Santa Cruz

‘Alimenten a sus hijos de valores y de espíritu’

Con un lenguaje franco, abierto y muy jovial, el afamado sacerdote carismático, Salvador Manuel González Magaña, accedió a hablar con El Día para abordar las temáticas de sus conferencias, de la renovación de la fe y del rol de la familia en la sociedad.

Salvador González es un predicador mexicano que viaja por todo el mundo compartiendo la fe en Jesucristo y  llegó a Santa Cruz de la Sierra como invitado especial del XXXIII Gran Encuentro Internacional del Nuevo Pentecostés, que se desarrolla  en el Centro Carismático Católico de Evangelización “La Mansión”.

P. Hemos leído que en el programa oficial predicará dos temas: ‘Abraham nuestro padre en la fe’ y ‘la familia como educadora en la fe’ ¿Cuál es el mensaje de esas las temáticas?

S.G.: Abraham a lo largo  de su existencia hace suyo el proyecto de fraternidad que Dios tiene para el mundo. Y hoy en día nosotros también debemos desarrollar ese plan en nuestra vida. En cuanto a la familia, la misión que Dios encomienda a los padres es cuidar, proteger, educar y conducir a los hijos  por el camino del bien.

P. A propósito ¿Cómo ve el modelo tradicional de familia que hay en la sociedad?

S.G.: La verdad es que hay familias muy buenas, aquellas que hacen suyo el proyecto de Dios y que deciden vivir según los mandamientos y exigencias de la palabra del Señor.  El problema es que ahora la familia es atacada desde distintos ángulos y frentes. Minan esa visión tradicional de la familia y eso hace que muchas personas se desvíen de ese objetivo. La misión de la familia es heredar hijos buenos al mundo, esa es la finalidad. ¿Por qué el mundo se está echando a perder? Porque la familia no está cumpliendo con la misión que Dios le encomendó.

P. Frente a los problemas de la sociedad ¿Cómo ve la relación entre padres e hijos?

S.G.:  Creo que hoy en día el padre de familia ha perdido la autoridad que Dios les dio. El padre de familia tiene una autoridad venida de lo alto como decía nuestro señor Jesucristo y la pierde cuando deja de vivir como Dios le manda. Cuando deja de ser un ejemplo para su hijo, es entonces cuando ese padre y madre de familia caen en los vicios y en los problemas. Y en lugar que ese hogar sea un centro de felicidad, se convierte en un lugar de conflictos y por esa razón los hijos se rebelan. Es una cuestión subconsciente, cuando a ti no te dan lo que deban darte, se rebelan.

P. ¿Cómo se debe sobrellevar la relación con los hijos considerados ‘rebeldes’?

S.G.: Los padres tienen la misión de velar por el alimento que comen sus hijos. Así como hay un alimento físico que nutre y que hace que el muchacho se desarrolle fuerte y sano, así también hay alimentos que le dañan. El padre no solamente tiene que ver eso en lo físico, sino también los valores y lo espiritual. Si espiritualmente  no cuidas lo que tus hijos comen, entonces tus hijos te van a dañar.

La madre es el corazón de Dios en el hogar, es el amor, el cariño, el afecto, la protección y el cuidado. El padre es la autoridad, el guía y el que provee las necesidades del hogar. Cuando los dos roles se juntan es cuando se logra el objetivo que Dios quiere.

P. ¿Qué consejo le daría a los hijos rebeldes y a aquellos padres que abandonan sus hogares?

S.G.:   A los padres, quiero decirles que no olviden la misión que Dios les encomendó. Que ellos tienen la sagrada misión de heredarle al mundo hijos buenos, es una exigencia de Dios y de la sociedad. A los hijos rebeldes les recuerdo el mandamiento de Dios que dice honrarás a tu padre y tu madre.

P. En este momento en el país hay un debate polémico por la despenalización del aborto ¿Qué opina sobre este tema?

S.G.: La Iglesia es clara en este tema, siempre está por la vida del ser humano desde su concepción hasta la muerte natural. Esa es mi opinión, de defender la vida. Querer legalizar el aborto es un retroceso en la historia. A mí me llama la atención la forma cómo defendemos a los animales en México con leyes estrictas. Por ejemplo, la tortuga boba o caguama, que ponen huevos en las orillas del mar, sin alguien se los come o los vende, puede ir a la cárcel. ¿Cómo es posible que protejamos más los huevos de caguama que la vida? Esa es la contradicción del mundo moderno.

P. Hace poco en el país se ha desarrollado un Censo Nacional de Población y Vivienda en el que no se ha tomado en cuenta  el tema de  religión, por considerar que no es una variable válida para diseñar políticas públicas ¿Qué opina al respecto?

S.G.: Si un político descuida eso, pues está mal. Por ejemplo, en México sí se toma en cuenta la religión, te preguntan ¿cuál es tu fe? Si eres católico, evangélico, mormón o cualquier fe que tú tengas. Yo creo que es fundamental saber la fe del pueblo, sino no conces la fe de tus ciudadanos cómo piensas servirles.

P. ¿Cuáles son las nuevas formas de evangelización?

S.G.: La Iglesia, ya desde el Papa Juan Pablo II y desde el Concilio Vaticano II, buscó una manera de acercar el evangelio a la gente, teniendo en cuenta las nuevas maneras de pensar, ser, actuar y convivir las culturas de los pueblos incluyendo las nuevas tecnologías.

El perfil

Salvador Manuel González Magaña
Sacerdote

País natal:
México

Cumpleaños:
2 de septiembre

Estudios:
Estudió Secundaria, Preparatoria y Filosofía en el Seminario de Tacámbaro, Mich. Teología en el Seminario Mayor de Zamora. El 2 de septiembre de 1982 fue ordenado sacerdote en la Catedral de Apatzingán, Mich. Estudió Sagrada Escritura en el Pontificio Instituto Bíblico de Roma, Italia obteniendo el título de Licenciado. Estudió también en Jerusalén, Israel. Actualmente es asesor del Movimiento de Renovación.