Internacional

BENEDICTO XVI: «LA PAZ SE LOGRA CON EL DIÁLOGO Y LA BÚSQUEDA DE ACUERDOS»

El papa Benedicto XVI afirmó hoy que para alcanzar la paz es necesario comprometerse, “dejando a un lado la violencia y las armas y echando mano al diálogo, con la paciente búsqueda de los acuerdos posibles”.

El pontífice hizo estas manifestaciones tras el concierto que le ofreció en su residencia de Castel Gandolfo, a unos 33 kilómetros al sur de Roma, el maestro argentino-israelí Daniel Barenboim, con la West-Eastern Divan Orchestra. Esta orquesta, con sede en Sevilla (España), está formada por músicos españoles, israelíes y árabes.

Benedicto XVI dijo que su generación, como la de los padres de Barenboim, vivieron “la tragedia” de la Segunda Guerra Mundial y del Holocausto contra los judíos.

“Es muy significativo que usted, maestro, haya querido dar vida a un proyecto como la West-Eastern Divan Orchestra, un grupo en el que tocan juntos músicos israelíes, palestinos y de otros países árabes, personas de religión hebrea, musulmana y cristiana”, agregó el papa.

Señaló que el mensaje que se puede sacar del concierto es que “para lograr la paz es necesario comprometerse, dejando a un lado la violencia y las armas y comprometerse con la conversión personal y comunitaria, con el diálogo y la paciente búsqueda de acuerdos posibles”.

La West-Eastern Divan Orchestra (formada por músicos españoles, israelíes, palestinos, sirios, jordanos, egipcios, libaneses, iraníes y turcos) tocó la Sexta Sinfonía (Pastoral) y la Quinta en do menor, ambas de Ludwig van Beethoven.

El papa, un gran amante de la música clásica, dijo que ambas sinfonías expresan dos aspectos de la vida: el drama y la paz, la lucha del ser humano contra el destino adverso y la inmersión tranquilizadora en el ambiente bucólico.

El concierto se celebró en el patio central de la residencia papal de Castel Gandolfo, que se levanta a los pies del lago Albano, en la zona romana de Castelli Romani, donde Benedicto XVI pasa el verano desde el pasado día 3.

Acompañaron a Benedicto XVI el presidente de la República Italiana, Giorgio Napolitano, y su esposa, Clio, que después se quedaron a cenar con el pontífice, así como cardenales y obispos, entre ellos el purpurado Gianfranco Ravasi, presidente del Consejo Pontificio para la Cultura, y varios centenares de invitados. Esta es la segunda vez que el papa asiste a un concierto de Barenboim.

La anterior fue el pasado 1 de junio, cuando acudió al Teatro de La Scala de Milán, con motivo del VII Encuentro Mundial de las Familias, que se celebró en esa ciudad del norte de Italia.

Daniel Barenboim nació en 1942 en Buenos Aires, ostenta la triple nacionalidad argentino-israelí-española y es un defensor de la reconciliación y la paz entre judíos y palestinos.

El 13 de octubre del pasado año, Barenboim fue nombrado director musical del Teatro de La Scala de Milán, puesto que se encontraba vacante desde que se marchó Riccardo Muti en 2005.

Barenboim ya colaboraba con La Scala de Milán desde mayo de 2006, cuando fue nombrado director de orquesta “de referencia”, con la condición de dirigir hasta 2011 al menos dos producciones por temporada.