Análisis

Agua: Científicos Versus Políticos por Alejandro Cossio

Los últimos días, en nuestro país, hemos evidenciando la aparición de la punta del iceberg de un enorme problema que se visibilizó en su verdadera dimension, la escasez de agua por falta de acciones preventivas.

Es necesario prestar atención seria, inmediata y primaria del gran problema de la sequía y el racionamiento que se vive en 5 de los 9 departamentos de Bolivia.

En la decada de los 90 del siglo pasado, ya se había hablado sobre el deceso de los glaciares, el año 1997, tuve la oportunidad de entrevistar a 2 científicos suizos precisamente en la pista de sky más alta del mundo ubicada en el nevado del Chacaltaya. Estos científicos estaban haciendo observaciones de la muerte de los glaciares andinos y de las consecuencias que tendrían en la naturaleza. Entonces nadie, incluido yo, habíamos creído que eso llegaría a ocurrir, la nieve era abundante y no había de qué alarmarse.

Algunos años después, exactamente el año 2008 fui a La Paz con mi hija para que conozca el nevado del Chacaltaya, pero cuando llegamos a la ciudad de El Alto, pudimos ver que la pista de sky simplemente ya no existía.

Y a la hora de la verdad, resulta que no se tuvieron en cuenta los reportes de diversos estudios que realizan los científicos. Por ejemplo y sin ir muy lejos, Dirk Hoffmann miembro del Instituto Boliviano de la Montaña indicó “El desabastecimiento de agua estaba previsto desde 2009 y se están cumpliendo las proyecciones.

La administración pública no hizo nada para prevenir el desabastecimiento del agua. Por el contrario, se incrementaron los proyectos orientados a la canalización de agua para destinarlas al riego y se los priorizó por encima de proyectos de captación de agua, no se hizo ningún proyecto para construir nuevas represas de almacenamiento de agua en lugares estratégicos.

Por otro lado es preocupante el hecho de que la minería goce de grandes privilegios gracias a la Ley de Minería y Metalurgia Nro 535 promulgada en mayo del 2014. Esta ley confiere a los mineros prioridades incluso por sobre los comunarios campesinos y por sobre los pueblos indígenas para la exploración y la adjudicación de tierras y el liquido elemento para la explotación minera.

Tenemos que tomar el asunto de la escasez del agua por las riendas, escuchemos ahora a los científicos y sus voces de alerta que por ejemplo hablan de que el año 2030 el lago Titicaca se partirá en 3 partes. Escuchemos a los cientificos que indican que existen 25 nuevos lagos en los andes bolivianos, producto del descongelamiento glaciar, que son bombas de tiempo pues la ruptura de cada una de ellas se torna en un peligro para las poblaciones cercanas.

Escuchemos a los cientificos que anuncian que la gran region del Chaco se convertira en un desierto pues la tala de árboles y el chaqueo para conseguir nuevas tierras para sembradíos se han llevado por delante el verde de las copas de los arboles que garantizaban la permanencia de la humedad.

Los anuncios de los científicos no son premoniciones apocalípticas, sino son anuncios claros y con bases de estudios serios que debemos tener en cuenta, sin politizar, sin ideologizar, sin pensar en intereses personales.

No dejemos que pasen otros 30 años para darnos cuenta de que hubieramos podido hacer algo en su tiempo para minimizar los impactos que ahora son irreversibles.