Internacional

BENÍN SE MOVILIZA PARA RECIBIR A BENEDICTO XVI

(ROMA) El portavoz de la Santa Sede y director de la Sala de Prensa vaticana, padre Federico Lombardi, expuso ante los periodistas este lunes las principales etapas del viaje de Benedicto XVI que comienza el próximo viernes 18 de noviembre.

La Oficina de Radiodifusión y Televisión de Benín (ORTB) se ha movilizado para el viaje de Benedicto XVI, que será retransmitido en directo, declaró por otra parte a Radio Vaticano Julien Paki, director de programas de la ORTB.

Este país, que celebra los 150 años de su evangelización y cuarenta de relaciones diplomáticas con la Santa Sede, será el tercer país africano en recibir al papa, tras Camerún y Angola, en marzo de 2009. Este será el viaje número 22 de Benedicto XVI que tiene 84 años y celebró en abril seis años de pontificado.

Esta visita de tres días, del 18 al 20 de noviembre, será para el papa la ocasión de entregar a los representantes de treinta y cinco conferencias episcopales africanas nacionales y a las siete conferencias regionales, la exhortación apostólica postsinodal sobre África, Africae munus, durante la misa que presidirá en el Estadio de la Amistad de Cotonou, el 20 de noviembre.

Las fuerzas vivas del país

El día de su llegada, el viernes por la tarde, el papa hará su primer discurso en la ceremonia de bienvenida en el aeropuerto cardenal Gantin, donde será acogido por el presidente de la República Thomas Boni Yayi. Irá luego a la catedral de Nuestra Señora de la Misericordia, en una etapa mariana, eucarística, y de homenaje a dos grandes obispos que allí reposan: monseñor Isidore de Sousa (1990-1999) antiguo arzobispo de Cotonou y, entre 1990 y 1993, presidente de la Conferencia Nacional del Alto Consejo de la República para negociar la transición del régimen marxista leninista a la democracia y hacia las elecciones (un modelo que haría escuela en África); y monseñor Christophe Adimou (1971-1990), su predecesor. Allí se cantará un Te Deum de acción de gracias.

El segundo día, el papa pronunciará un importante discurso en el palacio presidencial, ante las fuerzas vivas del país, y los representantes de las diferentes religiones, en presencia del cuerpo diplomático.

La sala puede dar cabida hasta a tres mil personas. El discurso tratará de África en su conjunto. El papa mantendrá luego un encuentro privado con el presidente.

El vivero de Ouidah

Benedicto XVI se trasladará luego a unos cuarenta kilómetros de Cotonou, a Ouidah, en la costa. Irá al seminario mayor y a la capilla donde están las tumbas del cardenal Gantin y su predecesor y maestro espiritual monseñor Louis Parisot, vicario apostólico de Dahomey y Ouidah, primer arzobispo de Cotonou (1935-1955), junto al que quiso reposar. Cuando el cardenal Gantin fue ordenado obispo, la Sociedad de las Misiones Africanas –fundada por el arzobispo de Lyon Melchior de Marion Brésillac (1813-1859), que pedía la formación de una jerarquía africana–, le enviaron el anillo episcopal de su fundador, cuyo deseo se había hecho realidad.

El papa se encontrará con sacerdotes, seminaristas y religiosos en el seminario Saint-Gall, el más antiguo de África, que lleva el nombre de la diócesis suiza que lo hizo nacer, y acoge a más de doscientos seminarias mayores. La “vitalidad de la Iglesia de Benín” se manifiesta también en el número de vocaciones al sacerdocio y a la vida consagrada, subrayó el padre Lombardi. El seminario de Ouidah, reputado por la excelencia de su formación, ha sido un vivero para los obispos de varios países de varios países de África, y de Benín mismo –incluyendo las organizaciones internacionales- país que ha sido llamado “el barrio latino de África”.

Los niños del continente

El papa se trasladará después a la basílica catedral de la Inmaculada Concepción de María, la primera de África Occidental, para firmar su exhortación apostólica, en presencia de monseñor Eterovic. Benedicto XVI firmará cuatro ejemplares: tres en las lenguas principales de África –francés, inglés, portugués– y uno en italiano. Volverá a Cotonou donde hará dos visitas importantes, acompañado por el arzobispo Antoine Ganyé, al hogar “Paz y Alegría”, de los misioneros de la Caridad, y a la parroquia Santa Rita para encontrarse con varios centenares de niños, riqueza del continente.

El encuentro será ciertamente uno de los más tocantes, de los más “originales”, “significativos” y “bellos” de este viaje, subrayó el padre Lombardi: los niños se dirigirán al papa antes de escucharle, quien será acogido por monseñor René-Marie Ehuzu, obispo de Porto Novo.

Para toda África

Por la tarde, en la nunciatura, el papa se encontrará con los obispos de Benín (una decena).

Al día siguiente, domingo de Cristo Rey, se espera el segundo gran texto del papa: su homilía en la misa en el estadio de “La Amistad”, con la entrega a toda África de la exhortación apostólica en la persona de los obispos que representan a las conferencias episcopales del continente (la homilía será pronunciada en las tres lenguas principales del continente).

El papa desayunará con los quince miembros del consejo postsinodal. La ceremonia de despedida tendrá lugar en el aeropuerto cardenal Bernardin Gantin, del que podría ser introducida la causa de beatificación.

Pero para todo este viaje, el padre Lombardi insistió sobre todo en el tono “de esperanza” y “de ánimo”, las “perspectivas positivas”, y “el empeño” de la Iglesia en favor del “desarrollo integral del hombre”.

El portavoz vaticano presentó por último el concierto del viernes por la tarde, y el CD para un anuncio de la paz, de la justicia y de la reconciliación en África.