Jueves, 19 Octubre 2017

banner Diakonia 2017 Infodecom 2017 ok ok

10   Banner    Anunciate Aqui

En el marco del III Encuentro Nacional de Estudiantes Católicos de Bolivia que se realizó del 2 al 4 de septiembre en la Arquidiócesis de Santa Cruz, Mons. Tito Solari, Arzobispo emérito de la Arquidiócesis de Cochabamba dió testimonio de vocación y profundizó el tema de actos de misericordia frente a más de mil jóvenes congregados. Y los invitó a descubrir en el más necesitado el rostro misericordioso de Jesús.

 Como relata la página iglesiasantacruz.org, "con un lenguaje sencillo, Monseñor fue contando parte de su vida y cómo el haber convivido con presos, prostitutas, niños de la calle y personas muy pobres le enseñó a vivir con sencillez y a reafirmar su convicción de que Cristo está en el corazón de los desprotegidos y necesitados".

 “Jóvenes Dios pone su corazón dentro de la miseria humana y allí habita. Dentro de las personas que sufren habita Cristo y hoy los desafío: a mirar a un hombre pobre y a ver si logran ustedes creer que Jesús habita en el corazón de esta persona. Cuando salgamos de este encuentro tenemos que tener una visión de fe diferente y miremos a las personas más desprotegidas con una mirada de fe y amor, con la misma mirada que miramos al Santísimo Sacramento” exhortó.

“Pidamos al Señor juntos esta gracia que nos de la fe de reconocerlo presente en los pobres, en los enfermos, en los presos, en los niños y en todos los que sufren, pidamos esta gracia al Señor y les invito a que cada día hagan algún gesto, algún acto de fe, cuando caminemos por la calle y encontremos a algún desprotegido o cuando visitemos algún enfermo ayudemoslo pero no lo hagamos solo por compasión; jóvenes déjense contagiar de la presencia de Cristo y sientan que al que ayudan o al que visitan es a Jesús, visiten a los enfermos con una actitud de fe reconociendo que ahí donde hay dolor y sufrimiento está el corazón de Jesús”.

“El Don más grande que me ha hecho el Señor es el poder estar al lado de los pobres y los enfermos” afirmó Monseñor Tito a tiempo de contarles que durante los años que vivió en Santa Cruz, una vez celebró su cumpleaños con enfermos, prostitutas y ex presidiarios, aquella noche rezaron el rosario y fue para él “el regalo más grande” que le hizo el Señor “estar al lado de los preferidos de Jesús”.

“Mis queridos jóvenes, deseo que todo esto no quede solo en palabras sino que de este encuentro  lleven el propósito de ir haciendo actos de  fe en la presencia viva de Cristo en los marginados, en los hambrientos, en los sedientos, desnudos, peregrinos, presos, enfermos y en toda ser humano que necesite de nosotros. Jóvenes les invito a descubrir en el más necesitado el rostro misericordioso de Jesús”.

Parece mentira que nuestro querido Cardenal Julio ya no está con nosotros. Lo recordamos todos los días. Hemos vivido estos dos meses que han transcurrido desde su partida con nostalgia y mucho más ahora que recordamos los 80 años de

su natalicio, motivo muy especial para hacerle un homenaje y repasar su pensamiento, mostrar su largo caminar como Servidor de Todos y su testimonio como hombre de fe.

Hoy recuerdo como su fuera ayer cuando celebró su primera misa en Santa Cruz, después de haber sido nombrado como Arzobispo de la Arquidiócesis. Fue en 1991 y frente a una multitud que se había congregado en la plaza principal dijo “Yo no tengo ni oro ni plata, vengo a ofrecer esta vida y quiero donarla a la Iglesia de Santa Cruz”

Fue una bella frase tomada de los Hechos de los Apóstoles y refleja muy bien el propósito que lo guió hasta el final de sus días. A poco tiempo, el Cardenal Julio sufrió un infarto tremendo que le daño severamente el corazón. Yo era obispo auxiliar y fui a verlo a la clínica. Me miró a los ojos y con una voz muy débil me dijo que si el Señor quiere, aquí estoy para darle mi vida.

Dios quiso que nuestro querido Cardenal viviera muchos años más y que se convierta en un regalo para Santa Cruz y para Bolivia, un don de servicio y de entrega, pues él dio su vida por esta Iglesia, por su pueblo y luchó incansablemente para hacer presente el Reino de Dios en esta tierra. El ha sido una bendición para nuestro país, ha sido el primer cardenal boliviano y yo creo que nuestro Señor está contento de ha- berlo acogido al lado de los justos, como debemos estar nos- otros, felices de seguir este camino.

Mons. Tito Solari C.

Arzobispo emérito de Cochabamba

Presidente Área de Educación CEB

Información adicional

  • Atención Atención: Las opiniones de este sector son de la total responsabilidad de sus autores, Infodecom no se identifica necesariamente con las opiniones vertidas en esta sección
  • Autor Autor: Mons. Tito Solari

Tras las declaraciones de la ministra de Comunicación, Marianela Paco, el rector de la Catedral Metropolitana de Cochabamba, Marcelo Bazán, manifestó su descontento y aseguró que "es poco científico hablar de un texto fuera de su contexto"

Ayer, la ministra de Comunicación criticó el libro autobiográfico "Tito Solari, la fuerza de la humildad, historia de un pastor", asegurando que monseñor incurre en "mentiras" al hacer referencia a la intención de modificación de la Constitución Política del Estado y al peligro de una "reelección indefinida".

Al respecto, Bazán aseguró que: "En todo el tiempo de la Iglesia que ha pasado, nunca fueron reelegidos los papas, la Iglesia tiene una existencia mucho mayor que el Estado Republicano de Bolivia y ahí vemos una falta de visión para poder establecer una crítica".

Por otro lado, la autoridad eclesiástica indicó que la ministra Paco debería "hablar del tema" con monseñor Tito Solari, ya que si no lo hace estaría incurriendo en una "falta de respeto entre autoridades".

"A la Iglesia no hay que tomarla como si fuera su chichería, la Iglesia es del Señor, tenemos personas que cometemos errores, pero yo creo que para esto se debe tener mucha más caridad, formalidad, objetividad, leer bien la cosas antes y conocer antes de manifestar ciertas posiciones", manifestó el rector de la Catedral Metropolitana de Cochabamba.

Finalmente, Bazán dijo que las críticas que ha recibido la Iglesia a lo largo de los años siempre serán bienvenidas y que esta institución no está hecha para "quedar bien con el Gobierno" ya que su única misión es "ser testigos de Jesús y anunciadores de la buena noticia".

Información adicional

  • Fuente Fuente: Los Tiempos

Este 23 de diciembre el Grupo Editorial Kipus lanza en todas las librerías de Bolivia el libro biográfico "TITO SOLARI La fuerza de la humildad. Historia de un pastor", escrito por Ariel Beramendi.

El libro de carácter testimonial nació de una entrevista a profundidad en la que Solari cuenta su vida desde que sus padres escaparon de su pueblo italiano para casarse, Solari recorre su niñez durante la Segunda Guerra Mundial, su adolescencia en la escuela y su juventud en la comunidad religiosa y en la universidad que vivía la revolución cultural del 68, hasta que se ordenó sacerdote salesiano y vino a Bolivia como misionero , donde cumplió varios servicios como párroco, padre superior y finalmente obispo; tarea que terminó al cumplir 75 años.

El texto está escrito en primera persona y según el autor, esta elección se ha debido a que con este tipo de narración logramos entrar en intimidad con el personaje y tenemos acceso más directo a su persona. Lo mostramos tal como es, entramos en su mente y centramos toda la atención en cómo ha vivido sus experiencias personales como joven, hijo, sacerdote y obispo.

El libro, de lenguaje narrativo, pretende ser de carácter divulgativo y se ha realizado con el único objetivo de dar un testimonio cronológico y ordenado de una opción de vida entregada a Dios - con sus alegrías y con sus tristezas –; y según el autor su deseo ha sido mostrar a fondo el pensamiento de un pastor, despojándolo de triunfalismos y mostrando un corazón humano con heridas, sueños, alegrías, y hasta dudas y temores.

Beramendi intenta con esta obra hacer conocer la Iglesia desde la visión de un pastor, una Iglesia que no es un club de santos sino un hospital de pecadores.

Más información:
Editorial Kipus (Bolivia)
Telf.+591(4)4731076
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Información adicional

  • Fuente Fuente: Infodecom

El Arzobispo Emérito de Cochabamba, Mons. Tito Solari recibirá el título de Hijo Ilustre en reconocimiento a su trabajo de ayuda al pueblo en los años que radicó en la capital cruceña.

El Consejo Municipal de Santa Cruz en el contexto de la celebración de las efemérides departamentales otorgará a Cardenal Julio Terrazas la Cruz de la Orden como Hijo Ilustre de Santa Cruz de la Sierra y decidió que ese nombramiento sea compartido con el Mons. Tito Solari.

Anualmente el Consejo Municipal de Santa Cruz, otorga distinciones a los ciudadanos que destacan por sus aportes a la cultura, al deporte y al desarrollo humano. El 22 de septiembre a las 19:00, se realizará la Sesión de Honor del Consejo Municipal de Santa Cruz, en la que el Cardenal Terrazas y el Mons. Tito Solari junto a otras 21 personas recibirán las distinciones y el agasajo en nombre del pueblo de Santa Cruz.

Información adicional

  • Fuente Fuente: Infodecom

El Papa Francisco nos ha invitado a celebrar, junto a nuestros hermanos de la Iglesia Ortodoxa, la Jornada Mundial de Oración por el Cuidado de la Creación, para que toda la humanidad emprenda un camino de vida y de esperanza.

Papa Francisco está preocupado por lo que está pasando a nuestra casa: nuestros intereses económicos nos llevan a explotar la tierra; con nuestras malas costumbres no respetamos el medio ambiente; pero tampoco reconocemos la creación como un don de Dios, más bien tenemos una actitud de "patrones" sobre ella.

En su encíclica "Laudato si'", el Papa nos expresa la necesidad de un cambio radical con relación al uso de los bienes de la tierra.
Por eso nos invita a orar.

Necesitamos la ayuda de Dios para empezar un largo y profundo proceso de conversión: tener conciencia que la tierra es nuestra casa común, y aprender de San Francisco de Asís a considerarla como "una hermana, con la cual compartimos nuestra existencia, y como una madre bella que nos acoge entre sus brazos".

Necesitamos la ayuda de Dios para "unir a toda la familia humana en la búsqueda de un desarrollo sostenible e integral, pues sabemos que las cosas pueden cambiar".

Necesitamos la ayuda de Dios para que los responsables de los pueblos acojan la invitación urgente del Papa "a un nuevo diálogo sobre el modo como estamos construyendo el futuro del planeta".

Unámonos a nuestros hermanos en esta Jornada, con nuestra oración y nuestra acción, pues como nos señala el Papa, estamos llamados "a ser los instrumentos del Padre Dios para que nuestro planeta sea lo que él soñó al crearlo y responda a su proyecto de paz, belleza y plenitud".

Con afecto,
Mons. Tito Solari

Información adicional

  • Atención Atención: Las opiniones de este sector son de la total responsabilidad de sus autores, Infodecom no se identifica necesariamente con las opiniones vertidas en esta sección
  • Autor Autor: Mons. Tito Solari

La celebración de los 200 años del nacimiento de Don Bosco me ha permitido reflexionar y unir más profundamente mi vida con la suya.

En Italia los salesianos hacemos la profesión religiosa en el día del nacimiento de Don Bosco. Así que este año, en esta fecha, he celebrado mi 59 aniversario de profesión religiosa.

Con 16 años tomé la decisión de ser salesiano, una decisión que, por mi corta edad y por las opciones que tenía ante mí, no fue fácil, y a partir de ella inicié mi noviciado, y me sumergí en una nueva forma de vivir; más cerca de Jesús empecé a conocer a Don Bosco, a la Iglesia, a la Vida Religiosa.

Un año después, mi profesión la hice con toda el alma: me consagré al Señor para dar mi vida por los jóvenes, para estar siempre con ellos.

Ahora, después de 59 años de entrega al Señor como salesiano, de vivir como hijo de Don Bosco y hermano de tantos, que como yo han optado por esta vida, experimento un profundo sentimiento de gratitud hacia el Señor que me ha invitado a seguirle por este camino. Es Él quien ha dado un corazón hecho para los jóvenes.

Doy gracias al Señor por mi Padre Don Bosco y mis Hermanos salesianos, por tantas personas que me han acompañado en este camino.

Doy gracias también porque al haber entregado mi vida a los jóvenes he recibido de ellos y del Señor la alegría del corazón y la paz de una vida plenamente realizada.

Con afecto,
Mons. Tito Solari

Información adicional

  • Atención Atención: Las opiniones de este sector son de la total responsabilidad de sus autores, Infodecom no se identifica necesariamente con las opiniones vertidas en esta sección
  • Autor Autor: Mons. Tito Solari

Hace 200 años nació, en un rinconcito del Piamonte, un niño que fue bautizado con el nombre de Juan. Sobre él el Espíritu de Dios derramó la ternura más grande del amor para que fuera el padre, el maestro y el amigo de todos los jóvenes del mundo.

Después de una larga búsqueda Don Bosco comprendió que Dios le pedía dar su vida por "los jóvenes, sobre todo los más pobres", respondiendo así a las necesidades de su tiempo y de nuestro tiempo.

Él sabía que los jóvenes necesitan un patio, una casa, una escuela y una iglesia para crecer en armonía y alegría. Un patio para compartir, una casa para aprender a amar, una escuela para la vida y una iglesia para tener siempre a Dios en el corazón.

Gran pedagogo ha fundamentado su método en la razón, la religión y la amabilidad. A la mente de la juventud hay que ofrecerle razones y valores; al espíritu hay que alimentarlo con la gracia de Dios y al corazón hay que hacerle sentir el amor del padre y del amigo.

Los jóvenes se sienten atraídos por Don Bosco: él nació pobre, tuvo que ganarse el pan con el sudor de su frente; vivió una adolescencia de novela, buscó el sentido de su vida en medio de muchas dificultades; y luego se dedicó a los jóvenes, creyó y encontró en ellos amigos y colaboradores, los lanzó a grandes empresas, y los abrió a soñar un mundo mejor, participando con valentía en los procesos políticos y religiosos de su tiempo.

Hoy, querido joven, Don Bosco te dice: "No te dejes llevar por la corriente; da un sentido a tu vida; entrénate para superar los obstáculos; abre tu corazón a servir a tu prójimo; agárrate de la mano de Dios y confía que la Virgen Auxiliadora está siempre a tu lado".

Información adicional

  • Atención Atención: Las opiniones de este sector son de la total responsabilidad de sus autores, Infodecom no se identifica necesariamente con las opiniones vertidas en esta sección
  • Autor Autor: Mons. TIto Solari

Han pasado dos semanas desde que, en Bolivia, hemos tenido la oportunidad de vivir y disfrutar de la presencia de nuestro Papa Francisco.

Han sido días inolvidables, en que su cercanía física y sus sentimientos, expresados a través de sus discursos y gestos, han conmovido nuestros corazones. Y es por ese motivo que es importante detenernos y reflexionar en sus palabras.

En primer lugar, como Vicario de Vida Consagrada, me parece importante rescatar algunos aspectos del mensaje que nos dirigió en el Coliseo Don Bosco.

Nuestro Papa Francisco insiste muchísimo en que tengamos los ojos y los oídos abiertos, que estemos atentos al sufrimiento de los pobres, los marginados, que no pasemos de largo...

Muchas veces, el trabajo y la misión en que estamos inmersos nos absorben tanto, que nos impiden ver o escuchar lo que sucede a nuestro alrededor. No se trata de actuar por mala voluntad, simplemente es que nos dedicamos a nuestra labor y no nos percatamos de lo que sucede en nuestro entorno.

En este sentido, les animo a que, por 'higiene espiritual', nos aboquemos a detectar situaciones de sufrimiento a nuestro derredor, pero no sólo a nivel de conocimiento, sino de experiencia, de contacto directo, para sentir en la piel y el corazón el sufrimiento del pobre.

Esto es necesario, el verdadero encuentro, el dejar que, como al Señor, se nos conmuevan las entrañas. Sobre esto el Papa nos recordó las palabras de Juan: "¿Cómo puede amar a Dios, a quien no ve, el que no ama a su hermano, a quien ve? (1 Jn 4, 20b)". Amar implica compromiso, cercanía, involucrarse, 'ser prójimo' como el Buen Samaritano.

Que el Espíritu del Señor nos ilumine para que la ilusión y alegría que nos trasmitió el Papa durante su visita sean un estímulo que nos ayude a vivir nuestra consagración con una mayor entrega y apertura a las necesidades de los demás.
Con afecto,
Mons. Tito

Información adicional

  • Atención Atención: Las opiniones de este sector son de la total responsabilidad de sus autores, Infodecom no se identifica necesariamente con las opiniones vertidas en esta sección
  • Autor Autor: Mons. Tito Solari

Mons. Tito Solari, Arzobispo emérito de Cochabamba y Responsable de la Vida Consagrada, pide la solidaridad de la gente ante el sufrimiento y la necesidad de los hermanos del TIPNIS: "Espero de veras que este acto de solidaridad lo vivamos como comunidad eclesial, como Iglesia abierta a las necesidades de todos, y en plena sintonía con el Año Santo de la Misericordia que nos preparamos a vivir en comunión con nuestro Papa Francisco" destacó.

Mensaje:

El próximo domingo, 5º de Cuaresma, es el día que la Iglesia de Bolivia nos invita a vivir en profundidad la solidaridad, como una de las expresiones más significativas del tiempo cuaresmal, junto a la oración y el ayuno.
Muchas Órdenes y Congregaciones han nacido de la solidaridad, como una respuesta de parte de nuestros fundadores ante tantas necesidades de nuestros hermanos: niños, jóvenes, ancianos, enfermos, pobres, discapacitados, mujeres. Y ellos han sabido responder desde su carisma, desde el don de Dios, puesto al servicio de los demás.

Por todo ello, como Vida Consagrada, es importante que nosotros también nos conmovamos ante las necesidades de los demás, y en Cochabamba en particular, ante el sufrimiento y la necesidad de nuestros hermanos del TIPNIS y que, junto a nuestro Arzobispo, animemos a las personas de nuestra parroquias, barrios y a aquellos a quienes servimos, a sumarse a esta iniciativa, destacando que lo más importante es la actitud del corazón, según el ejemplo de Jesús, nuestro Maestro y de nuestros fundadores.

Espero de veras que este acto de solidaridad lo vivamos como comunidad eclesial, como Iglesia abierta a las necesidades de todos, y en plena sintonía con el Año Santo de la Misericordia que nos preparamos a vivir en comunión con nuestro Papa Francisco.
Participando en esta iniciativa, fortalecemos también nuestra comunión eclesial y nos preparamos bien a la Pascua.
Fraternalmente.

Mons. Tito

Información adicional

  • Fuente Fuente: IglesiaViva