Cochabamba

Cientos de danzarines peregrinaron a San Joaquín

En medio de un derroche de talento, fe y devoción se celebró ayer la entrada folklórica de la fiesta de San Joaquín. Esta festividad religiosa es una de las más antiguas y la segunda más importante de la ciudad de Cochabamba. Cada año se observa un mayor crecimiento.

La entrada comenzó cerca a las 13:30. La morenada San Joaquín encabezó la fiesta partiendo de la plazuela Corazonistas. Asimismo, un total de 10 vehículos con “cargamentos” escoltaron la imagen del Santo.

Alrededor de 40 fraternidades realizaron su recorrido por la avenida Heroínas, Ayacucho, continuaron por la Aroma hacia el oeste hasta llegar a la avenida de la Fuerza Aérea.

La fiesta patronal se remonta a 1940, pero recién hace cinco años el Concejo Municipal de Cercado aprobó una ordenanza declarándola como “Tradicional y propia del municipio”.

“La historia indica que la imagen llegó en el tiempo de la Colonia a una casa de hacienda y después los dueños la han donado a Cochabamba”, explicó el párroco Milton Claure.

Este año, la pasante de la fiesta religiosa es la actual intendente, Luz Rojas. La autoridad afirmó que asume la responsabilidad con mucha alegría y compromiso. Por su parte, el subalcalde de la comuna Alejo Calatayud, Freddy Vidal, afirmó que se trata de una fiesta que aglutina a los distritos cinco, ocho y nueve.

En tanto, el presidente del distrito cinco, David Villarroel, pidió evitar el consumo de bebidas alcohólicas para no causar “desmanes”.

El comandante departamental de la Policía, Luis Aguilar, informó que durante toda la festividad se movilizarán 743 policías, de los cuales 444 realizaron controles ayer. También se movilizó personal de la guardia municipal.

La fiesta continuará hoy con un concurso de bandas y una misa solemne acompañada de una procesión en la zona de Jayhuayco, donde cientos de feligreses se dan cita.

Con la frase “Impregnados de misericordia vayamos al encuentro del hermano”, el párroco Claure invitó a vivir la festividad con un espíritu de alegría y devoción al “santo patrón”.