Infodecom - Información de la comunidad
Pedro Rentería Guardo

Pedro Rentería Guardo

Otra vez invitamos a los chicos colegiales de Secundaria, de nuestra Arquidiócesis de Sucre, a un nuevo ENCUENTRO DEL PROYECTO VOCACIONAL SAMUEL.

Será este domingo, 27 de Julio, en la Parroquia de SANTO DOMINGO, en calle Calvo de esta capital.

En el afiche va toda la información necesaria.

Para quien sienta una pequeña o gran inquietud hacia el sacerdocio...
Para quien tenga un corazón generoso...
Para quien reconozca en su vida el amor de Dios y quiera compartirlo con los demás...
Para quien tenga curiosidad por saber algo más sobre la vocación sacerdotal...

¡¡ Te esperamos !!

 

AYER, EL PRELADO CELEBRÓ SU 71 CUMPLEAÑOS. 

En celebración de su 71 cumpleaños, el arzobispo de Sucre, monseñor Jesús Juárez, pidió como regalo a los jóvenes que entreguen su vida al Señor para ser sacerdotes y religiosas.

"Es mi mayor deseo", dijo monseñor Juárez al invitar a los jóvenes a escuchar el llamado de Dios y ser sacerdotes.

El Arzobispo de Sucre celebró ayer su cumpleaños, en medio de una serie de actividades programadas con varios sectores, pero la homilía de la misa central se dedicó exclusivamente a los jóvenes, ante la presencia de varias unidades educativas de la ciudad.

Juárez compartió con los estudiantes su alegría, gratitud y compromiso que siente en su cumpleaños al haber sido llamado a ser sacerdote y gracias a esa vocación, haber estado a cargo de la Diócesis de el Alto y ahora de Chuquisaca.

"Ahora me mostró (Dios) Chuquisaca y mi compromiso es entregarme a ella en espíritu de verdadero sacrificio y entrega", comentó Juárez en la homilía de ayer.

Mons. Jesús Juárez Párraga, Arzobispo de la Arquidiócesis de Sucre celebra su aniversario de nacimiento este 22 de julio, damos gracias a Dios por su vida y su ministerio, ¡Felicidades Mons. Jesús Juárez!. 

Mons. Jesús Juárez Párraga nació el 22 de julio de 1943 en Alquerías (Murcia. España).

Realiza los estudios de primaria en su ciudad de origen de 1950 a 1953.
1953: el 23 de septiembre ingresa al Colegio Salesiano de Cabezo de Torres, Murcia.
1955-1960: Sigue estudios de secundaria en el Aspirantado Salesiano de Campello. Alicante.
1960: el 16 de agosto inicia el año de Noviciado en la Casa Salesiana de Ibi. Alicante.
1961-1964: Completa la formación religiosa con los estudios filosóficos en Godelleta, Valencia.
1964: el 4 de noviembre llega a Bolivia y es destinado a la casa salesiana de Pairumani (Cochabamba) donde trabaja con los niños huérfanos hasta 1968, año en que emite la profesión perpetua en la Congregación Salesiana.
1968-1972: Estudiante de Teología en preparación al sacerdocio en el Estudiantado Teológico salesiano de Benediktbeuern (Alemania).
1972: el 16 de diciembre es ordenado sacerdote en Alquerías, su ciudad natal.
1973-1975: Despliega su actividad pastoral en Muyurina (Santa Cruz). Encargado de los estudios y posteriormente también Director espiritual de los jóvenes internos,
1975: Participa en un curso de formación en Quito.
1977-1979: Culmina los estudios teológicos y obtiene la Licenciatura en Teologia en la Pontificia Universidad Salesiana (Roma).
1979-1981: Vicario provincial de la Provincia salesiana en Bolivia.
1981-1985: Ratificado como Vicario provincial para un segundo trienio. Director de la comunidad salesiana "María Auxiliadora" de La Paz.
1986-1987: Director de la citada comunidad salesiana. Secretario General Adjunto de la Conferencia Episcopal Boliviana.
1988: El 16 de abril es nombrado Obispo Auxiliar de La Paz. La CEB lo elige Presidente de la Comisión episcopal de Liturgia y Canciller de la Universidad Católica Boliviana.
1991: En abril es nombrado Secretario General de la CEB.
1994: El 25 de junio el Santo Padre Juan Pablo II crea la Diócesis de El Alto y lo nombra primer Obispo de la nueva Diócesis.
2000: Es elegido Vicepresidente de la CEB.
2003: La Asamblea de la CEB lo elige nuevamente como Secretario General.
2012: En noviembre es nombrado Presidente de la Pastoral Social Caritas Boliviana y responsable de la Pastoral Penitenciaria.
El 22 de diciembre de 2012 el Santo Padre Benedetto XVI lo nombra Arzobispo de Sucre.

Actualmente Mons. Jesús, guía la Iglesia de Sucre como Arzobispo y es Presidente del área de Pastoral Social Caritas Boliviana.

TRES JÓVENES SE ORDENARON ANOCHE.  

Sus historias de vida cuentan realidades diferentes con una misma respuesta. 

Un accidente, la influencia de la familia, cambio de rumbo pero al final un llamado de Dios. La consagración sacerdotal es un hito en la vida de un grupo especial de personas y ayer, tres jóvenes de la Arquidiócesis de Sucre entregaron su vida al servicio del Señor.

Las historias de vida son diferentes pero todas comparten algo en común, una respuesta al llamado de Dios, así comentaron los tres nuevos sacerdotes: Juan Carlos Ramírez, Reynaldo Brito y Marcelo Echalar, que anoche, fueron ordenados como presbíteros (sacerdotes).

El atraco de unos pandilleros que casi le hacen perder la vida fue el momento que marcó la vida de Marcelo Echalar, de Sucre, que tras su recuperación en el hospital, decidió ser sacerdote y ayer vio cumplido ese sueño.

Su madre, Esther Flores, llena de lágrimas, contó la historia de Marcelo que quería ser policía, pero un atraco le mostró otro camino y decidió ingresar al seminario.

"Casi muere por el atraco, pero escuchó la llamada del Señor y decidió estudiar en el Seminario; nos hemos puesto muy felices", comentó Flores.

Por su parte, Juan Carlos Ramírez proveniente de Redención Pampa, indicó que tuvo la influencia y motivación de algunos sacerdotes que fueron parte de su vida, a quienes recuerda con mucho cariño y agradece el haber confiado en él.

"Al principio como en todo lugar, te dicen 'no, tú no vas poder' pero luego todo cambia", comentó Juan Carlos al indicar que se sentía muy emocionado de poder cumplir el sueño de ser sacerdote.

Juan Carlos quería ser médico y tenía entrada libre a la Universidad, pero decidió ser sacerdote y cambió su vida. Ahora, quiere dedicarse a la formación, especialmente de grupos juveniles.

Por su parte, Reynaldo Brito, originario de Yacambe de Redención Pampa, tuvo desde muy pequeño la influencia de su padre que era catequista, sin embargo, reconoce que también en su familia les costó aceptar su vocación "porque una familia siempre quiere tenerte más cerca", dijo.

"Es una nueva etapa, un desafío, hay que entregarse al Señor, un día soñamos con ser sacerdotes y ahora se cumple", concluyó Reynaldo.

Emotivo

En la consagración de los nuevos sacerdotes realizada anoche, en la Catedral Metropolitana, conmovió la presencia de Rodrigo Portillo, uno de los seminaristas heridos en el accidente del 18 de junio.

"ACTÍVATE", El Señor esta aquí y te llama...

Del lunes, 7, al viernes, 11 de Julio, se celebró en el Seminario Conciliar San Cristóbal de Sucre, un nuevo Curso Vocacional de Invierno.

Asistieron 18 jóvenes de la capital y del área rural, en concreto de las localidades de Sopachuy, Padilla, Villa Serrano, Monteagudo, Camargo y Yotala.

Organizó la Comisión de Pastoral Vocacional Arquidiocesana, cuyos miembros se repartieron la exposición de los diferentes temas formativos, centrados en las vocaciones de distintos personajes bíblicos.

El pasado día miércoles, 9 de Julio, informamos de lo vivido hasta ese momento. El día jueves, 10, le tocó el turno de exposición del tema formativo al P. Francisco Ortíz, miembro de la Comisión. Se centró en la figura bíblica de San Pedro. Y aquella tarde fue el P. Domingo Salazar, también miembro de la Comisión, quien disertó sobre la figura de San Pablo.

Mons. Jesús Juárez, Arzobispo, presidió la Eucaristía del día jueves, acompañado del Obispo Auxiliar Mons. Adolfo Bittschi. Asimismo, y ya en el día viernes, 11, último del Curso, los jóvenes desayunaron con Mons. Jesús en su domicilio y en la Capilla del Arzobispado tuvieron un ameno encuentro con él.

Una visita guiada al Museo del Convento de las HH. Clarisas de la capital, así como la correspondiente Evaluación del Curso, dieron por finalizada esta experiencia vocacional que dejó positivas sensaciones en los chicos, tal y como ellos mismos expresaron.

Mira que estoy a la puerta llamando. Si uno escucha mi llamada y abre la puerta, entraré en su casa y cenaré con él y él conmigo (Ap 3,20)

Un nuevo presbítero es un nuevo susurro del Señor...

El Arzobispo de la Arquidiócesis de Sucre, su Obispo Auxiliar, el Presbiterio y familiares, invitan al pueblo santo de Dios a participar de la solemne Celebración Eucarística en la que recibirán, por la imposición de manos de Mons. Jesús Juárez Párraga, SDB., la sagrada orden del Presbiterado los diáconos:

- Reynaldo Brito Ballejos

- Juan Carlos Ramírez Yucra

- Marcelo Echalar Flores

La celebración se realizará en la Basílica Catedral Metropolitana y Primada de Bolivia, mañana día jueves, 17 de Julio, a horas 18:00.

Vivamos en comunión este regalo de Dios a nuestra Iglesia.

Una fiesta en la zona de La Rotonda recibió el 16 de julio y la fiesta de la Virgen del Carmen, con la participación de los vecinos, residentes paceños, músicos, bailarines y todos los sucrenses que llegaron al lugar. Hoy se inaugurará oficialmente la Feria de las Alasitas en Sucre, que ya está instalada desde el fin de semana.

Cuando han pasado ya dos mil años de la siembra del evangelio y se sigue sembrando incansablemente por todo el mundo la Palabra de Dios y constatamos que la civilización del amor tan pregonada por los últimos papas, nos preguntamos qué ha pasado hasta el momento. Sin duda, que queda mucho camino por andar para ver una verdadera liberación y esto a todos los niveles: personal, familiar, social y mundial. La parábola del evangelio de hoy nos puede dar una respuesta al respecto.

El profeta Isaías de quien está tomada la primera lectura de este domingo ilumina también nuestra reflexión: "la palabra sale de mi boca y no vuelve a mí estéril". Nunca sabremos el fruto de la siembra del evangelio. Pues cada cual puede rechazar la palabra de Dios, pero al mismo tiempo el germen de la gracia de la divina palabra puede ser acogida en cualquier momento de la vida. Por ello, debemos seguir predicando, pues siempre algo quedará de la palabra anunciada.

El evangelio de este domingo está tomado de Mateo 13,1-23 y nos relata la parábola del sembrador, tan conocida por los cristianos. Llama la atención la forma de sembrar. Se podría decir que si la semilla cae en mal terreno la culpa la tiene el sembrador. Pareciera que el sembrador es una persona inexperta en el arte de sembrar. Pero no es así.

Un gran biblista Joachin Jeremías nos dice: "es curioso que el sembrador siembre tan desmañadamente que mucho se pierda; había que esperar que se nos describiese el caso normal de la siembra. Eso es lo que en realidad sucede; se entiende; cuando uno sabe cómo se siembra en Palestina, a saber, antes de labrar. Así se comprende porque siembra sobre el camino: intencionadamente siembra el sendero que los del pueblo han ido haciendo en el rastrojo, ya que ha de desaparecer al labrarlo. De propósito siembra entre las espinas que, marchitas, están en terreno baldío, pues también serán labradas. Y que los granos de la semilla caigan, sobre tierra rocosa no nos debe sorprender: las rocas calcáreas están cubiertas de una ligera capa de tierra de labor y apenas destacan, o no destacan en el rastrojo, hasta que la reja del arado choca contra ellas crujiendo. Lo que a un occidental le puede parecer poca maña, es lo normal en las condiciones de Palestina".

Es Jesús el que hace la explicación de la parábola y nos aclara el significado de la misma, haciéndonos comprender que el mal no está en el sembrador ni en la semilla. La semilla no produce automáticamente. La semilla no produce por igual el fruto, si cae en el camino o entre los espinos o entre las piedras producirá menos que si cae en tierra buena. Aun la semilla que cae en tierra buena, dependerá el fruto si está bien abonada la tierra.

Dios ha sembrado en cada uno de nosotros la semilla de la palabra con la misma ilusión que un campesino siembra su semilla en el campo. La semilla de la palabra sembrada por Dios siempre es eficaz y salvadora. Pero no por parte nuestra, pues muchas veces no respondemos por falta de buena voluntad. Es que toda persona tiene el gran privilegio de ser libre, decir sí a Dios como y también de decirle no.

Dicen que el infierno está lleno de buenos propósitos y es que no basta la buena voluntad. La semilla que cae en el camino, y se la llevan los pájaros, dice Jesús que es la palabra que hemos oído con buena voluntad, pero viene el diablo y nos la arrebata. La que cae entre espinas es una palabra que no llega a echar raíces por lo superficiales que son y ante cualquier dificultad dejan de producir frutos. La semilla que cae entre espinas, es la palabra que se ahoga con las seducciones de las riquezas y las otras preocupaciones de la vida.

La parábola advierte a todos los seguidores de Jesús que el demonio puede robarnos la semilla de la palabra de Dios que hemos escuchado. Esto nos puede suceder fácilmente a todos pues estamos viviendo en un mundo de mucha actividad, con numerosas proposiciones malignas y también en un ambiente de confusiones.

San Pablo nos exhorta a seguir creciendo en la vida cristiana. Según lo que Jesús nos ha dicho, cada cristiano es el campo en el que puede suceder una historia de fecundidad o de esterilidad. Por ello debemos preguntarnos sinceramente, ¿por qué la Palabra no produce mejores frutos en nosotros?

Mons. Jesús Pérez Rodríguez, OFM.
ARZOBISPO EMÉRITO DE SUCRE

Sucre, 13 de julio de 2014

EN 2015, EL TRABAJO SE RETOMARÁ CON MÁS "LLAMADOS"

Tras el accidente, la arquidiócesis de Sucre envío al único seminarista a Cochabamba

Tras el fatídico accidente de un automóvil en el que se perdió la vida de dos seminaristas y otros tres quedaron heridos, sólo un seminarista continuaba en los cursos de preparación para el sacerdocio en el Seminario San Cristóbal de la Arquidiócesis, por lo que se decidió cerrar la gestión de la casa de formación.

El seminarista que continuaba con el proceso de formación fue enviado al seminario de Cochabamba, donde también se encuentran estudiantes de Teología y Filosofía de la Arquidiócesis de Sucre, de manera que se le pueda dar mejor seguimiento a sus estudios, explicó el arzobispo de la Arquidiócesis de Sucre, monseñor Jesús Juárez, al confirmar que el cierre del año.

"El Señor te prueba pero te da también la consolación", fueron las palabras del Arzobispo al indicar que varios jóvenes, al enterarse del fallecimiento de dos seminaristas y que tres se encontraban en el hospital (actualmente uno ya fue dado de alta), fueron a decirle que querían ocupar su lugar.

En la homilía de ayer, realizada en la Catedral Metropolitana, monseñor Juárez invitó a los jóvenes a "ser generosos" para escuchar el llamado de Dios a la vida sacerdotal, para el servicio como pastores, generosidad que debe ser compartida con las familias de aquellos que encuentran su vocación como sacerdotes.

El pasado viernes, tras cinco días de oración y formación, concluyó un curso vocacional por vacaciones de invierno, en el que participaron 18 jóvenes provenientes de la ciudad y de las diferentes provincias del Departamento, con los que se espera reabrir el próximo año de formación en el Seminario San Cristóbal.

"Ha sido muy gratificante la acogida para el curso vocacional (...) hemos tocado el tema de la vocación como llamada, como iniciativa de Dios, como muestra del amor a ellos y a su Iglesia que quiere darles pastores según su corazón", comentó Juárez sobre la semana dedicada a motivar la vocación sacerdotal en los jóvenes de Chuquisaca, con quienes se tendrá un serie de cursos y talleres más para fortalecer su llamado.

Asimismo, el Arzobispo indicó que buscan tener contacto con las familias de los jóvenes para que entiendan la gracia que les concede el Señor al llamarles para entregar un hijo a la Iglesia fundada por Jesús sobre Pedro, ya que es un orgullo tener en su hogar una persona que sigue el llamado de Dios.

Día de la Iglesia Diocesana

Ayer, se dio inicio a la semana de celebración por el Día de la Iglesia Diocesana a conmemorarse el próximo 20 de julio, bajo la premisa de que la "Eucaristía nos hace Iglesia". Cada día se tendrá dedicado un tema específico; para hoy, lunes, se tiene previsto hablar de "Eucaristía impulso misionero"; el martes, "Eucaristía y compromiso social"; el miércoles, "Eucaristía y vida familiar"; el jueves, "Eucaristía fermento de vocaciones"; el viernes, "Eucaristía y dinamismo juvenil"; el sábado, "En la Escuela de María Mujer Eucarística"; y para el domingo 20 se cerrará la celebración con encuentros en cada parroquia, informó la autoridad de la Iglesia Católica de Sucre.

Accidente

En un accidente ocurrido el pasado 18 de junio, fallecieron los seminaristas Francisco Tardío Vera y Juan Beltrán Martínez, y otros tres quedaron heridos, de ellos, dos ya fueron dados de alta.

(La segunda parte de este artículo se publicó el pasado 7 de Junio). 

CUANDO JUAN PABLO II SE FUE PARA QUEDARSE ENTRE NOSOTROS. 

Cuando ejercía mi servicio sacerdotal en Cochabamba, el Vaticano era ya un mundo lejano que estaba en el lugar que todos reservamos para recuerdos gratos de la vida. Al dirigir la oficina de comunicación del Arzobispado de Cochabamba y mediáticamente era imposible no seguir a través de los medios de comunicación el estado de saludo del anciano Papa que en varias ocasiones fue trasladado al hospital Gemelli de Roma. En efecto, el primer lugar que Juan Pablo II visitó al día siguiente de ser elegido como Sucesor de Pedro, fue el hospital Gemelli para encontrar a un Cardenal Polaco, amigo suyo que durante el cónclave había sufrido una embolia, era el Cardenal Andrés Deskur que había vivido muy intensamente la elección del Pontífice y poco antes del nombramiento de Wojtyla cayó enfermo. Ese mismo hospital fue el último lugar visitado por Juan Pablo II antes de fallecer, él mimo, con su natural espontaneidad, bromeó diciendo que "el Gemelli de Roma era el Vaticano III" por la cantidad de visitas y de tiempo que el Papa había transcurrido allí.

El tiempo pasaba. Después de la Semana Santa del año 2005 en mi ciudad viajé a un lugar entre los montes de Cochabamba y Santa Cruz, a un pueblito perdido y hallado por el Cardenal Julio Terrazas que luego de encontrarlo cuando era cura párroco, lo dignificó con una capilla y luego hizo construir algunas habitaciones para pasar algunos días durante el año con sus sacerdotes y, sobre todo, con los comunarios que vivían y aún viven de la pesca, la siembra y el esporádico trabajo cooperativo que realizan. El nombre del pequeño pueblo: Masicurí.

La semilla de la amistad con Cardenal Terrazas se había sembrado años atrás en un primer encuentro en Roma, creció poco a poco con el único alimento válido para las amistades: el tiempo y la sinceridad.

Visitar al Cardenal en Masicurí por unos días al año era una cita esperada con alegría; por otro lado era aislarse del mundo porque al pueblo aún no había llegado la electricidad pública y sólo había un teléfono que funcionaba si Dios no hacía llover y que tenía todas las llamadas interceptadas por la dueña de la tienda que durante cada conversación telefónica se transformaba en una esfinge acompañante.

Ese año a media semana en una de las caminatas vespertinas comprendimos que algo grave había sucedido cuando un colaborador cardenalicio nos alcanzó corriendo con una radio a baterías entre sus manos y se apartó con el Cardenal Terrazas para decirle no se qué.

Al día siguiente durante el desayuno de jugos de fruta natural y pan recién horneado, escuchamos en el radionoticiero que el Papa Juan Pablo II estaba gravemente enfermo, y en medio de la noticia surgió la voz del sacerdote encargado de las comunicaciones de Santa Cruz, el padre Hugo Ara que declaraba que el Cardenal Terrazas ya se encontraba en camino de regreso desde Masicurí . – "En una hora salimos de regreso" – fue la orden del Padre Julio que rompió el silencio que se había materializado en el aire tras escuchar la noticia de la radio comunitaria.

Las horas que pasamos en el viaje de regreso fueron, más bien, silenciosas y tras llegar a Santa Cruz el Cardenal ya se dirigía a Roma y yo viajaba a Cochabamba.

En Cochabamba se supo la noticia el mismo sábado dos de abril poco después de las tres y media de la tarde; días después tuvimos que escribir un artículo justificativo en el boletín de noticias de la diócesis y explicar porqué las puertas de la Catedral estaban cerradas cuando se supo que el Papa Juan Pablo II había muerto y la gente que espontáneamente se había dirigido a la Iglesia Madre de la ciudad se encontró con los portones cerrados. La razón era muy sencillas, en ese entonces la potestad de las llaves las tenían los sacristanes y sólo Dios sabía dónde y cómo encontrarlos los sábados por las tardes, así lo había dispuesto Mons. Rosales –entonces rector de la catedral-, de bendita memoria.

Después de una semana, el motor pastoral del arzobispado organizó una celebración litúrgica en la Plaza Principal que rindió homenaje al Papa Juan Pablo II. En un momento de oración, al final de la Eucaristía se difundió por los parlantes frases que el Papa había pronunciado a los jóvenes de Bolivia cuando visitó la ciudad tantas décadas atrás. Se pudo escuchar también la frase "Debo volver a Cochabamba". La ceremonia que reunió a miles de personas fue realizada en la Plaza principal de Cochabamba y la misma gente que había expresado su malestar por las puertas de la catedral cerradas, una semana después lo agradeció mucho.

Un año había pasado de la muerte del Papa Juan Pablo II cuando tuve la oportunidad de regresar a Roma y experimenté una extraña sensación que sólo la había sentido años atrás cuando retornaba a casa después de muchos años y ya no encontré a mi padre porque se había ido. Sucedió cuando llegué al Vaticano y tras hacer una larga fila ingresé a la cripta de la Basílica de San Pedro y me encontré de frente a la tumba del Papa Juan Pablo II.

La emoción era la misma de visitar el lugar donde un amigo había sido enterrado, era un monumento fúnebre sencillo que recordaba la grandeza de un hombre que marcó la vida de tantas generaciones. Juan Pablo había recorrido el mundo y ahora desde la simplicidad de su mausoleo minimalista de mármol blanco veía el mundo pasar delante de él.

Un hombre de un país lejano, escogido para servir al mundo y recordarle que Dios existe, Juan Pablo II se había ido. Pero ahora que la Iglesia lo ha declarado Beato; Juan Pablo II ha vuelto para quedarse entre nosotros.

P. Ariel Beramendi

30 de Abril de 2011

Página 1 de 63

Video Destacado

Congreso mundial sobre la aplicación de la Evangelii Gaudium

Twitter

Banner Reflexion dominical ok

10 - Banner  - Anunciate Aqui

03 - banner Iglesia Viva

 

05 - Infodecom - iNFOGRAFÍA

06 - Infodecom - Diakonia

07 - Infodecom - Radio San Miguel

08 - Infodecom - Audios

09 - Infodecom - Universidad Selesiana

11 - Infodecom - Religion Digital

12 - Infodecom - Catholic News

13 - Infodecom - Colobora sosteniendo Infodecom

15 - Banner - Publicite Aqui

 01 - Infodecom - Papa Francisco en Bolivia

 banner Cochabamba medida ok

Buscador de Infodecom