Martes, 20 Febrero 2018

logo de la TAPA 6

10   Banner    Anunciate Aqui

Llevar la comunión a los hogares más pobres, una de las prioridadse del P. Luis López, misionero de la “sagrada Familia” que hace misión en Santa Cruz de la sierra-Bolivia. En uno de los barrios más pobres de Santa Cruz, el padre Luis López, trabaja cada día acercando a los bolivianos a Dios. Incluso, llevando la comunión a los hogares más excluidos y visitando a familias pobres El padre Luis López también colabora con el Proyecto Esperanza, un proyecto para curar las heridas de las mujeres que han abortado y en un centro de discapacitados. Las personas con discapacidad todavía están muy marginadas en Bolivia. El padre lucha por sacarlos adelante y romper las barreras de los padres de estos niños y adolescentes, que muchas veces se avergüenzan de ellos.

Información adicional

  • Fuente Campanas - Iglesia Santa Cruz

Del 6 al 8 de febrero se realizará en Santa Cruz el XXI Encuentro de Obispos del oriente de Bolivia con la participación de Obispos y colaboradores de siete jurisdicciones eclesiásticas.

Entre los principales temas a ser abordados está la realización del V Congreso Americano Misionero que se realizará en el mes de julio en Santa Cruz. Se analizará también el informe del Seminario Mayor San Lorenzo que incluye una revisión del currículum académico, también se llevará a efecto la acostumbrada asamblea de socios de Diakonía, y se abordará la convocatoria al Sínodo Pan-amazónico.

El difícil momento socio-político que vive el país no está exento de la preocupación de los Obispos por lo que se hará un análisis de esta realidad buscando discernir los desafíos pastorales de la Iglesia en esta situación.

Un tema novedoso tiene que ver con el impulso que ha tomado en el último tiempo el Turismo misional que será abordado en este encuentro de Obispos para aprovechar este nuevo “areópago de Evangelización”.

Las celebraciones de la Eucaristía serán en la Parroquia San Andrés y la Santa Cruz, además de una Eucaristía en la capilla del propedéutico.

Información adicional

  • Fuente Campanas - Iglesia Santa Cruz

Dicho encuentro se desarrolló del 19 al 21 de enero en la Casa de Retiros de Vinto en Cochabamba, la misma contó con la participación de decenas de jóvenes de toda Bolivia. Patricia Espinoza, Responsable de la sección de Pastoral Juvenil Vocacional de la Conferencia Episcopal Boliviana, comparte las conclusiones y extiende la invitación a todos los jóvenes de Bolivia a ser parte de la aventura de la Pastoral Juvenil.

El encuentro se desarrolló de manera positiva, teniendo una activa participación de todos los jóvenes y los asesores que acompañan; participaron 15 jurisdicciones y 2 pastorales específicas, llegando a ser 120 personas de todo el país; se tuvo diferentes momentos de oración y celebraciones eucarísticas cada día, también se desarrolló la noche cultural con la presencia de 2 ministerios de música de alabanza y folklore.

Se llegaron a las siguientes conclusiones:

  • El Plan Pastoral Nacional 2012 – 2017 no fue ejecutado en su totalidad en las diferentes jurisdicciones, pero si hubo muchos logros que son rescatados en las delegaciones.
  • Se realizó el llenado de cuestionarios en línea para realizar nuestro aporte como país al Sínodo 2018, teniendo como algo negativo el poco tiempo para difundirlo y por ende la poca cobertura.
  • A partir de los resultados de los cuestionarios, podemos observar cuál es la situación de los jóvenes en nuestra Iglesia y en el país.
  • Se sugiere que para el nuevo Plan se elaboren parámetros y/o indicadores para monitorear su ejecución y su posterior evaluación.
  • Se debe socializar el nuevo Plan de manera efectiva en todas las jurisdicciones.
  • La Iluminación de Monseñor Fernando concluyó en lo siguiente: En el proceso son muy importantes la palabra y los gestos, la proximidad de la persona que nos va convirtiendo en un encuentro. El poder levantarnos es por gracia de Dios. Necesitamos de la gracia, porque estamos en las tinieblas de la muerte.
  • Como fruto del trabajo de los grupos, se tiene la base para elaborar las líneas de acción del nuevo plan, trabajo que se lo realizará en toda la gestión 2018 y en espera de las conclusiones del Sínodo de los Obispos en octubre.
  • Cada jurisdicción seguirá trabajando en su lugar, sugerencias para el nuevo plan, deben hacerlas llegar a la oficina nacional hasta agosto de este año.
  • La oficina nacional está pendiente a cualquier comunicado sobre la JMJ 2019, facilitará toda la información a las jurisdicciones y pastorales específicas, pero no realizará una inscripción a nivel nacional, de eso debe encargarse cada jurisdicción.

 

Información adicional

  • Fuente Iglesia Viva

España cuenta con una nueva santa: Nazaria Ignacia de santa Teresa de Jesús. Ayer por la tarde, el Papa recibió en audiencia al cardenal Angelo Amato, prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos y autorizó la promulgación del decreto atribuido a la intercesión de la religiosa madrileña por lo que se da por hecho que su canonización tendrá lugar en 2018.

El secretario general adjunto de la Conferencia Episcopal Boliviana, José Fuentes, anunció el pasado mes de octubre que Roma había dado el visto bueno a todo el proceso a falta de una confirmación oficial.

De esta manera, la Iglesia reconoce como un don universal la entrega sin límites de la fundadora de la Congregación de las Misioneras Cruzadas de la Iglesia.

Nacida en Madrid el 10 de enero de 1889, inicialmente profesó como hermanita de los ancianos desamparados, pero tras ser destinada a la localidad boliviana de Oruro, comprobó que estaba llamada a un apostolado más amplio. Así fundó a las Misioneras Cruzadas de la Iglesia, la primera congregación nativa de Bolivia, instituto volcado en los últimos de los últimos de la sociedad, con la mirada puesta en la acción social de la mujer. Hoy están presentes en 21 países de cuatro continentes, a través de la Familia Extensiva de Nazaria Ignacia a la que pertecen también seglares y sacerdotes diocesanos.

El ser y hacer de la congregración nace de la pasión incansable de su fundadora: “Este es nuestro espíritu: guerrero, fiel, nada de cobardías, todos amores, amor sobre todo a Cristo y en Cristo a  todos. Repartirse entre los pobres, animar a los tristes, dar la mano a los caídos; enseñar a los hijos del pueblo, partir su pan con ellos, en fin, dar toda su vida, su ser entero por Cristo, la Iglesia y las almas” . Tanto se identificó con su tierra de acogida que decidió adquirir la nacionalidad boliviana. Murió en Buenos Aires el 6 de julio de 1943 y fue beatificada por Juan Pablo II el 27 de septiembre de 1992.

La Iglesia reconoce de esta manera la santidad de una mujer creativa, que supo adaptarse a los signos de los tiempos y adelantarse al Vaticano II, con iniciativas pioneras como “la olla del pobre” o ser la precursora del primer sindicato femenino de Bolivia.

Junto a la madre Nazaria, el Papa también aprobó otros siete decretos, entre ellos, el referente al martirio del obispo Pedro Claverie y siete monjes trapenses de Tibhirine, Argelia.

Información adicional

  • Fuente Vida Nueva

ste 17 de enero se llevó adelante el segundo día de Triduo por la paz y unidad de los bolivianos, el mismo se celebró en la Basílica Menor de San Francisco en la ciudad de La Paz y conto con la presencia de numerosos fieles que se unieron en la oración del Santo Rosario y posterior participaron de la Eucaristía presidida por P. Ben Hur Soto, Secretario para la Pastoral de la Conferencia Episcopal Boliviana.

En la homilía P. Soto, invito a buscar en primer lugar mejorar el corazón y las situaciones personales, para conseguir una mejora en la sociedad. Advirtió que existe la tentación de juzgar al otro antes que a uno mismo, pero alentó a ver en cada uno y limpiar el corazón.

A su vez animó a continuar en oración para pedir por la paz en el país y la solución a los conflictos sociales, “pidamos al Señor que nos escuche para mejorar la situación” dijo subrayando la necesidad de seguir rezando con voluntad y devoción.

Información adicional

  • Fuente Iglesia Viva

“La lectura de hoy nos invita a mirar la historia de la salvación, Dios elige, el ser humano responde, siempre para cumplir una misión que debe ser conforme al querer de Dios, nos invita hoy a mirar que Dios no se revela en el poderío, no se hace presente en la arrogancia del ser humano, en la prepotencia que a veces nosotros podemos manifestar, se manifiesta en la humildad y simplicidad, y hoy cuando celebramos la Eucaristía pidiendo la unidad y la paz en nuestro país se nos invita a asumir, pero sobre todo a invitar y a tener los mismos sentimientos de Dios, de humildad, mansedumbre, paz, unidad y serenidad”, así Mons. Aurelio Pessoa, Secretario General de la Conferencia Episcopal Boliviana, celebró la Eucaristía del primer día del “Triduo por la Unidad”, iniciativa que la Iglesia católica realiza ante los conflictos sociales que vive Bolivia.

Este 16, 17 y 18 de enero se realizan momentos de oración y eucaristía en la Basílica Menor de San Francisco en La Paz desde las 18:00 hrs. con el objetivo de llamar a los fieles para que puedan elevar una oración por la unidad y la paz de los bolivianos y bolivianas.

“La palabra de Dios debe ser la que guie el caminar de todo hombre y mujer que se precia de ser cristiano y más aun de ser católico, si nosotros nos confesamos como católicos debería ser descontado todo aquello que no condice con el nombre que decimos ser, el católico deber ser una persona de paz, unidad, fraternidad, perdón, reconciliación, una persona que busca el bien, no sólo personal, sino de toda la comunidad”.

“Hoy más que nunca se nos exige recurrir a ese Dios que es el perdón, unidad, paz, reconciliación. La ley es para favorecer a la vida, no para fomentar la muerte, Jesús ve el proyecto original de Dios a favor del ser humano y las leyes humanas también a través del tiempo y en nuestros días deberían ser las que vayan a favor del ser humano, porque si van en contra la paz y unidad se alejarán”. “Por eso la palabra de Dios nos dice que la ley no debe ser un yugo asfixiante, no debe estar por encima del hombre, sino más bien debe ser un medio que libera, don para la persona y de ninguna manera debe ser una imposición”.

“Jesús es el Señor del tiempo y de la historia y Él que es la libertad absoluta de Dios, muestra su amor y predilección por los necesitados y pobres de este mundo, por los que tienen hambre de justicia, Jesús como nos dice el Papa Francisco, tiene predilección por aquellos que son descartados de la sociedad, como católicos cristianos recurramos al evangelio y pidámosle a Dios que Él conceda lo que de verdad pedimos, el Señor en el evangelio nos dice pidan y se les dará, busquen y hallarán, toquen y se les abrirá, esa es la confianza fe y esperanza que nosotros debemos cultivar en estos días y siempre sabiendo que Dios no nos defraudará, es el Dios de la verdad que actúa y da lo necesario en el momento oportuno, es el Dios que cumple las promesas, distinto a tantas promesas que hemos escuchado y escucharemos”.

“Este triduo por la unidad nos invita a que de verdad cultivemos nuestra fe convencida en que Dios no nos defraudará, hermanos pidamos que el Espíritu Santo nos ilumine y fortalezca, para que no quedemos prisioneros de nuestras concepciones legalistas, que no conducen muchas veces al bien de todos, y que muchas veces nos impide encontrarnos con Dios y los hermanos”.

“La ley no puede estar por encima del querer de Dios, pidámosle con fe y confianza que Él nos infunda la esperanza, que lo que le pedimos se haga realidad, si lo hacemos muy convencidos y con mucha fe”. “Que Dios bendiga a nuestra patria y a todos los bolivianos, que nos conceda aquello que más necesitamos, no sólo en estos días de conflicto, sino todos los días de nuestra vida”, manifestó Mons. Aurelio en la homilía.

Información adicional

  • Fuente Campanas - Iglesia Santa Cruz

Un nutrido grupo de personas llegó la noche de este lunes 15 de enero hasta el atrio de la Catedral Metropolitana de Santa Cruz para participar de la “oración por Bolivia” que se promueve desde el Consejo Boliviano de Laicos en todas las jurisdicciones del país, en relación a la difícil situación que vive la sociedad por el rechazo de gran parte de la población boliviana al nuevo Código Penal y a la posibilidad de reelección indefinida del presidente Evo Morales.

Los laicos rezaron el santo rosario, cantaron estribillos de alabanza y exclamaron oraciones a Dios pidiendo que los gobernantes escuchen el clamor del pueblo boliviano.

El Consejo Boliviano de Laicos también se ha manifestado en respaldo a la posición de la Conferencia Episcopal Boliviana que pidió a las autoridades la abrogación del Código penal para “iniciar un debate amplio, franco y transparente” con todos los sectores y construir una nueva norma con espíritu participativo y democrático.

Uno de los artículos rechazados contundentemente por la Iglesia Católica es el 157 que despenaliza el aborto en Bolivia disfrazándolo de “ampliación de causales”, motivo por el cual más de 300 mil personas marcharon en todo el país en rechazo a esta posibilidad y se enviaron más de 150 mil cartas a la Asamblea Legislativa Plurinacional para rechazar el articulado; otro artículo que avivó la polémica la última semana, es el 88 que incluye a las organizaciones religiosas en el presunto delito de trata y tráfico de personas, situación que ha molestado sobre manera a los creyentes de diferentes confesiones religiosa y, desde luego, a los católicos del país que según estiman diferentes encuestas, suman cerca del 80 % del total de población en nuestro país.

Días atrás, los laicos anunciaron que se plegarán a todas las actividades pacíficas y democráticas que persigan el fin de la abrogación de la nueva norma.

 

Información adicional

  • Fuente Campanas - Iglesia Santa Cruz

Señor presidente, señor vicepresidente, la mayoría votamos No. Yo cuando entro al Dakar, me someto completamente a todas las normas y a las reglas del Dakar. No soy político, yo solamente le pido señor presidente que respetemos la Constitución, respetemos el 21 de febrero. Solamente eso yo le pido”, fueron algunas de las palabras del breve discurso que pronunció el competidor cruceño Leonardo Martínez, durante su paso por el podio oficial en La Paz, el jueves.  

Las frases de Martínez no tardaron en viralizarse en las redes sociales y convertirse en tendencia. Tanto fue el revuelo que causaron dichas palabras, que hasta el ministro Reymi Ferreira y el viceministro Hugo Siles, se hicieron eco de ellas.

Luego de lo acontecido el jueves y de que sus declaraciones se convirtieran en tendencia en las redes sociales, ¿tenía planificado decir esas palabras al presidente? 
No lo tenía planificado. En Lima existían comentarios de que el Dakar no iba a pasar por Bolivia porque se iba a bloquear el país. Ante esa situación, yo no podía estar hablando del Dakar en Facebook o en otras redes sociales como si me estuviera divirtiendo, mientras que la gente en Bolivia está en problemas, eso no es correcto.

Yo estoy contento de que el presidente y otras autoridades nos hagan un recibimiento, todos los pilotos están felices con el recibimiento, pero como bolivianos sabemos qué hay detrás de todo esto, sabemos lo convulsionado que está el país, los días difíciles que se nos vienen por decisiones de los mandatarios, que son los que deberían dar el ejemplo y obedecer la Constitución, obedecer  el mandato del pueblo. Lo que le dijimos al presidente es que respete la decisión del pueblo. Aunque yo no esté de acuerdo que él sea presidente, porque no voté por él, lo respeto, ya que la demás gente quiso que sea él. Por supuesto que me voy a someter a lo que él dice y a lo que sus ministros hacen. Ya no quiero hablar más sobre este tema, porque tengo que concentrarme en la competencia, mi objetivo es que Suany termine la competencia.

 

Mucha gente lo ha apoyado por redes sociales, se ha convertido en el piloto del Dakar en Bolivia, ¿esperaba una respuesta así? 
Doy gracias a Dios por eso, pero no esperaba esa reacción, ya que no estoy buscando palestra política o llamar la atención. Lo que siempre voy a hacer es que los bolivianos nos reconozcamos como personas de trabajo, nos demos valor, levantemos nuestra autoestimas, sepamos que nosotros valemos y estemos dispuestos a perder, a salir de nuestro estado de confort y de seguridad.

Todos pedimos a las autoridades que cambien las cosas, pedimos que los demás cambien y nosotros ¿qué hacemos para cambiar?

Ese en realidad es mi mensaje, mi mensaje es para Bolivia, que nosotros debemos empezar a decir no, yo puedo, yo quiero, yo no debo. Si no estoy de acuerdo con algo, debo pronunciarme, no esperar que los líderes políticos,  la Policía o las autoridades cambien las cosas. Nosotros tenemos que cambiar desde nuestro interior. Mi mensaje es para Bolivia, para todos, no solo para el presidente.

¿Cómo han reaccionado sus patrocinadores? 
Todo lo que hago es con fondos propios, de mi familia. Los patrocinadores con los que trabajo son de mi compañía, gente de mucha confianza. Tomo decisiones sobre lo que hago. Mi objetivo es terminar la competencia con mi hija, ese será mi orgullo, superar todos los problemas que hay en la competencia, vencer el Dakar. Ese es nuestro objetivo, vencer al Dakar y no que el Dakar nos venza.

¿Sus amigos le han hablado para comentar sobre el tema? 
La verdad es que tendría que tomarme entre tres días y una semana para responder todos los mensajes que la gente me ha enviado y cómo se han identificado con mi mensaje. Les agradezco de todo corazón y me gustaría que todos sientan que son valientes, que todos debieran estar haciendo algo por Bolivia, poniendo su granito de arena. Lo único que hice fue poner mi grano de arena para que todos se den cuenta que pueden hacer las cosas si se lo proponen.

¿Su hija Suany estaba enterada de las palabras que le dijo al presidente?
No, ella estaba sorprendida, se admiró, ya que no esperaba nada de eso. Tenemos que encarar las cosas con valentía y con honor. No se trata de faltar al respeto a nadie, ni llevar armas y ni de llegar a los extremos. Todos tenemos una inteligencia que Dios nos dio, soy muy creyente. Dios puso las palabras en mi boca en ese momento, como tenían que salir para que el público sepa la situación. Dios pone a las autoridades y las quita, yo soy solo un medio.

En las redes sociales no solo lo han alabado, también lo han criticado, ¿siente miedo después de sus declaraciones?

No hay que tener miedo. Si por apoyar al pueblo de Bolivia, si por demostrar que las cosas están mal, que es lo único que voy a delegar a mi esposa, hijos y nietos, voy a perder algo, lo haré. Si tengo que perder, lo voy a perder, ya que no tengo ningún problema en eso, ya que se llega a un momento en el que se tiene que actuar. Los valientes tenemos que ser todos los bolivianos, cada persona que levante una bandera boliviana es un valiente.

¿Por qué tenemos que tener miedo a perder lo que tenemos o hacemos, a costa de que otros se apoderen de lo nuestro?

Bolivia es nuestra, es de todos los bolivianos, no solo de un grupo de personas.

¿Pudo dormir después de su mensaje?
Sí, yo puedo dormir tranquilo porque tengo mi conciencia tranquila. Vivo tranquilo, no tengo ningún problema. Lo único que pienso es que tengo que dar de mi tiempo para responder a la gente, sacarme fotografías y eso me va a cobrar caro el Dakar cuando vuelva a montarme en la moto. Estoy agradecido con la gente, lo que sí me gustaría pedir a todos es que sean valientes para hacer las cosas.

¿Esperaba ese apoyo estando en la tarima, tomando en cuenta que el presidente estaba rodeado de sus seguidores? 
El presidente Evo Morales y el vicepresidente García Linera son nuestras autoridades. Mi intención no era faltar al respeto a ellos, ni decirles que son buenos o malos, simplemente que todos nosotros debemos, con el ejemplo, respetar las leyes y las normas.

Respetar la Constitución es lo principal y ese era mi mensaje para que todos los bolivianos hagamos lo mismo. No tengamos miedo de decir las cosas con respeto y orden. No necesitamos alzar armas ni necesitamos ser políticos. En nuestras casas debemos inculcar a nuestros hijos a que crean en Dios, eso es lo que quiero.

¿El 21 de febrero votó usted por el Sí o el No?
Voté por el No. No es que el Gobierno del MAS sea malo, los otros gobiernos igual han hecho un montón de cosas, han matado gente, han robado, y han hecho cosas buenas. Es una cuestión de principios, no de política. Yo tengo un principio, un valor que Dios me lo da.

Esto no es una cuestión personal contra el presidente, es una cuestión que todos debemos regirnos a valores y principios. Si un país no tiene valores, ni principios ni normas, no sabemos qué les podrá pasar el día de mañana a nuestros hijos y nietos. Nosotros estamos de paso, yo dentro de 20 años más voy a necesitar ayuda para caminar y ¿qué les voy a dejar a mis hijos y nietos?, ¿un país destruido?, ¿un país como Venezuela, como Cuba? Nuestra gente joven necesita, sí o sí, que hoy le mostremos valores y principios que debe seguir.  

-¿A qué se dedica Leonardo Martínez? 
Soy empresario, junto con mi familia nos dedicamos a las importaciones y ventas locales, de eso vivimos. No somos para nada especiales, todos podemos tener algo así.  

Información adicional

  • Atención Las opiniones de este sector son de la total responsabilidad de sus autores, Infodecom no se identifica necesariamente con las opiniones vertidas en esta sección
  • Autor El Deber Digital

"¿Qué estamos haciendo para que la gente tenga una verdadera justicia?" preguntó monseñor Eugenio Scarpellini, obispo de la diócesis de El Alto y director nacional de las Obras Misionales Pontificias. "Antes de castigar o emitir veredictos, ¿no sería prudente que la justicia rehabilite a las personas y promueva un estado de derecho para la defensa de la vida, la familia y el trabajo?" continuó preguntando al Obispo durante la homilía de ayer, en la sede de la diócesis, frente a la comunidad de fieles que acababa de pedir su opinión sobre la situación en el país.


Bolivia sufre con una huelga general en el sector de la salud pública desde hace casi 50 días y una fuerte oposición de la población a la aprobación del Código del Sistema Penal en el país. La Iglesia también ha expresado su preocupación por la persistencia del conflicto social. Precisamente a esta situación, el obispo Scarpellini se refirió durante su homilía, denunciando la negligencia de las autoridades y expresando la esperanza de que se prestara atención "de manera especial a la situación de los más pobres y desfavorecidos de la sociedad".


Hay dos elementos que en este momento hacen que la situación sea crítica en Bolivia, la primera está constituida por el nuevo Código del sistema penal boliviano, considerado por el gobierno de vanguardia, aprobado por la Asamblea Legislativa sin consulta pública en diciembre de 2017, que ha provocado protestas de diversos sectores sociales. "Entre las diferentes propuestas, según la prensa boliviana que entrevistó a profesores de derecho y ciencias políticas, el nuevo código introduce elementos como la reducción de las penas por delitos de narcotráfico, la criminalización de quienes afirman representar a personas y de aquellos que cometen casos de negligencia profesional (negligencia profesional en el sector de la salud), entre otros asuntos que aún no se han hecho públicos, es un código innecesario y represivo, y en gran medida reproduce el antiguo código aprobado en la década de 1970 ", dice la nota enviada a Fides.
El segundo aspecto de la crisis es la noticia de Morales como candidato a las elecciones presidenciales del 2019 para un cuarto mandato. Candidatura anunciada el 18 de diciembre por el Movimiento por el Socialismo (Mas) en un gran evento realizado en Cochabamba, frente a miles de simpatizantes. La decisión fue severamente criticada por los opositores, quienes para expresar su rechazo a la re-nominación tomaron las calles, fueron miles de personas en las principales ciudades de Bolivia.
Hoy, lunes 8 de enero, se ha anunciado una huelga general del sector de transporte de carga en todo el país, con bloques para otros vehículos en las principales carreteras del país. A esta huelga se unieron los Trabajadores Centrales Boliviana, gasolineras, colegios de profesionales y otros sindicatos.

Información adicional

  • Fuente Agencia Fides

En Bolivia se puede ir a la cárcel, con una pena entre 7 y 12 años, por intentar convencer a otros de que ingresen en una congregación religiosa o cualquier asociación cristiana, del tipo que sea. Lo que siempre se ha llamado ‘proselitismo’, para entendernos.

 
 

Se trata, concretamente, de un nuevo artículo del Código Penal que el Gobierno indigenista de Evo Morales ha metido a tacón, el 88.11, que dice literalmente así: “Será sancionado con prisión de siete (7) a doce (12) años y reparación económica la que persona que por sí o por terceros, capte, transporte, traslade, prive de libertad, acoja o reciba personas con el fin de reclutamiento de personas para su participación en conflictos armados o en organizaciones religiosas o de culto”.

No solo está equiparando Evo -no se engañen: en Bolivia solo se hace lo que quiere Morales- una guerrilla con una organización religiosa, sino que emplea tal cúmulo de verbos en esta nueva figura delictiva (captar, transportar, trasladar, privar de libertad, acoger y recibir) que va a hacer casi imposible la actividad de congregaciones y asociaciones religiosas en todo el país. Incluso podría considerarse, hilando fino, que una parroquia es una “organización religiosa”, con lo que los sacerdotes van a tener que andarse con pies de plomo.

 

Entendemos que la marcada aversión del Papa Francisco al proselitismo, que creemos basada en los excesos rozando lo coactivo de algunas técnicas de captación o del exceso de entusiasmo de algunos adeptos, tiene su explicación y sentido. Pero Evo lleva demasiado lejos este principio, e imaginamos que desde Santa Marta se responderá a esta imposición tiránica con la contundencia necesaria.

Evo es una reliquia, sátrapa de uno de los países más pobres y atrasado de Latinoamérica. Lo es en el sentido de representar una ‘ola’ política de populismo que está en decadencia en todo el área: ha desaparecido de Brasil y Argentina, ha provocado el caos en Venezuela, ha perdido todo el brillo de sus inicios.

Básicamente, este nuevo socialismo combina las desastrosas y empobrecedoras políticas económicas del antiguo con un personalismo caudillista, relato victimista de agravios reales o imaginarios y un tajante rechazo a la civilización procedente de Europa.

Como, por ejemplo, el cristianismo. Los otos regímenes indigenistas se han limitado, las más de las veces, con apoyarse en una versión corrompida y controlada del cristianismo, más o menos resucitando la agonizante y fracasada Teología de la Liberación. Pero en el caso del aymará que gobierna Bolivia, también hay intentos, al menos folclóricos, de resucitar creencias indígenas en absoluto desuso, como la famosa Pachamama.

Pese al discurso marxista habitual, el cristianismo no es el opio del pueblo, sino más bien, si nos empeñamos en mantener la analogía narcótica, la cocaína. Ha sido siempre fatal para los tiranos endosiados y arbitrarios con su defensa de la justicia, del derecho natural y, sobre todo, de los oprimidos y los pobres. Por eso todos ellos han querido pervertirlo, domesticarlo o borrarlo de la faz de la tierra.

Información adicional

  • Fuente Infovaticana