Directiva de Bolivia ira el año 2018 a Alemania con el fin de afianzar los lazos y ver la perspectiva de la Jornada Mundial de la Juventud en Panamá.

Finalmente de la Barra llamó a un acompañamiento y un trabajo continuo de parte de los jóvenes: “Llamarnos a un acompañamiento y a seguir unidos en esta hermandad, que es en oración que se hace vigente y efectiva en trabajo”, expresó.

Información adicional

  • Fuente Campanas - Iglesia Santa Cruz

Un matutino nacional interrogaba hace pocos días, refiriéndose a la carretera que quebraría el núcleo boscoso del TIPNIS ¿Por qué insiste el gobierno en reanimar un proyecto tan costoso, en términos de imagen y prestigio, y tan doloroso e inaceptable para los pueblos del bosque?.

La respuesta no es, como trata de inculcar la pertinaz propaganda, el “progreso” de los departamentos que se vincularían al unir San Ignacio de Moxos y Villa Tunari, por medio de una carretera de unos 400 kilómetros de extensión, que suponen una distancia de 560 Kms entre San Ignacio y la ciudad de Cochabamba, porque el proyecto no cuenta con estudios de factibilidad económica y sociale, ni sobre sus impactos ambientales. San Ignacio se vincula con La Paz por una carretera de 500 Kms, construida hace décadas, pero que no termina de ser asfaltada.

Tampoco se justifica por “presión” de la Iniciativa para la Integración de la Infraestructura Regional Suramericana o los cuales intereses del Brasil, porque el trazado de norte a sur de esta carretera, no es parte de los corredores bioceánicos que ya existen en el país y que tienen dirección este-oeste.
El proyecto para anular la ley 180, arrasando con toda consideración legal, se encubre con una falsa consulta póstuma (no previa), carente de buena fe y fundada en la coerción, la prebenda y el clientelismo.

La explicación según la cual esta carretera que terminaría por liquidar un área boscosa fundamental y favorecería la contaminación de un nudo hidrológico fundamental del país, tendría como motivación central ampliar los cultivos de coca no toma en cuenta que los más grandes y ricos cocaleros, no son favorables a ampliar las más de 23.000 hectáreas de hoy a ¡un millón doscientos mil hectáreas! que es el área del Parque Nacional y Territorio Indígena al que nos referimos.

Lejos de las falsas justificaciones de integración, desarrollo o de las interpretaciones inclinadas a lo conspirativo, es fácil distinguir poderosos impulsos económicos y políticos que empujan a la dirigencia del MAS, a pesar de que percibe los acumulados riesgos políticos y electorales en un período en que carece de los superingresos del pasado y en el que ya conoció la derrota electoral en febrero del año pasado.

La presión de los grandes cocaleros es fundamental, pero no para expandir sus actuales cultivos, porque con los que tienen consiguen vender su coca a un precio constantemente mayor a la coca peruana, sino para diversificar sus ingresos e inversiones: se trata de lucrar con la madera y especies animales del bosque y, por encima de todo, expandir la frontera agrícola y el mercado especulativo tierra, para cultivos de exportación, así como para alquilarla y venderla a soyeros y ganaderos ya instalados. Claro que para esos designios importa poco o nada que, dadas las características de la zona, la ampliación de la frontera agrícola que promete la Agenda 2025 (el programa del MAS para reelegir al actual presidente) signifique la esterilización de esa tierra en pocos años.

El impulso político se halla en entregar el TIPNIS a la “soberanía” colonizadora (como quiere hacerse con el bosque Chimán), para equilibrar el incumplimiento de algunas principales promesas al sector, como la industrialización de la coca, o la capacidad de garantizar la circulación permanente y segura de la principal carretera del país que atraviesa esa zona cocalera. Ni el aeropuerto de Chimoré, ni la planta de urea satisfacen sus expectativas y lo mismo que con las inversiones de 500 millones programadas para reconciliarse con los cooperativistas quiere, reanimar el ´proyecto de carretera, apunta a remachar la lealtad de sus principales bases políticas y electorales, para consolidar la nueva ofensiva reeleccionista.

El TIPNIS contiene, como todos nuestros parques nacionales y reservas naturales, las principales riquezas estratégicas de nuestro país las fuentes de vida que son el oxígeno, generado por el bosque, agua apta para el consumo y biodiversidad, en un mundo que las pierde aceleradamente,.

Por ello, cada centímetro cuadrado del TIPNIS es más valioso para todos los bolivianos, los latinoamericanos y el planeta, que la ampliación del mercado especulativo y depredador y, ciertamente, el deseo un régimen que al tratar de eternizarse, transita de conservador a reaccionario.

Información adicional

  • Atención Las opiniones de este sector son de la total responsabilidad de sus autores, Infodecom no se identifica necesariamente con las opiniones vertidas en esta sección
  • Autor Roger Cortéz Hurtado

Sabemos que la fundación de la Compañía de Jesús no se entiende sin el tiempo previo en que los primeros compañeros estuvieron en Venecia y Vicenza entre conversaciones espirituales, momentos de oración y ministerios entre los más desfavorecidos.

La Tercera Probación en Cochabamba (Bolivia) llega a su fin y al cumplimiento de su finalidad: la preparación para la incorporación definitiva del tercerón en la Compañía de Jesús. Así, Bolivia ha constituido un periodo de seis meses y se ha ofrecido como la nueva Venecia. Durante este mes de julio hemos podido internalizar lo que las últimas Congregaciones Generales han pautado para los jesuitas en su “vida y misión” como dictaba la reciente carta del P. Arturo Sosa.

De la mano de los PP. Ernesto Cavassa (PER) y Víctor Codina (BOL), nuestro estudio, nuestras cuestiones, esperanzas y sombras, han configurado estas semanas acerca del cuerpo y del espíritu de la Compañía en la actualidad. El 15 de julio tuvimos la Eucaristía con el P. Provincial que fue motivo de reunión, de encuentro con los jesuitas de Cochabamba y de algunos colaboradores. Esta experiencia, última etapa de formación en la Compañía de Jesús, lleva como colofón las entrevistas finales con el P. Instructor y el retiro de tres días en el que pronunciaremos nuestros votos (27 de julio).

Así se iniciará un nueva etapa, “deseando y eligiendo lo que más conduce al fin que somos creados” (cf. Ej 23) y recarismatizando la vocación y el afecto por esta “mínima Compañía”, la de Jesús cuyo nombre, sin duda, ha impreso un carácter más hondo en nuestras vidas particulares.

Cronista: Eduard López, SJ

 

Información adicional

  • Fuente Jesuitas Bolivia