Internacional

Antonieta Mendoza: “Estoy segura que de corazón el Papa está con nosotros”

Antonieta Mendoza de López, madre de Leopoldo López, se ‘encadenó’ simbólicamente frente al Vaticano para pedir la mediación del papa Francisco en la liberación de su hijo, el líder opositor venezolano, ex alcalde de Chacaho, preso desde hace más de mil días.

Leopoldo López fue condenado el 10 de septiembre de 2015 la por la justicia de su país a más de 13 años de prisión con la acusación de incitación a la violencia a través de mensajes en las redes sociales. Junto a la señora Antonieta se encontraba la esposa de López, Lilian Tintori, y Mitzi Capriles de Ledezma, la esposa del ex alcalde de Caracas, Antonio Ledezma, también él preso acusado de preparar un golpe pero nunca juzgado.

“Estoy segura que de corazón el Papa está con nosotros, sé que nos va ayudar y confiamos en él” señaló la madre de Leopoldo López. Y si bien indicó que está al corriente del diálogo en curso entre el Gobierno y la Santa Sede, para buscar una salida a la crítica situación del país, indicó: “Nos gustaría que el Santo Padre pudiera recibirnos para escuchar la voz de los parientes de los presos políticos”.

“Estamos aquí solicitando la liberación de Leopoldo López y Antonio Ledezma, y de todos los presos políticos venezolanos que han ido a la cárcel solamente por disentir de un régimen dictatorial. Ellos son inocentes, hay más de 107 presos políticos que son torturados física y psicológicamente”, aseguró.

“Venimos aquí a solicitarle a la Santa Sede y a su santidad el papa Francisco que exhorte al gobierno venezolano a respetar las disposiciones y resoluciones internacionales, porque que todos: las Naciones Unidas, la Organización de Estados Americanos, Human Right Watch y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, han pedido la liberación inmediata de los presos políticos”.

“Y para que un diálogo en el que creemos –prosiguió la madre de López– sea eficiente y le abra a Venezuela la posibilidad de salir de esta crisis, es necesario que liberen a los presos políticos. Esa es la razón de nuestra protesta pacífica, simbólica, moral y ética”.

Señaló tres condiciones que la oposición considera necesaria para que el diálogo pueda funcionar: la liberación de los presos políticos, el cronograma electoral y que se abran los canales humanitarios.

“Quiero recordar que el Gobierno le robó a los venezolanos el derecho constitucional de ejercer el voto, sepultando el referendo revocatorio que debía celebrarse en este año 2016”, dijo. Y sobre el segundo punto señaló que “Venezuela está en una crisis humanitaria por falta de alimentos y medicinas” y que “hay miles de toneladas de medicinas donadas por los países hermanos esperando en los puertos venezolanos y el gobierno no los deja entrar porque no quiere reconocer lo que está pasando”.