Santa Cruz

Cardenal Terrazas se encomienda a la Virgen de Cotoca antes de ir al Vaticano

Aunque no estaba previsto oficialmente, el Cardenal Julio sorprendió anoche a todos los presentes en la Catedral de Santa Cruz cuando llegó a saludar la Virgencita de Cotoca. El viernes se va al Vaticano y el lunes 2 de diciembre se encuentra en audiencia privada con el Papa Francisco.

Vestido de civil el Cardenal llegó a las 19:00 horas, se puso delante de la imagen, guardó silencio y oró por unos minutos. Luego tomó asiento al costado y acompañó la oración y cantos de los fieles a la mamita. Luego tomó la palabra  por un momento y dijo:

“Hemos venido para darle gloria a Dios y sobre todo agradecerle por el regalo de su madre que es la que nos da sus palabras de amor y de   verdad para poder crecer como hermanos entre todos.

Que esta visita sea una confirmación para nuestro pueblo de Dios en Santa Cruz y todos los peregrinos y peregrinas de que la fe hay que vivirla, de que nuestra fe no hay que esconderla, de que la fe  no puede ser objeto de burla de algunos que ni creen en Dios ni aman a la virgen. Pero nosotros tenemos que mostrarle que los queremos, a pesar de todos, como hermanos y amigos.

Esa madre que hoy, mañana y siempre nos va a decir: hijos e hijas, ánimo y hagan lo que mi hijo les mande. Les deseo buenas noches y buena fiesta, porque ya empieza la fiesta de nuestra madre querida de Cotoca”.

Después de esto se acercó nuevamente a la imágen guardó silencio y tocó una de las sintas de su vestido.  Se persignó y se fué.

La devoción del Cardenal Julio.

Para nadie es desconocido el gran cariño de nuestro Cardenal Julio por la mamita de Cotoca. En anteriores ocasiones en que estano todavía convaleciente de salud y contra  toda recomendación médica, tamién se presentó a saludar a la virgencita en la Catedral. Es realmente el mejor ejemplo de fe y deoción por neustra madre, por la madre de Jesús.