Oruro

Cristo es la luz que nos enseña el camino como la estrella guió a los Reyes Magos

En el Día de Reyes que se celebra cada 6 de enero, se debe recordar que Jesús es la luz que nos enseña el camino al igual que la estrella que guió a los Reyes Magos hasta el pesebre, escapando de Herodes que buscaba al hijo de Dios para matarlo.

Es de esta manera que el Obispo de la Diócesis de Oruro, Monseñor Cristóbal Bialasik, recordó que la comunidad católica debe seguir los pasos de Cristo, escapando de los Herodes que encontramos en el camino, quienes pretenden destrozar nuestra fe con la mentira y mintiendo al pueblo para alejarlos de su compromiso con el Señor.

“Nuestras vidas son parecidas a la de los Reyes Magos que se encuentran a Herodes, quien quería encontrar a Jesús para matarlo y nosotros en la vida encontramos de similar forma a muchos Herodes que quieren destrozar la fe, quieren mentir, robar, los Herodes que quieren alejar al pueblo de su fe y compromiso con el Señor”, dijo.

Así, Monseñor Bialasik instó a los cientos de feligreses que ayer participaron de la celebración litúrgica en la Catedral Virgen de la Asunta, recordando el Día de los Reyes Magos.

Explicó que popularmente el 6 de enero se recuerda el Día de Reyes, pero originalmente se llama el Día de la Epifanía del Señor que significa la presentación o manifestación delante todas las culturas, pueblos y naciones.

“Hoy se celebra la manifestación de la presencia del Señor delante todas las naciones cuando los tres Reyes Magos llegaron a ofrecer al hijo de Dios, oro que es el símbolo del poder material y económico, esencia que reconoce al niño Jesús como rey del universo, con el incienso se le reconoce como sumo sacerdote hijo de Dios y de la Humanidad y la mirra que simboliza que morirá por nuestros pecados como hombre, por ser el Dios encarnado”, manifestó.

En la celebración litúrgica la autoridad religiosa recordó cómo la estrella guió a los Reyes Magos hasta el pesebre de Dios, forma similar que debemos adoptar para seguir la luz que representa Jesucristo.

“Lo que no debemos olvidar que una vez que nos reencontramos con el Señor es que debemos iniciar un nuevo camino junto a Jesús, cambiando de actitud, cambiando nuestra forma de ser, dando testimonio de fe, practicando la caridad y sirviendo a nuestros hermanos”, reflexionó.