Oruro

CATÓLICOS PARTICIPARON ACTIVAMENTE DE CELEBRACIONES DE SEMANA SANTA

La comunidad católica en Oruro, demostró su participación activa y comprometida con las celebraciones litúrgicas desarrolladas por la Iglesia, para recordar la Semana Santa, que encierra el misterio de la pasión, la muerte y la resurrección de Jesucristo, en otras palabras la ofrenda del Cordero de Dios por la humanidad.

Luego de los carnavales, el mundo cristiano ingresó a una etapa de reflexión y preparación para la Semana Santa, que en realidad empieza el Miércoles de Ceniza, con el periodo litúrgico denominado como Cuaresma, los cuarenta días previos a la celebración de la Última Cena, además del Domingo de Ramos, que marca el momento simbólico, del ingreso de Jesús a Jerusalén.

Los tradicionales ramos o palmas de Semana Santa, fueron detalles fundamentales del Domingo de Ramos, celebración litúrgica con gran asistencia de fieles cristianos. Sin embargo, previa a esta fiesta se realizó el Vía Matris o Camino de la Madre, el viernes 30 de marzo, ritual que reflejó el pedregoso camino de fe y dolor en el que la Virgen María acompañó al Señor y a su Iglesia durante su permanencia en la Tierra.

Ya en el transcurso de la Semana Santa, se efectuaron manifestaciones litúrgicas como el Sacramento de la Penitencia, desde el Lunes hasta el Miércoles Santo, escenario en el que la población confesó sus pecados, para recibir el Cuerpo de Cristo, el Domingo de Gloria.

Asimismo, el Martes Santo encerró el importante hecho de la celebración de la Misa Crismal, con la renovación de las promesas sacerdotales y la consagración de los santos óleos para los catecúmenos, enfermos y el Santo Crisma.

El Triduo Pascual, fue en definitiva un espacio importante de reflexión, con el recordatorio de la Última Cena del Señor, que en realidad fue la primera Santa Misa y de esta manera fue instituida la Eucaristía, momentos claves antes de ingresar a la pasión, muerte y resurrección de Jesús, escenificados con el Vía Crucis, que convocó a todos los grupos de las parroquias de la ciudad.

El Sábado Santo también fue importante porque las infraestructuras sacras congregaron a los fieles católicos que recibieron la luz de Cristo, proceso corroborado con la celebración del Domingo de Resurrección con la Misa de la Aurora.

El desarrollo de estos actos litúrgicos, fueron fortalecidos por la gran cantidad de presencia católica, no solamente en la Parroquia de Nuestra Señora de la Asunción La Catedral, sino en todas los templos de la ciudad de Oruro, viviendo el amor de Cristo, grupos que ahora se aprestan a ingresar al tiempo ordinario del calendario litúrgico.