La Paz

Constructores de paz para vivir en armonía con Dios y los hermanos, exhorta el Arzobispo de La Paz

Este 24 de enero la arquidiócesis de La Paz conmemora la fiesta mariana de la Virgen de Nuestra Señora de La Paz, advocación mariana  declarada desde la fundación de la ciudad como  protectora  de la ciudad.

“En este día de Nuestra Señora de La Paz  le pedimos a Ella que nos ayude a vivir en paz como pueblo, como familia, vivir  en paz como hijos de Dios”, dijo Monseñor Edmundo Abastoflor, Arzobispo de La Paz.

Esta fiesta religiosa coincide con la celebración de las Alasitas o la conocida fiesta de las Miniaturas que particularmente en la ciudad de La Paz se lo celebra con gran relevancia y masiva participación de la ciudadabendicion.alasitasnía.

Al respecto Monseñor Abastoflor dijo que es bueno  pedir la bendición de Dios para las cosas materiales que se tienen,  la gente este día lleva a los templos sus miniaturas que representan sus deseos para que reciban la bendición, pero no se debe olvidar que lo fundamental es pedir la bendición para la vida personal y de los hermanos, señaló.

Refiriendo el sentido de la fiesta de Nuestra Señora de la Paz  comentó que el celebrar esta fiesta al inicio de año es un sentido de iniciar el año con esperanza y pensando en un futuro mejor con progreso y desarrollo  integral humano.

“Es significativo que el 1 de enero el Santo Padre dedica a la jornada mundial de la paz, porque se quiere empezar un nuevo año con perspectivas de paz para la humanidad  y en concreto para nosotros como pueblo de Bolivia,  el  deseo de paz es algo que está en la persona”.
 
De esta manera el Arzobispo de La Paz  exhorta a la comunidad a reflexionar en este día de celebración a construir una sociedad más justa, humana, una sociedad donde se  pueda sentir la fraternidad entre hermanos  y  donde todos trabajen  cada uno con sus propias cualidades para que el pueblo avance y trate de llegar a esa vida plena que buscamos.