Análisis

DERECHO AL TRABAJO EN LOS MEDIOS

Cierto día conversando por la calle con una distinguida profesional en Comunicación Social, me señaló la dificultad para obtener un trabajo en el ámbito de su formación, a pesar de su experiencia laboral. Con el afán de animarla, le invité a formar parte del cuerpo colegiado de Comunicadores Sociales y ella arguyó: “Mejor me incluiré a una agencia de modelos y participaré en un concurso de belleza, así por lo menos tendré oportunidad en los medios”. Al son de estas palabras, recuerdo el comentario de una estudiante de arquitectura, coronada como reina del carnaval paceño en el año 2009, quien declaró: “Este reinado (del carnaval paceño) te ayuda para entrar a trabajar en los medios”.

No se debe atentar contra el derecho al trabajo de las personas pero es, preciso, optimizar el ejercicio de la profesión periodística. Existen casos que se identificó la presencia de comunicadoras que fueron reinas de belleza, sin embargo, pudieron concluir la formación profesional y desempeñan una destacada labor periodística. Esta situación es deseable y ante la ambición de algunas reinas de belleza por hacer carrera en los medios y concluir la formación profesional es fundamental.

La Ley 494 del Periodista Boliviano establece al periodismo como una profesión, cuyo ejercicio corresponde a quienes obtengan el título académico o en provisión nacional, otorgados por las universidades bolivianas, y a quienes cumplieron los requisitos señalados por la mencionada ley. Bajo este aspecto, se podría interpretar como “ejercicio indebido de profesión”, de acuerdo al Código Penal en su Artículo 164º, el ejercicio del periodismo sin contar con los requisitos señalados en la mencionada Ley.

Respecto a la opinión de la ciudadanía, en un sondeo realizado por el Instituto de Investigaciones de la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación de la UMSS a 2.580 personas, en las ciudades de La Paz, El Alto, Cochabamba, Santa Cruz y Oruro: el 77 por ciento de las personas consultadas consideran necesario que el periodista debe formarse en la universidad. Los principales aspectos que reconocen las personas consultadas están referidos a la expresión correcta, el conocimiento de normas y la conducción adecuada en torno a criterio de la audiencia, percibido por ésta en las presentaciones de radio o televisión.

El autor de esta columna no desmerece el trabajo valioso de cientos de personas, que trabajan en el ámbito periodístico, sin contar con la formación universitaria. El derecho al trabajo no debe ser negado a ningún ciudadano boliviano y es obligación del Estado boliviano establecer las condiciones necesarias para la generación de empleos en nuestro país, sin embargo, es necesario detenerse a pensar, también, en los derechos de los profesionales que por diversos motivos, no acceden a fuentes laborales, cuando fueron formados para ello.