Internacional

Cómo encontrará el Papa a Filipinas un año después del tifón Haiyán

La violencia del tifón Haiyán fue capaz de esto, arrastrar un barco desde el mar a tierra firme. En él se refugió este pescador de Tacloban.

BARTOLOMÉ NOHGO
Superviviente Tifón Haiyán
“Aquí estuvimos después del tifón durante tres semanas. Mi familia y yo y mi hermano”.

Durante 8 días, el tifón devastó el sudeste asiático, especialmente Filipinas. Se cobró la vida de unas 6.300 personas. Un año después, el trabajo de reconstrucción sigue en marcha. Sin embargo, las heridas de la tragedia aún no están cerradas y su recuerdo hace que broten de nuevo las lágrimas.

ALGINA LACABA
Superviviente Tifón Haiyán
“Lo más doloroso fue ver cómo mis hijos se estaban ahogando mientras aguantaban en la ventana. Cuando llegué a ellos, les agarré y salimos a flote gracias a una barra de metal que nos hizo emerger”.

Más de 4 millones de personas lo perdieron todo y aún quedan cientos de miles viviendo en refugios. ACNUR y el gobierno filipino han podido ayudar a unas 700.000 personas que necesitaban lo imprescindible, como kits de higiene o utensilios de cocina.

JOEL LACABA
Superviviente Tifón Haiyán
“Ahora estamos mejor. Cuando nos vayamos a nuestra nueva casa estaremos tranquilos porque será una construcción sólida lejos del mar”.

El Papa viajará a Sri Lanka y Filipinas del 12 al 19 de enero. El día 17 conocerá a algunos supervivientes del desastre que le contarán, en primera persona, cómo pudieron sobrevivir a uno de los ciclones más fuertes de la historia moderna.