Santa Cruz

60 nuevas parejas de Santa Cruz aprueban el curso prematrimonial

En una sociedad permisiva y liberal donde el matrimonio está cada vez más desvalorizado por los altos índices de divorcios y por las leyes ‘progresistas’ que atentan la integridad de la familia, un grupo de 60 valerosas parejas se sometieron a la capacitación prematrimonial del Movimiento Familiar Cristiano Católico (MFCC).


Los cursillos se realizaron los días 16-17 y 23-24 de enero en instalaciones del MFCC, ubicado en la avenida Juan Pablo II y 3er anillo interno. En un ambiente fraternal, el primer día del cursillo se inició con la exposición de las reglas de juego del centro y para romper el hielo con el auditorio los animadores contaron su testimonio de vida y luego se hizo una dinámica de presentación de las parejas cuyo testimonio debían ser un ejemplo para los demás. Después se dictó el primer tema denominado “Encuentro con nosotros mismos”, en el que nos enseñaron a responder preguntas básicas sobre nuestra vida ¿Quién soy? ¿Quién y qué soy? ¿Hacia dónde voy? 


El segundo día de la capacitación tuvimos la oportunidad de leer el libro sagrado de Tobías del Antiguo Testamento, que es un relato novelado que trata de la vida familiar, la muerte y la sexualidad. Otro tema de la jornada fue la orientación psicológica sobre nuestro temperamento, carácter y personalidad para poder comprendernos en pareja. Durante el tercer día del cursillo se abordaron dos temas trascendentales en la vida matrimonial, la sexualidad y el sexo. Sin pelos en la lengua la pareja de animadores nos aconsejaron cómo vivir una sexualidad plena en pareja.

Ese mismo, día una abogada nos explicó los requisitos exigidos para contraer un matrimonio civil y, sobre todo, cómo afrontar un divorcio y sus consecuencias legales. Como apunte, estos temas fueron los temas más comentados por el auditorio.
El último día fue una jornada especial porque tuvimos la oportunidad de entregar nuestro proyecto de vida en pareja mediante una carta, que fue debidamente preparada con antelación. Tuvimos el privilegio de aprender lo que dice la biblia sobre el matrimonio con citas específicas de la sagrada escritura, para que podamos ponerlo en práctica en nuestro hogar. Paralelamente nuestros padres y padrinos compartieron una charla sobre el rol que ellos cumplirán en la vida matrimonial a partir de ahora. Todo finalizó con la celebración de la santa misa donde tuvimos la oportunidad de recibir a Dios sacramentado.


Confiados en Dios todos coincidimos en que el cursillo es un paso importante para nuestro crecimiento en pareja, no solo por el hecho de obtener el certificado que nos abra las puertas de la iglesia para el matrimonio, sino para profundizar nuestra fe cristiana que será la base para sostener nuestro hogar ante cualquier adversidad. Es un paso fundamental en la preparación de nuestro matrimonio para fundar la sagrada institución de la familia en la sociedad que cada día pierde sus valores y principios.