Internacional

BENEDICTO XVI RECLAMA “UNA PROFUNDA RENOVACIÓN EN LA IGLESIA” PARA ACABAR CON LA PEDERASTIA

Benedicto XVI ha reclamado “una profunda renovación de la Iglesia” en un mensaje dirigido a los participantes de un simposio organizado por la Iglesia católica sobre la pedofilia este lunes en Roma.

“Aliviar a las víctimas debe ser lo más importante para la comunidad cristiana y debe ir de par con una profunda renovación de la iglesia en todos los niveles”, afirmó el Papa al iniciarse un gran encuentro destinado a evitar la repetición de los escándalos pedófilos que afectaron profundamente a la Iglesia católica en los últimos años.

“Por lo tanto, el Santo Padre apoya y anima todos los esfuerzos tendientes a responder (…) al desafío de suministrar a los niños y a los adultos vulnerables un medio favorable a su desarrollo humano y espiritual”, afirmó en el mensaje el cardenal Tarcisio Bertone, secretario de Estado y segundo en la jerarquía del Vaticano.

Benedicto XVI “exhorta a los participantes en la conferencia a seguir construyendo un amplio abanico de competencias para promover en la Iglesia una cultura vigorosa de prevención eficaz y de apoyo a las víctimas”, añadió.

Una conferencia de cuatro días contra la pederastia comienza este lunes en el Vaticano, con delegados de 110 conferencias episcopales y superiores de 33 órdenes religiosas, para tratar de impedir la repetición de los abusos sexuales de menores que han conmocionado la Iglesia católica en los últimos años.

Unos diez años después del estallido del escándalo en Estados Unidos, y las siguientes revelaciones en cadena, desde Europa hasta Australia pasando por América Latina, este encuentro, en gran parte a puerta cerrada, reúne a unos 200 delegados hasta el jueves en torno al tema ‘Hacia la curación y la renovación’.

Aspira a garantizar el futuro de la “protección de los niños” aunque también el de los “adultos vulnerables”. El papa Benedicto XVI les dirigirá un mensaje.

Puesto que uno de los reproches que se le ha hecho a la Iglesia en el pasado era la protección de los culpables y la falta de escucha a los jóvenes heridos, los participantes han recibido la orden de reunirse en privado con las víctimas antes de viajar a Roma.

“Es una responsabilidad importante, poder mirar esta herida abierta en la Iglesia con los ojos bien abiertos y hacer todo por que no vuelva a ocurrir”, declaró el lunes en Radio Vaticano el rector de la Universidad Gregoriana, en la que tiene lugar el simposio, el francés François-Xavier Dumortier.

Este coloquio no tiene como objetivo “un efecto de visibilidad”, dijo en respuesta a quienes ven en él una operación de relaciones públicas. “El Papa ha tomado posición de forma valiente para que no nos quedáramos en la superficie de los problemas”. Se trata de “desarrollar una cultura de escucha, de prevención y de curación”, dijo.

Para el jesuita y psicoterapeuta Hans Zollner, organizador del simposio, “lo esencial para la Iglesia es asumir la responsabilidad por el daño hecho”. Pero las respuestas de las víctimas son variadas: para algunas, “demasiado heridas, el capítulo de la Iglesia está cerrado”. Otras “desean ayudar para que esto no vuelva a ocurrir”, dijo a Radio Vaticano.

Unos 40 ponentes hablarán sobre todas las dimensiones del problema, desde la influencia de la pornografía en internet hasta la formación de los obispos.

Van a testificar obispos “que han actuado valientemente en defensa de las víctimas” en Filipinas, Estados Unidos, México, Brasil, Alemania y Sudáfrica, según los organizadores.

Una de las dificultades es, debido a las diferencias culturales, hacer tomar conciencia a las iglesias en Asia o en África de la dimensión del problema en su sociedad.

Monseñor Charles Scicluna, arzobispo maltés nombrado “protector de justicia” (fiscal) hace 10 años por el Papa sobre este asunto, afirmó “que no puede haber distinción entre la Iglesia y la protección de los jóvenes”.

La irlandesa Marie Collins, violada por un sacerdote en un hospital de Dublin cuando era niña, y única víctima invitada al simposio, dará su testimonio ante la asamblea, pero admitió que no fue fácil decidirse. “Al margen de los remordimientos expresados por las actuaciones de los culpables, pocos de ellos lo han sido por la protección que sus superiores les han acordado”, lamentó el viernes.

El presidente de la Congregación para los obispos, el canadiense Marc Ouellet, presidirá el martes en la iglesia Santa Ignacia una velada penitencial en la que responsables de la Iglesia “pedirán perdón” a las miles de víctimas.

Concretamente, se lanzará un centro de aprendizaje por internet, ampliamente financiado por instituciones católicas alemanas, para permitir a todos los religiosos del mundo familiarizarse con las mejores prácticas, consignas de la Iglesia y conocimientos psicológicos.