Sucre

6 novicios toman hábito para la provincia misionera San Antonio de Bolivia

Toma de hábito franciscanos menores

La Provincia Misionera San Antonio de Bolivia inició febrero con la celebración de “Toma de hábito” de 6  jóvenes que ingresaron este año para el noviciado en el convento Santa Ana de la Recoleta en Sucre. El Rito de entrega se realizó la jornada de ayer 1 de febrero en el coro de la parroquia.

El Padre Leonidas Roman Crespo, párroco de Santa Ana, bendijo los hábitos y cordones para entregarlos a los jóvenes novocios: “Reciban, queridos hermanos, el hábito de la probación, al empezar su noviciado en la Orden Franciscana. Su forma de Cruz es signo de su mayor participación al servicio de Cristo”.

Impulsados por la inspiración divina vienen para experimentar su vida en la fraternidad de la Orden Franciscana y piden que juzguen su actitud para seguir a Cristo, según el ejemplo de San Francisco de Asís, pobre, humilde y amante de la Cruz. Aprender a llevar el yugo del Señor con amor y alegría.

Los 6 novicios que tomaron el hábito el sábado son:

  • Rey Elias Mercado
  • Jorge Miguel Oliver Malve
  • Isidro Maldonado
  • Marcos Talavera Lima
  • Freddy Condori
  • Joel Ivan Segovia

Todos ellos tienen la tarea de vivir un año canónico en el convento, estudiando, trabajando en casa y participando en todas las actividades de la parroquia.

Hoy, 2 de febrero, tres hermanos harán su primera profesión a hrs. 19:00 en la Parroquia de la Recoleta, celebración a la que invitan a participar a través de su página de facebook:  Parroquia La Recoleta – Sucre”.

https://www.facebook.com/Parroquia-La-Recoleta-Sucre-111777250616887

Ellos son:

  • Oscar Tarifa Amaru
  • Ramiro Arrazola Conde
  • Carly Ortiz Nibuscha

Hermanos que dejarán la capital rumbo a Cochabamba para continuar sus estudios esta gestión.

Paz y Bien…

Noviciado

La segunda etapa de la formación franciscana se llama noviciado, después del postulantado. Los novicios viven en comunidad durante un año en el que un novicio (que significa “principiante”) discierne su vocación a la vida religiosa. Él trabaja en la profundización de su relación con Dios y desarrolla su identidad franciscana estudiando las Reglas y las Constituciones Generales, así como los votos de pobreza, castidad y obediencia.  Como miembro formal de la Orden, el novicio recibe la prenda distintiva franciscana o hábito que consiste en una túnica marrón con una capucha y un cordón blanco que sirve como un cinturón.  Normalmente, el cordón tiene tres nudos, simbolizando cada uno de los votos religiosos: pobreza, castidad y obediencia. Pero como el novicio aún no ha hecho esa promesa, el cordón no tiene ningún nudo.

[Fuente: CENACOM]