Análisis

CHAU DÓLARES VENEZOLANOS

Una profunda consternación causó en el país la noticia de la suspensión de una parte de la ayuda venezolana al Gobierno de Evo Morales cuando se supo que los fondos que alimentaban la repartija de dólares habían concluido en el marco de una campaña que duró varios años y que hasta ahora no sabemos si fueron un regalo o un crédito.

Esa triste noticia me fue comunicada por mi asesora financiera, la señora Margarita viuda de Racacha, cuyo nombre de combate es comadre Macacha, prestamista de profesión, aunque ella prefiere el título de filántropa por la misión humanitaria que cumple con este empobrecido periodista.

Como yo no estoy al tanto de los hechos económicos que se producen en el país, pedí a la cholita cochabambina que me explicara mejor lo que había sucedido, a lo cual accedió en vista de mi ignorancia no solo financiera, sino también política, histórica y hasta sexual.

Macacha me contó que cuando el señor Evo Morales conoció los resultados electorales que le hacían ganador de las elecciones presidenciales, lo primero que hizo fue viajar a Venezuela y Cuba para agradecer a los señores Chávez y Castro por la cooperación que había recibido de ambos para triunfar en tales comicios. El orureño no fue a Tiwanaku a agradecer a la Pachamama y a los dioses andinos, sino a Caracas y La Habana, lo cual nos demuestra que la ayuda de ambos países fue anterior al triunfo electoral de Evo.

Agradecí a mi comadre por el recuerdo de esos hechos y luego le pregunté acerca de la cooperación del señor Chávez al presidente Evo, respondiendo la cochabambina con la memoria y la inteligencia que la caracterizan, al igual que a muchos de sus paisanos: “Ahí comienza la repartija de dólares venezolanos que el señor Chávez envía a su amigo Evo y que le son entregados por la embajada de Venezuela en Bolivia, a fin de que Evo los proporcione a sus amigos alcaldes, grandes y pequeños, para la ejecución de obras en sus municipios”.

Pregunté a mi comadre si esos dólares venezolanos eran entregados al presidente Evo en calidad de regalo o de préstamo, lo que no supo responder, aunque me explicó que dichos fondos nunca ingresaron al Tesoro General de la Nación (TGN), pues solo eran distribuidos por nuestro mandatario, algunos fueron bien invertidos por algunos alcaldes y otros fueron derrochados o mal invertidos.

Para llegar al fin de esta historia, Macacha me contó que el programa llamado Bolivia cambia, Evo cumple continuará, pero con fondos provenientes del TGN, lo cual –según la cochabambina– restará emoción a la campaña, lo cual la entristeció porque una cosa es regalar a los pobres sacando plata de tu propio bolsillo y otra muy diferente regalar fondos que tu tío rico te obsequia para que los regales.
¡Pobre tío rico! Ojalá mejore su salud con unas hierbas que le envió Evo con uno de sus yatiris.