Destacadas

Arzobispo de Cochabamba invita a asumir la promoción de las vocaciones

Mediante una carta dirigida a los sacerdotes y religiosos de la Arquidiócesis de Cochabamba, Mons. Tito Solari ha convocado a formar grupos de oración por las vocaciones, tomando en cuenta que una de las preocupaciones de la Iglesia en la actualidad es la escazes de Vocaciones.

Con alegría les saludo y animo en su labor cotidiana, pidiendo al Señor les acompañe.

Como ustedes saben, una de las mayores preocupaciones de la Iglesia en la actualidad, no sólo en Cochabamba, es la escasez de vocaciones. Las causas de esta situación han sido abordadas en distintos ambientes, por especialistas y personas vinculadas a la Pastoral Vocacional; sin embargo, considero importante que todos y cada uno de nosotros, desde nuestros ámbitos de acción, como Iglesia, asumamos también distintas acciones que nos conduzcan a promover el tema vocacional.

Por este motivo les invito a que, para empezar, convoquemos en nuestras parroquias y comunidades la creación de grupos de oración por las vocaciones sacerdotales y religiosas. Es necesario que nos unamos para pedir a Dios que los jóvenes abran su corazón, ofreciendo su vida al servicio de la comunidad, entregándose al Señor.

Y es que alentar y alimentar las vocaciones es responsabilidad de todos, pues los jóvenes que se sienten llamados necesitan del apoyo y el sustento de toda la comunidad eclesial para responder al Señor y mantenerse fieles en su servicio. ¿Y cuál es la mejor manera de apoyarlos?, con nuestra oración. Como nos ha señalado el Papa Francisco, en Ia Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones 2013: “delante y detrás de toda vocación a la vida sacerdotal y a la vida consagrada existe siempre la fuerte e insistente oración de alguien: de una abuela, de un padre, de una madre, de una comunidad”, al tiempo que añadía “las vocaciones nacen en la oración, y de la oración, y sólo en la oración pueden perseverar y dar fruto”.

Unámonos pues, como Iglesia  en esta importante misión, hagamos llegar a todos la invitación para participar activamente ante este reto que se nos presenta, y formemos estos grupos. La oración es siempre fuente de unión y de vida, y cuánto más si el motivo de nuestra oración es pedir al Señor de la mies que mande obreros a su mies (Mt 9, 38).

Oremos pues, con la confianza puesta en el Señor, nuestro Maestro en la oración, y en María, nuestra madre que nos guía en el camino.

Fraternalmente,
Mons. Solari Capellari