Infodecom - Información de la comunidad
Pedro Rentería Guardo

Pedro Rentería Guardo

Martes, 25 Noviembre 2014 09:42

Mons. Jesús Pérez: "El Rey de reyes"

Con la fiesta de Cristo Rey, cerramos en la Iglesia católica el año litúrgico. A lo largo del año, día tras día, hincamos las rodillas ante el Señor, proclamándole rey de los apóstoles, de los mártires, de los confesores, de las vírgenes, de todos los santos del universo entero, santos son todos los que han conseguido llegar al cielo. En esta fiesta se nos convoca a todos los cristianos a ofrecer un particular homenaje a su realeza; a enardecer nuestro fervor y devoción a su persona; a estimular, más y más, el celo misionero de evangelizar para que: "todos los pueblos, tribus y lenguas le sirvan y le obedezcan".

La fiesta de Cristo Rey cuando fue instituida en el año de 1925, por el Papa Pió XI, se celebraba el último domingo de octubre. Con la reforma del misal de 1969, se trasladó con gran acierto al último domingo del año litúrgico, con un tono claramente escatológico, mirando al futuro de la historia para expresar el sentido de consumación del plan que conlleva este título de Rey. Con Cristo Alfa y Omega cerramos el año litúrgico y el próximo domingo, iniciamos el proceso celebrativo de la Liturgia que nos hace participar un año más de nuestra liberación que Cristo nos ha obtenido.

Cristo es fin y meta de toda la creación. En la mente de Dios Padre estuvo siempre la obra de la liberación o salvación del hombre "imagen perfecta del Dios invisible... Todas las cosas fueron creadas por él en los cielos y en la tierra, las visibles y las invisibles, sean Tronos o Dominaciones o Principados o Potestades... Y así él tiene ser ante todas las cosas. Y todas subsisten en él".

La familia humana apenas creada desobedeció a su Rey legítimo, pero Cristo, en cambio, en un rasgo de misericordia divina, rescata y redime a la humanidad entera con su Sangre preciosa derramada en la Cruz. Para ese fin asumió la naturaleza humana, escondiendo bajo la vestidura de siervo los atributos de la naturaleza divina, hasta que redimido el género humano, volvió a su gloria divina con su resurrección gloriosa.

A Cristo pertenece, desde entonces ser rey, por derecho, que diríamos de origen, por ser Dios, igual al Padre y por la conquista por haber redimido y salvado a la humanidad entera. "En el hemos encontrado la redención... hemos sido arrebatados del poder de las tinieblas y trasladados al reino de la luz". Cristo no quiso ser rey al estilo humano, no aceptó los planes de sus coetáneos. El reino de Cristo es eterno y está por encima de todas las aspiraciones políticas de los humanos. Su reino es un reino de amor y justicia.

El reino de Cristo como rezamos en el prefacio de este día, es: "Un reino de verdad, y de vida; reino de santidad y gracia; reino de justicia, de amor y de paz". Su programa se cifra en servir. Así lo da entender el evangelio de este domingo, tornado de Mateo 25,31-46, el cual describe el juicio universal, de una forma sencilla y popular, basada en un patrón, un examen para todos que versará sobre todo aquello que hicimos y lo que dejamos de hacer, si practicamos las obras de misericordia. Nos hará mucho bien leer el catecismo de San Juan Pablo II donde nos habla de las obras de misericordia.

Cristo podría haber puesto otras preguntas para el juicio. Pero no. El examen en el juicio universal se decidirá, no por las lindas palabras o escritos que hayamos pronunciado, sino por lo que hayamos hecho al prójimo imitando a Cristo en la actitud de entrega, caridad y servicio al prójimo. El examen no versará sobre lo mucho o poco que sabemos, sino sobre lo que hicimos, sobre todo el amor que hemos mostrado a nuestros hermanos y hermanas.

La fiesta de este día de Cristo Rey debe ayudarnos a contribuir y a extender el Reino de Dios y a encender el espíritu misionero, siendo como nos dice la Asamblea de Aparecida, discípulos misioneros. Actuando como soldados de Cristo en todo momento. Sin duda alguna, hemos sido escogidos por el sacramento del bautismo y especialmente de la confirmación para testimoniar en todas partes a Cristo como nuestro Rey y Señor. Francisco de Asís inició su conversión proclamándose "heraldo del gran Rey". Hoy debiéramos rezar con mayor ardor lo que decimos en el Padre nuestro, "venga a nosotros tu reino".

Fray Jesús Pérez Rodríguez, O.F.M.
Arzobispo emérito de Sucre

Martes, 25 Noviembre 2014 09:04

Conmemoran en Sucre 50 aniversario de la JEC

TUVO COMO MENTOR A MONSEÑOR RENÉ POVEDA NOYA. 

La conmemoración del 50 aniversario de la fundación de la Juventud Estudiantil Católica (JEC), que tuvo como mentor a monseñor René Poveda Noya, fallecido en un trágico accidente hace algunos años, será conmemorada con distintas actividades hoy, lunes, y este miercoles, según informó el periodista Eber Baptista, miembro de una de las primeras generaciones.

A las 18:00 de hoy, lunes, se descubrirá una plaqueta en homenaje a monseñor René Poveda en la Casa de la Gente Joven, que se construyó en el seno de la JEC. En esa línea, a las 16:00 del miércoles se celebrará una misa en la capilla del Cementerio General, una posterior ofrenda floral en la tumba de monseñor René Poveda y, finalmente, una reunión de camaradería a las 18:00.

El objetivo de la invitación es que las distintas generaciones de la JEC se sumen a las actividades señaladas.

Baptista destacó los valores morales y éticos que inculcaba monseñor Poveda en los estudiantes, al margen de las enseñanzas propiamente católicas, en el marco de la alegría, el amor y la libertad. "Para ser buen cristiano, hay que ser buena persona", era uno de los dichos más frecuentes del sacerdote.

Mons. Jesús Juárez Parraga, SDB., Arzobispo de Sucre, Mons. Adolfo Bittschi Mayer, Obispo auxiliar, y los familiares, tienen el agrado de invitar al Pueblo de Dios a participar de la :

Ordenación diaconal de los seminaristas: LUIGI NOVARINI y JHONNY BEISAGA MONTALVO.

Que se llevará a cabo en la Basílica Catedral Metropolitana y Primada de Bolivia, el día jueves, 27 de noviembre, a horas 18:30.

Agradecemos de antemano su participación y sus oraciones. 

El Hijo del Hombre no vino para ser servido, sino para servir, y dar su vida en rescate por muchos (Mc 10,45)

El Arzobispo de Sucre, Mons. Jesús Juárez Párraga, tiene el agrado de invitarle(s) a participar del XII FESTIVAL ORQUESTAL (Festival del sol) de la Escuela Municipal de las Artes de El Alto, a realizarse en la Catedral Metropolitana en fecha 22 de noviembre a hras. 19:00 y el 23 de noviembre a hras. 10:15.

Agradeciendo su participación me despido cordialmente.

Sucre, noviembre de 2014

Hoy es el penúltimo domingo del año litúrgico. El próximo domingo celebraremos la fiesta de Cristo Rey. Una nueva parábola nos da el evangelio de este domingo, como ya señalaba el domingo pasado, es la parábola de los talentos que hay que hacer fructificar. Ella nos invita a mirar la vuelta del Señor, Cristo Jesús, Juez universal de toda la humanidad. En esta parábola, nuevamente el Señor nos advierte que es muy necesario permanecer despiertos, activos vigilantes para cuando el Señor vuelva.

San Pablo en la lectura de hoy dirigida a los tesalonicenses continua con el mismo tema que nos ha venido dando estos domingos. Pablo sigue habiéndonos acerca del final de la historia y de la vuelta del Señor, los tesalonicenses creían que la vuelta del Señor era algo inminente. Lo importante es que los cristianos, que son "hijos de la luz y del día no de la noche y de las tinieblas", vivan como tales, en la luz y no en las tinieblas. Los cristiano llamados a vivir despiertos y vigilantes, no como los demás que no tienen fe.

Como el domingo pasado, en la parábola de las diez doncellas quienes debieran haber estado preparadas y despiertas para cuando llegase el novio. Hoy Jesús nos da una lección parecida con la parábola de los empleados que deben rendir cuentas de lo que han recibido, cuando vuelva el dueño de su viaje. Jesús, como en las otras parábolas, toma pie de la costumbre social; en este caso era la costumbre de depositar el dinero en lo que luego se llamarían bancos, para que produzcan sus intereses. Hay que estar preparados para rendir cuentas al dueño cuando vuelva. El dueño pidió cuentas por igual a los tres que habían recibido el dinero.

A los que dio cinco y dos talentos supieron hacerlos fructificar en la misma proporción. El que recibió uno, no hizo nada. Los dos primeros recibieron la misma alabanza. El hombre que enterró su talento, aplicándolo a nuestra vida eclesial, es el cristiano que descuida su propia función en la Iglesia o deja de cumplir su misión específica en el plan de salvación porque le parece de poca importancia asumir el ser cristiano comprometido, de testimonio de vida.

El Papa Francisco que, tanto admiramos, viene haciendo constantes llamadas e invitaciones a los laicos para que todos asumamos la tarea de la evangelización, para que seamos de verdad discípulos misioneros. Especialmente nos llama a todos los latinoamericanos para comprometernos en la Misión Permanente. Cuántos cristianos que han escuchado hablar de Misión Permanente lo han dejado pasar sin interesarse absolutamente nada. Es una pena que la mayoría de los cristianos crean que sus tareas domésticas, deportivas, comerciales, laborales poco o nada tienen que ver con la llegada del reino de Dios y por eso las sustraen a la levadura del evangelio. También encontramos a tantos hombres y mujeres católicos que piensan que hacer apostolado no Íes toca o que es sinónimo de predicar en el templo y descuidan así la acción sencilla de la caridad fraterna que como la gota del agua salvífica, suele horadar la piedra de los corazones más duros.

Podríamos decir también que encierran su talento las personas que creen que el culto a Dios se rinde sólo en el templo y olvidan que desde la familia, desde el hogar, tenemos que ofrecer un culto constante al Señor, el del amor creciente y cultivado, y que a los ojos de Dios este culto es tan importante como el que se realiza en los monasterios y catedrales. Queda claro que toda obra eclesial, cuando es cumplida con fidelidad, se vuelve acreedora de un mismo e idéntico premio. Entendemos por tarea eclesial aquí todo lo que hace crecer el reino de Dios, la Iglesia, como pueblo de Dios en número y en santidad de servicio a las personas.

Hay una llamada a ser activos. Todos somos importantes ante Dios y en la Iglesia. Todos podemos hacer con un amor extraordinario las cosas más sencillas y ordinarias de la vida, así se puede colegir de las lecturas de este domingo. Cuando el amor es grande no hay tarea que no merezca nuestra máxima dedicación. Todo lo que hacemos puede ser hecho en gloria de Dios, según la expresión del apóstol Pablo: "ora coman, ora beba o hagan cualquier otra cosa, háganlo a gloria de Dios".

Un viajero hace bien en no olvidar qué destino final tiene en el billete de viaje. Un administrador es inteligente si no deja de recordar que tiene que ser transparente en la forma de llevar su administración, pues va a llegar la hora en que tendrá que rendir cuentas. San Francisco de Asís le gustaba recordar a los frailes que somos peregrinos, a fin de que así permanecieran vigilantes y despiertos, mirando al futuro. Cristo nos enseña que es necesario estar siempre preparados, sin trampas, sin enredos, vigilantes y despejados como nos dice el apóstol Pablo: "hijos de la luz e hijos del día, y no como hijos de las tinieblas y de la noche".

Sucre, 16 de noviembre de 2014

Fray Jesús Pérez Rodríguez, O.F.M.
Arzobispo emérito de Sucre

A ti, joven campesino. 

- Buenas noches, padrecito. ¿Cómo le va?

- Hola, buenas noches, changuito. ¡Mira cómo estás!: descalzo y en pijama. Te aconsejo que te pongas una chompita porque las noches aún son frías. Y cálzate los tenis, por favor.

- No se preocupe, padre. Estoy acostumbrado. Sólo quería estar un rato con usted, ahora que la noche está linda y las estrellas sonríen allá arriba. ¿Ya terminó de dar las "buenas noches" por las habitaciones?

- Bueno, sí... creo que por la 16, la de los peques, todavía no he pasado. Y tú, ¿cómo estás?

- Supongo que estoy un tanto cansado y necesitaba respirar aire fresco... ¡Y qué mejor que a su lado, padrecito!

- Pues gracias, chaval. Bien sé que la noche, serena, invita a la conversación. El ritmo de vida, a veces agitado, del hogar-internado, se merece ahora un poco de charla y también, ¿por qué no?, de silencio contemplando las estrellas que dices sonríen. ¿Sabes?, me gusta cómo te expresas.

- Gracias, padrecito.

- Ya quedan pocas semanas para vuestra gran jornada de promoción. Pronto serás un flamante bachiller, como nos gusta decir en Bolivia. ¿Por dónde caminarás en tu vida?

- Me parece que me ocurre como a casi todos mis compañeros: no tenemos claro qué hacer, dónde y cómo. Así que aproveche para animarme a ingresar en el Seminario. Podría ser...

- No, tranquilo. Te animaría a ser sacerdote si notara en ti un alguito de inquietud vocacional. Pero me parece que tu trayectoria en estos años ha ido por otros itinerarios. Y, ciertamente, sé que Papá-Dios siempre ha estado presente en tu vida.

- Es verdad, padrecito. Siempre he intentado rezar y permitir que Dios esté cerca de mí. Pero le confieso que, a pocos meses de salir bachiller -"flamante", como usted dice-, no puedo evitar cansancio, aburrimiento y un no sé qué... Como si nada me interesara. Como si todo fuese un asco, y disculpe la palabra. Sé que usted me entiende.

- ¡Vaya! Estás con el síntoma adolescente del desencanto, del hastío... del sinsentido. Que sepas que es algo normal. No eres un tipo raro, sino un chico más que está pasando una temporada de crisis, de inquietud, de búsqueda. Y eso, todo eso, es bueno. No lo dudes. Siempre y cuando no te hundas en la depresión y después nos resulte difícil sacarte de esa ciénaga.

- ¿Qué puedo hacer, padre? ¿Qué haré con mi vida?

- Alguna vez me habéis escuchado que vuestra vida será lo que cada uno de vosotros, de ustedes, quiera que sea. No nos engañemos: somos dueños, constructores, de nuestro destino. Manejamos firmes un navío y no debemos consentir que un vientecillo o un huracán lo saquen de su rumbo...

(...)

- Te has quedado muy callado y pensativo. ¡Ya veo que te encanta la sonrisa de las estrellas!

- Disculpe, padrecito. Me gusta escucharle... y esta noche también me gusta este ambiente de silencio, a pesar de los ladridos de los perros de D. Nicolás, el sereno.

- Recuerdo una película que vimos aquí ya hace bastante tiempo. Se trataba de un niño, enfermo de cáncer, que escribía unas curiosas cartas a Dios. Le apoyaba una buena señora, que vendía pizzas al personal del hospital donde estaba el pequeño. Entre ambos vivieron una linda historia de amistad. Juntos descubrieron sentido para sus vidas, tan distintas y tan distantes. Esa amistad les unió hasta el día de la muerte del niño...

- ¿Qué más ocurrió, padrecito?

- Pues que al final, aquella señora, tan motivada por la difícil experiencia del enfermito, descubrió en su corazón un sinfín de amor para dar, para repartir entre quienes le rodeaban. Y tanto amor dio pleno sentido a sus días. Fuesen aburridos o encantadores.

Éste fue el intenso diálogo, en la noche de las estrellas, contigo, adolescente del hogar-internado. Hablar con vosotros, queridos chicos, es siempre mágico. Urgí que te fueras a la cama, descalzo y en pijama, porque ya era tarde y hacía frío. Mientras las estrellas, tus estrellas, seguían sonriendo, le pedí al buen Dios que nos llene el corazón de amor. Amor para repartir. Amor para no buscarnos a nosotros mismos. Amor para el distinto, para el diferente, para quien no piensa como nosotros, para quien nos llama "enemigo"... Amor sin mentira, sin falsedad, sin discriminación, sin corrupción. Amor sin violencia, sin rencor, sin venganza. Amor tolerante. Sólo amor.

Buenas noches, changuitos. ¡Felices sueños!

FUERON CONSTRUIDAS INVADIENDO ESPACIOS PÚBLICOS. 

Los túmulos, más conocidos como apachetas que fueron construidas al borde de las avenidas por recomendación de curanderos a familiares de personas fallecidas en accidentes, serán retirados, según anunció el alcalde Moisés Torres.

"Estos espacios públicos no están destinados para actividades de recordación ni ch'allas, las apachetas van a ser retiradas con el debido respeto de la creencia cultural que tienen nuestros ciudadanos, por ello, quiero anunciar a la gente que vaya tomando sus previsiones trasladando a los cementerios que es donde deben estar", señaló.

En los últimos años, se multiplicó la construcción de túmulos, especialmente en las avenidas Juana Azurduy de Padilla y Diagonal Jaime Mendoza, que ya suman 360.

"La gente empieza a desorientarse y a pensar que esas construcciones se pueden hacer dónde sea, de manera ilimitada e irresponsable, cuando no corresponde, pero sucede porque las autoridades no ponen orden", señaló el presidente del Concejo Municipal, Germán Gutiérrez.

(Madrid-España)

La página 17 de Ecclesia de hoy (11 de Noviembre) sintetiza el último informe sobre la libertad en religiosa en el mundo. A la luz de sus datos, mejor cabría decir de la falta de libertad religiosa en el mundo... Y es que esta crece, y hasta dramáticamente, en 55 de los 196 países analizados: uno de cada cuatro. La libertad religiosa se vulnera de forma significativa en 82 países (un 42% del total). Y los cristianos siguen siendo la minoría religiosa más perseguida. Entre los Estados con las violaciones más graves abundan los musulmanes. De hecho, en 14 de los 20 países que sufren «alta persecución», ésta está ligada al islam extremista. Además, el incremento de las persecuciones por motivos religiosos está en el origen de la grave crisis internacional de refugiados existente en la actualidad.

También en lo que entendemos por Occidente, se registran casos, no precisamente episódicos, de vulneración a la libertad religiosa, revestidos, eso sí, de otras formas más sibilinas y, sobre todo, amordazadas por lo políticamente correcto y silenciada y desestimada su gravedad. ¿La falta de aprecio real y concreto a la libertad religiosa y a la misma religión no será la causa de esta sordina?

Casi setenta años después de la Declaración Universal de los Derechos Humanos y a pesar de que todas las Constituciones de los Estados democráticos y las convenciones internacionales reconocen el derecho sagrado e inviolable a la libertad religiosa, resulta inconcebible, además de intolerable, este mirar hacia otro cuando de conculcar la libertad religiosa se refiere. ¿Es que la libertad religiosa es un derecho fundamental de segundo rango, secundario y que no importa, una mera concesión retórica?

Y si mal, muy mal, están las vulneraciones, tan constantes y reiteradas, a la libertad religiosa, que deberían avergonzar a un mundo como el nuestro que tanto se pavonea de sus logros en materia de derechos, peor todavía es la impunidad con la que la mayoría de sus delitos queda despachada en buena parte de nuestro mundo. ¿A qué estamos esperando para reaccionar?

Estamos terminando el año litúrgico, el nuevo comienza el 30 de noviembre, con el primer domingo de adviento. Por lógica asociación de ideas el pensamiento se dirige hacia el fin de la Historia. La vida tras día se encarga de enseñarnos que el mundo no es eterno. Jesucristo nos ha hablado del fin del mundo y que volverá, "para juzgar a vivos y muertos". Por ello, guiados por la Palabra, nos viene muy bien mirar con esperanza el final de la historia.

Estos tres domingos últimos del año litúrgico leemos tres parábolas que están en el capítulo 25 del evangelio de Mateo. Las tres tienen una gran unidad, que iluminan la vuelta del Señor Jesús, Señor de la Historia, en la cual estamos todos inmersos, cristianos y no cristianos, porque Jesús es el Salvador de todos y para todos habrá un juicio de misericordia, porque Dios es misericordioso, pero el juicio es de justicia, de la justicia divina tan diferente de la justicia humana.

Hoy escuchamos la parábola de las diez doncellas del cortejo nupcial y nos advierte cuan necesario es vivir en estado de alerta, o sea, vigilantes para cuando llegue el novio, el Señor. El próximo domingo leeremos la parábola de los talentos, de los cuales hay que dar cuentas. El Señor nos pide cuidar y hacer fructificar los valores o dones que nos ha dado. Y el último domingo, fiesta de Cristo Rey y final del año litúrgico, la parábola del juicio del Rey a sus servidores, esta parábola o narración del juicio final, nos muestra cómo hay que cultivar los talentos, mediante una actitud de servicio, especialmente a los más pobres.

El apóstol Pablo, en la segunda carta a los cristianos de Tesalónica hace una hermosa catequesis sobre la suerte de los difuntos y los acontecimientos del fin del mundo. Bien nos hará leer integra esta carta. Pablo quiere que los cristianos vivan llenos de esperanza. Tanto si el fin del mundo sucede después de la muerte o nos encuentra vivos; todos tenemos el mismo destino que nuestro Señor Jesucristo. Como Cristo murió y resucitó, así también nos sucederá a nosotros: "Dios nos llevará con él...estaremos siempre con el Señor: consuélense mutuamente con estas palabras".

La parábola de las diez jóvenes, sólo la relata el evangelista Mateo y está tomada de las circunstancias familiares, de cómo se celebraban las bodas matrimoniales en tiempos de Jesús. Las bodas eran acontecimientos cumbre en la vida de las familias. El novio se trasnochó, llegó tarde y eso hizo que se desconcentre el cortejo que le esperaba. Son diez y no hay que perder tiempo en buscar un significado a este número. El dato es que son escogidas para una función sumamente honrosa .Cinco de ellas tenía aceite en las alcuzas, y cinco no. A las necias le cerraron las puertas del banquete mientras fueron a comprar aceite y las otras cinco, las vírgenes prudentes, entraron a la boda.

El mensaje que nos da Cristo es bien claro: "por tanto velen porque no sabrán el día ni la hora" se trata de la venida o de la vuelta del Señor. Lo principal de la enseñanza es que las diez debían haber estado preparadas para cuando llegue el esposo. Velar es estar alertas, despiertos, vigilantes, preparados. El sueño les atacó a todas, a las necias y a las prudentes. EL sueño es una señal de falta de atención y vigilancia. El cielo no está poblado por quienes jamás cayeron sino por quienes supieron levantarse.

Velar es una exigencia del ser cristiano, es mirar al futuro para vivir el presente con mayor compromiso, con motivación y discernimiento del acontecer diario, ¿Habrá aceite en nuestras lámparas cuando nos llame el Señor? ¿Vivimos cada día preparados para el encuentro definitivo con Dios? La vigilancia es necesaria no sólo al momento de la propia muerte sino que todos los momentos son importantes para los encuentros con el Señor que se suceden día a día en toda nuestra vida.

Velar es permanecer en vigilia, es lo que hacemos cuando estamos junto al lecho del enfermo, o lo que hacen los guardias y centinelas en su puesto de observación o los médicos y enfermeros de guardia. Igualmente los cristianos nos debemos mantener en vela caminando hacia el futuro con las manos llenas de obras de misericordia. El cristiano auténtico es una persona que espera, que está con las alcuzas llenas del aceite de las buenas obras. Nos es necesaria esta llamada que el Señor nos hace hoy pues corremos el peligro de adormecernos y perder los momentos de gracia.

Sucre, 9 de noviembre de 2014

Fray Jesús Pérez Rodríguez, O.F.M.
Arzobispo emérito de Sucre

PREPARARON DIVERSAS REPRESENTACIONES. 

A través de representaciones de teatro, danza y cuentacuentos, alumnas del Colegio La Inmaculada organizaron la feria "Narrando leyendas, tradiciones y mitos de Bolivia", actividad de rescate de la tradición y cultura popular de las diferentes regiones del país.

Florencia Arancibia, profesora de lenguaje y literatura en el colegio, fue una de las impulsoras de la actividad. Explicó que durante un mes las alumnas investigaron las historias y plantearon las exposiciones para que puedan ser trasmitidas al público.

"Muchas de las estudiantes se sorprendieron con las historias que descubrieron y es muy importante que estas historias que vienen desde nuestros abuelos no se pierdan", destacó.

De ese modo, las estudiantes lograron plasmar interesantes relatos que fueron trasmitidos a lo largo de diversas generaciones. En el caso de Sucre y sus alrededores prepararon historias sobre los Príncipes de La Glorieta, algunos cuentos de "aparecidos" y leyendas sobre la hacienda de Pitantorilla, entre otras representaciones que destacaron por su creatividad.

Página 1 de 71

Video Destacado

"Seremos juzgados en base al amor y a las obras, no a las ideologías"

Twitter

Banner Reflexion dominical ok

10 - Banner  - Anunciate Aqui

03 - banner Iglesia Viva

ENTREVISTA MONS. OSCAR

06 - Infodecom - Diakonia

07 - Infodecom - Radio San Miguel

08 - Infodecom - Audios

09 - Infodecom - Universidad Selesiana

11 - Infodecom - Religion Digital

12 - Infodecom - Catholic News

13 - Infodecom - Colobora sosteniendo Infodecom

15 - Banner - Publicite Aqui

 01 - Infodecom - Papa Francisco en Bolivia

 banner Cochabamba medida ok

Buscador de Infodecom