Oruro

AÑO DE LA FE INVITA A COMUNIDAD CATÓLICA A RENOVAR SU AMOR POR CRISTO

Celebración comienza hoy

En este Año de la Fe los bautizados están invitados a renovar su amor a Cristo, fidelidad a Dios, y su confianza plena en el amor y misericordia de la Santísima Trinidad, señaló el obispo de la Diócesis de Oruro, Monseñor Cristóbal Bialasik.

Dijo que el 11 de octubre del 2012 el Papa Benedicto XVI inauguró el año dedicado a la Fe que concluirá en la fiesta de Cristo Rey el 24 de noviembre del 2013.

Sostuvo que el Año de la Fe, recuerda los cincuenta años de la apertura del Concilio Vaticano II y los veinte años de la promulgación del Catecismo de la Iglesia Católica.

“Al comenzar este año debemos recordar que la fe cristiana es el encuentro vivo, personal y real con Jesucristo. Transmitir la fe significa crear en cada lugar y en cada tiempo las condiciones favorables para que se realice este encuentro entre los hombres y Cristo”, dijo.

Sostuvo que este encuentro en la Palabra y Eucaristía crea la mentalidad de Cristo, en la gracia del Espíritu; que hace reconocer a las personas como hermanos, congregados por el Espíritu en su Iglesia, para ser testigos anunciadores del Evangelio.

“Lamentablemente hoy día la fe está sometida más que en el pasado a una serie de interrogantes que provienen de un cambio de mentalidad, que sobre todo reduce el ámbito de las certezas racionales al de los logros científicos y tecnológicos”, aseveró.

Manifestó que el año de la fe es una invasión a una auténtica y renovada conversión al Señor, único Salvador del mundo. Dios, en el misterio de su muerte y resurrección ha revelado en plenitud el amor que salva y llama a los hombres a la conversión de vida mediante el perdón de los pecados.

“La fe crece cuando se vive como experiencia de un amor que se recibe y se comunica como experiencia de gracia y gozo. Nos hace fecundos porque ensancha el corazón en la esperanza y permite dar un testimonio fecundo”, aseveró.

Para terminar, señaló que la Palabra del Señor siga avanzando y sea glorificado, que este Año de la Fe ayude a tener cada vez más fuerte la relación con Cristo el Señor, pues sólo en él tenemos la certeza para mirar al futuro y la garantía del amor auténtico y duradero.