Internacional

Destrozos y pintadas en el templo más antiguo de Buenos Aires

(Buenos  Aires / Argentina) Esta madrugada un grupo aún no identificado ingresó a la parroquia San Ignacio de Loyola, el templo más antiguo de Buenos Aires, ubicado sobre la calle Bolívar, a pocos metros de Plaza de Mayo, y realizó pintadas en el piso y los bancos del recinto, además de provocar destrozos y encender fuego sobre los reclinatorios de madera, indicaron fuentes policiales a esta agencia.

Esta mañana, los fieles que trabajan en las inmediaciones de la iglesia y suelen pasar para rezar o participar de la celebración de la Palabra se encontraron con las puertas cerradas y al menos cinco efectivos de la Policía Metropolitana custodiando los ingresos.

Los destrozos afectaron a un grupo de bancos de madera, sobre los cuales se encendió fuego y se inscribió la frase “Hipócritas, ni Dios ni amo”. La misma frase, en mayores proporciones, apareció también en el suelo, cerca del sagrario, mientras que cerca de las escalinatas del altar se podría leer “La única iglesia que ilumina es la que arde”.

El presbítero Francisco Baigorria, párroco de la comunidad y e integrante de la Comisión Arquidiocesana para el cuidado de los Bienes Artísticos y Culturales, obró la correspondiente denuncia. Por la mañana, el obispo auxiliar y vicario general de la arquidiócesis, monseñor Joaquín Mariano Sucunza, y el rector de la catedral metropolitana, presbítero Alejandro Russo, se acercaron a la iglesia para interiorizarse de la situación.

Al momento, se desconoce quiénes cometieron los incidentes, pero se sospecha que alumnos del Colegio Nacional Buenos Aires hayan ingresado por los túneles que conectan a la parroquia con el establecimiento educativo, ambos ubicados en la histórica Manzana de las Luces.

La Iglesia. La comunidad se remonta a la llegada de los primeros jesuitas a Buenos Aires, en época del gobierno de Hernandarias. La primera construcción estuvo emplazada en la hoy Plaza de Mayo y bajo la advocación de Nuestra Señora de Loreto, pero en 1610, al ser beatificado el fundador de la Compañía de Jesús, fue rebautizada como San Ignacio de Loyola.

En 1661, por razones de seguridad y defensa del fuerte de la ciudad, los jesuitas abandonan la construcción de Plaza de Mayo y se trasladan al solar delimitado por las actuales calles Perú, Bolívar, Alsina y Moreno, propiedad de una hacendada mujer que había enviudado sin hijos. El templo actual data de 1675, cuando se inauguró la segunda iglesia, también de adobe. El templo hoy afectado tiene más de 300 años de antigüedad.+